04
Okt
10

Huelga general o depresión ¡He ahí la disyuntiva!

La huelga general del 29 de septiembre (España), en respuesta a las medidas gubernamentales ante los efectos locales de la recesión de la economía del mundo occidental, no fue un terremoto devastador, pero fue un fuerte sacudón. Los focos de represión gubernamental, en su mayoría se dieron esporádicos y localizados, aunque en Barcelona hubieron batallas campales a lo largo de nueve horas. La gran industria, el mayor motor de la economía española estuvo virtualmente paralizada. El despliegue policial en todo el país no tuvo precedente en la historia del post franquismo.

Las movilizaciones en Madrid, Barcelona, Valencia y otras grandes ciudades, en total lograron reunir (conservadoramente), de dos a tres millones de manifestantes, sólo al interior del país. Hubieron grandes manifestaciones solidarias en Bruselas y otras ciudades europeas, a las que se sumaron centenares de miles de marchantes.

En el país ibérico, al final de la jornada del 29 de septiembre, sin embargo, los principales actores se mostraban aferrados a sus posiciones iniciales.

Las gremiales patronales, empecinadas en reducir la huelga general a disturbios callejeros dañinos para la buena marcha del país. El gobierno de Rodríguez Zapatero, ofreciendo diálogo, no en cuanto a la demanda principal, sino alrededor de aspectos periféricos del requerimiento obrero. Las centrales sindicales enarbolando como exigencia principal, que el gobierno derogue la recién promulgada reforma laboral altamente lesiva para la economía de los estratos populares, impulsada por el gobierno y convertida en ley por las cortes.

Pocos días antes de la convocatoria sindical, Zapatero tuvo una reunión con grandes inversores de Wall Street (los mismos señalados por los medios, cuya actuación en el mundo de las finanzas destapó la caja de truenos de la crisis mundial hace dos años). La reunión tenía por objetivo que esos inversores tuvieran la seguridad que la reforma laboral en España no tendría marcha atrás. Esta reunión convertía en traidor a José Luis Rodríguez Zapatero, quien a comienzos de las dificultades, comprometió su palabra en cuanto a que él como presidente del gobierno, no iba a permitir que los costos de la crisis de la economía del país fuesen cobrados a los trabajadores españoles.

Tres días después de la huelga general, el gobierno de Rodríguez Zapatero da por superada la coyuntura y pide a las centrales sindicales apegarse a la ley. Los dirigentes obreros, sin embargo, prometen continuar la lucha por otros medios, hasta que la reforma laboral sea revocada.

Los historiadores del sistema consideran como las dos más profundas recesiones globales de la economía, la iniciada en 1929 y esta otra que desatada en el 2008 se ha vuelto insidiosa, a octubre del 2010 persiste aún y amenaza, igual que ochenta años atrás, desembocar en gran depresión.

En las regiones pobres de La tierra las recesiones de la economía suceden con más frecuencia, pero esos historiadores se niegan a registrarlas estadísticamente, ya que se manifiestan localizadamente, acontecen en el sur del mundo y poco afectan a las grandes metrópolis del norte, pues tales recesiones se transforman en obligaciones a favor de la banca internacional, del BM o del FMI.

 El resultado de las recesiones de la economía sean globales o locales, siempre es el mismo: los estratos populares y periféricos de la sociedad, son despeñados al abismo de la pobreza extrema y muerte por inanición. En contrapartida, los capitalistas, los banqueros, los especuladores más taimados, ven multiplicadas sus ganancias; nuevas fortunas y nuevos ricos saltan al escenario de la macroeconomía.

Los grandes desastres de la naturaleza también son capaces de causar recesiones, pero curiosamente éstas siempre presentaron mucho  menos alcance y desataron menos crueldad humana, que la recesión mundial causada en el siglo XX por los mismos actores que han echado andar esta otra desatada apenas dos años atrás.

 La gran depresión que se nos viene encima, como la del siglo pasado, por lo que ya se puede ver, es portadora de caos social, crueldad humana y guerras inéditas, en escala nunca ante vista; pues al drama humano, esta vez se suma el desastre ecológico y climático global.

 En el corredor de la cocaína, por ejemplo, que va de América del sur a los Estados Unidos, la narcoactividad, el crimen organizado y la delincuencia callejera, imponen su gobierno y sus recaudaciones impositivas al ciudadano de a pie, paralelamente al gobierno e imposiciones de los estados nacionales y de las comunas edilicias. En consecuencia, la ciudadanía se ve a merced de tres recaudadores fiscales: el recaudador municipal, el recaudador estatal y el recaudador pandillero.

 Bajo el gobierno del crimen organizado (con mayor virulencia en el triángulo norte de Centroamérica), las pandillas callejeras imputan, capturan, enjuician sumariamente a todo ciudadano que no obedece sus arbitrarias exigencias, y le someten a una invariable sentencia: la muerte con máxima crueldad a fin de mantener un permanente clima de terror. Si el condenado escapa a la ejecución, se cumple la sentencia en cualquiera de sus familiares, incluso niños de corta edad, con la misma saña que estaba deparada para el condenado. La mayoría de medios bélicos con que actúan las pandillas son adquiridos por éstas en el mercado legal de armas que dominan altos funcionarios del aparato estatal. También son abastecidos por agentes privados de seguridad, militares y policías, corruptos.

 La narcoactividad y la delincuencia de todo tipo, es un incendio social que cobra fuerza justo ahí, en donde ante la recesión de la economía, el Estado, la empresa privada y los políticos, dejan de cumplir su deber y optan por abandonar a su suerte a la ciudadanía honrada y trabajadora.

 Gracias al seguimiento que se ha dado a los orígenes de la actual crisis, en el marco del desarrollo tecnológico de los medios de comunicación, hoy día la humanidad está más consciente que las contracciones, las recesiones y depresiones de la economía, son causadas fundamentalmente por la avaricia de los grandes banqueros, inversores, especuladores, empresarios inescrupulosos…; y no como antes se creía, eran causadas por fuerzas desconocidas, invisibles y naturales de las transacciones mercantiles y del sistema financiero.

Una de las dramática paradojas de la coyuntura actual es que la producción y las reservas globales de granos básicos han alcanzado los niveles suficientes para satisfacer los requerimientos alimenticios de la población mundial, de manera sostenible; y sin embargo en el marco de la actual recesión de la economía, tanto los grandes productores de granos, como los especuladores del mundo financiero, a fin de extraer las mayores ganancias, sólo ven dos destinos posibles para  las reservas mundiales de cereales: el destino de servir de materia prima para producir combustibles sustitutos de los derivados del petróleo; o en cambio ser destinadas al consumo de las nuevas potencias emergentes como China e India, en donde el pujante poder adquisitivo de las crecientes y prósperas clases medias demanda cada vez, más alimentos provenientes de todos los rincones del planeta. Esto quiere decir que los estratos populares de aquellas regiones pobres que no puedan competir con el poder de compra de las clases medias del mundo entero, serán obligadas a la hambruna y muerte por inanición.

 ¿Deberíamos concluir, entonces, que a partir que hoy día estamos mejor informados, acerca de las verdaderas causas de las recesiones, está por tanto la humanidad, capacitada para conjurar las brutales consecuencias que trae consigo la actual recesión global de la economía, desatada hace apenas dos años por la banca mundial y por los grandes especuladores del mundo financiero…???

 El mensaje que las centrales sindicales de España lanzaron al mundo el 29 de septiembre es: huelga general o depresión, pobreza extrema y hambruna… ¡He ahí la disyuntiva!

Goliath Ahmed

About these ads

0 Responses to “Huelga general o depresión ¡He ahí la disyuntiva!”



  1. Lämna en kommentar

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


Följ

Få meddelanden om nya inlägg via e-post.

%d bloggare gillar detta: