06
Sep
11

Era un cambio de espiritualidad

 En un excelente trabajo investigativo el periódico digital salvadoreño, El faro, pone en claro el mecanismo por el cual el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, igual que antes y durante el conflicto armado, posteriormente a los acuerdos de paz, continuó jugando el papel de poner en manos de funcionarios gubernamentales y políticos corruptos, las tierras estatales que deberían beneficiar al campesinado pobre del país.

 Lo actuado por el ISTA a lo largo de su historia, es totalmente contrapuesto al objetivo para el que fue creado. Este instituto fue desde siempre un instrumento para el enriquecimiento ilícito de pecenistas, pedecistas y areneros. Hoy día hay evidencias que el ISTA ha comenzado a favorecer efemelenistas (diputado Luis Corvera). Este caso nos sitúa ante el inevitable fenómeno propio de las revoluciones truncadas, en que los revolucionarios que se convierten en funcionarios gubernamentales, terminan siendo absorbidos por la corrupción del viejo régimen.

 Los funcionarios que han pasado por la cúpula del ISTA, están pues, entre los máximos responsables del empobrecimiento de este país y del déficit presupuestario, crónico, del Estado.

 ¿De qué modo?

 El Estado por medio del ISTA compra tierras a precios del mercado inmobiliario, que luego dona o cede al crédito en condiciones excepcionalmente favorables, a campesinos que “califican” como beneficiarios. La calificación consiste, por lo que se vé, en que el beneficiario se compromete a, en breve tiempo, vender la tierra recibida, a determinados compradores.

 Mediante una transacción de “compadre hablado” los campesinos beneficiarios, se ven obligados a vender las tierras recibidas, a precios irrisorios, muy debajo de su precio real, a favor de una red corrupta formada por políticos y funcionarios estatales. De este modo  esta red político mafiosa se enriquece ilícitamente, mientras que los agricultores favorecidos regresan en breve tiempo a su condición de campesinos pobres.

 Esta defraudación económica, moral y política en perjuicio de la nación salvadoreña, redunda en la agudización de la permanente crisis económica del país, y en la agudización de la crisis presupuestaria.

 La gestión del ISTA consiste en un negro negocio en el que el Estado pierde mucho dinero; y el dinero que pierde el Estado, sirve para engordar a mafias de la política.

 Los casos más descarados y graves son aquellos en los que los funcionarios estatales integrantes de esa nefasta red, ni siquiera deben comprar tierras estatales a algún campesino intermediario. En lugar de éste mecanismo, utilizan otro más expedito: solicitan tierras al ISTA, haciéndose pasar por campesinos pobres, omitiendo en la solicitud su condición de funcionarios gubernamentales onerosamente remunerados. Sus compadres de la cúpula del ISTA, ¿soborno de por medio?, aprueban con la mayor dispensa de trámites posible, la solicitud, y adjudican las mejores tierras a tales solicitantes.

 Los altos funcionarios del ISTA, a lo largo de la trayectoria  de la institución han enriquecido a gran parte de la clase política, a gran parte de sus empleados leales, y se han enriquecido ellos mismos, haciendo una alegre piñata con las tierras estatales, que en cambio deberían haber favorecido al campesinado pobre, y contribuido de ésta manera a erradicar la pobreza en El Salvador.

 Los archivos hablan

 Estando como estamos, en plena era digital, auscultar los archivos del ISTA para hacer justicia, deducir responsabilidades y recuperar lo robado a favor del Estado, es ahora mucho más fácil de cuando los archivos de indias. La Fiscalía General de la República ha abierto un expediente alrededor de los últimos años de actuación del ISTA. La Corte de Cuentas ha dejado de ser el feudo privado del PCN, partido de los más favorecidos por los altos funcionarios que han pasado por la dirección del ISTA.

 Las condiciones están dadas!

 El escepticismo del salvadoreño medio, sin embargo es muy grande. Se cree que la apertura de dicho expediente por parte de la FGR es puramente ceremonial. Una especie de teatro. No son pocas las evidencia que nos muestran que con el gobierno Funes-fmln, lo que vivimos es la continuidad del estado de corrupción e impunidad.

 Nuestro razonamiento no quiere decir, claro está, que la tabla salvadora vaya a ser Arena o el resto de la clase política salvadoreña. Lo que debe deducirse de nuestro razonamiento es que El Salvador necesita una fuerza verdaderamente revolucionaria, comprometida, no en sus discursos, sino en la práctica, con el verdadero cambio.

 Que archiconocidos violadores de la ley, expertos en utilizar la política para enriquecerse ilegalmente y cubrirse de impunidad, enemigos de la decencia y la ética, se apropien ilícitamente de los recursos estatales, como Francisco Merino y Elizardo Lovo, ya no es noticia. Lo que sí es noticia es que comience a evidenciarse que políticos y funcionarios efemelenistas se introducen al mismo camino que trillaron los corruptos funcionarios del régimen al que decidieron integrarse.

 La explicación de éste fenómeno podría estar en el hecho que, Carlos Marx dejó establecido que no hay otro cambio revolucionario más que el cambio radical y concreto de las estructuras del viejo sistema opresivo y explotador.

 Y sin embargo en uno de sus últimos discursos, dedicado a los estudiantes, en vísperas de las fiestas patrias, Salvador Sánchez Cerén, dejó establecido claramente que, cuando la cúpula del fmln habla de cambio, esto no significa otra cosa que, un cambio en la espiritualidad de la juventud.

 Es pues que, al final de toda una vida de cruento batallar, en el que Sánchez Cerén predicó el cambio, enarbolando un radicalismo propio de Pol Pot, Estalin y la Guardia Roja de Mao Tzé Dong; y castigó severamente, Cerén, a todo salvadoreño al alcance de su mano, que no compartiera sus ideas; venimos los salvadoreños a darnos cuenta que no era el cambio de las obsoletas estructuras del sistema, lo que estaba en la cabeza de el católico Salvador Sánchez Cerén. Era, ni más ni menos que, un cambio de espiritualidad.

 “Cosas veredes Sancho amigo!”.

Ahmed Goliath


1 Response to “Era un cambio de espiritualidad”


  1. april 6, 2013 kl. 2:04 e m

    Hmm is anyone else encountering problems with the pictures on this
    blog loading? I’m trying to figure out if its a problem on my end or if it’s the blog.
    Any feedback would be greatly appreciated.


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


Följ

Få meddelanden om nya inlägg via e-post.

%d bloggers like this: