21
Aug
10

Oración por el ministro del medio ambiente

Oh señor!

Ilumina a tu pueblo para que podamos entender

qué clase de maldición pesa sobre los gobiernos de nuestro país!

¿Qué clase de estupidez atrapa a nuestros gobernantes cuando de resolver asuntos trascendentales se trata?

Esta vez el ministro del medio ambiente y el ministro de obras públicas se proponen tender una capa de asfalto en el área gravemente contaminada de plomo por empresarios corrompidos e inescrupulosos, y que ha vuelto un infierno la existencia de los pobladores del Sitio del Niño.

De este modo, dicen, se evitará que se levante polvo contaminado del suelo y sea respirado por los habitantes del sector.

Pero, ¿qué pasará cuando el asfalto se agriete?

¿Habrá un ente estatal que se encargue de mantener compacto por eterna memoria ese asfalto?

¿Qué presupuesto municipal podrá resistir la presión de dar mantenimiento eternamente a esa capa de asfalto?

¡Señor todopoderoso!

Ilumina las precarias mentes de esos ministros para que comprendan que proceder de esa manera es igual que esconder la basura debajo de la alfombra! A medida que la alfombra se deteriore, saldrá de nuevo la mugre a flote y reanudará su acción envenenadora!

Concede señor suficiente luz a las obnubiladas mentes del ministro del medio ambiente y del ministro de obras públicas, para que lleguen a dicernir que si ellos se ven incapaces de entender las propiedades de los materiales de construcción y los mecanismos de la naturaleza, se hagan asesorar por entendidos en la materia.

Y dinos señor, ante tanta estupidez ministerial, ¿porqué callan los departamentos de biología de las universidades?

¿Porqué no se pronuncia Dagoberto Gutierrez y su flamante Unidad Ecológica Salvadoreña?

Libra de la estolidez la mente del señor ministro del medio ambiente, señor, para que llegue a la razón de que la mejor manera de proceder es evacuar sin más dilación a los pobladores del área contaminada y reubicarlos en lugares seguros; para luego proceder a reforestar esa área, de manera completamente radical, hasta reinstaurar la selva que antes fue, y declarar el área, zona protegida. De esta manera, la naturaleza, infinitamente más sabia que la limitada mente del señor ministro del medio ambiente, llevará a cabo su labor purificadora de manera total y sin errores.

Y concede señor suficiente vergüenza a nuestros legisladores para que abandonen su narcótica ensoñación, y sobre la base de este nefasto precedente elaboren la legislación adecuada para erradicar de nuestro país a las empresas contaminadoras y a los empresarios corruptos e inescrupulosos.

Y sobre todo señor, te pedimos que concedas un mínimo de dignidad al señor ministro del medio ambiente, para que llegue al necesario juicio que si él, que ha sido injustamente nombrado guardián del medio ambiente, y que sin embargo carece de la mínima idea de como cumplir con su cometido, ese mínimo de dignidad le inspire a renunciar.

Lobo Pardo


0 Responses to “Oración por el ministro del medio ambiente”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


augusti 2010
M T O T F L S
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

%d bloggare gillar detta: