21
Okt
10

El geniecillo del mal (o hay Aznar para mucho rato)

Para muchos el ex presidente del gobierno español, José María Aznar es una persona muy inteligente, pues a pesar de ser poseedor de un pensamiento anticientífico y de mostrar supina ignorancia en cualquier tema que toca, se las arregla para codearse con exclusivos círculos internacionales de poder económico y político. Sin embargo, para esos muchos, Aznar es un geniecillo del mal, pues utiliza su inteligencia hacia fines nefastos para España y el mundo.

José María Aznar fue uno de los mandatarios del famoso trío de “Islas Azores”, que decidieron llevar la guerra de George Bush contra al Qaida a Irak. Para ello tuvieron que mentir al mundo acerca de la verdadera condición del régimen irakí. Los otros dos mandatarios de ese trío eran Tony Blair y el mismo Bush. Los servicios de inteligencia les tenían informados a los tres que el gobierno irakí no tenía nada que ver con al Qaida y las torres gemelas, pero la estrategia del trío era pretextar el involucramiento de Irak, para lanzarse en pos de sus inmensas reservas petrolíferas.

Bush es considerado de la misma especie de Aznar. Especie cuya peligrosidad consiste en concentrar tanta ignorancia a la vez que tanto poder en la misma persona. Si España tiene su Aznar; Estados Unidos tiene su George Bush.

Otros creyeron ver tintes racistas en la actuación de Aznar en las Azores: el cabeza negra que sirve la mesa a los rubios anglosajones.

Los fanáticos islamitas decidieron vengarse de la actuación del presidente del país ibérico, no en la humanidad de Aznar, ni siquiera en la clase política de ese país, lo hicieron en la humanidad del pueblo trabajador, explosionando cuatro cargas de gran potencia al interior de cuatro trenes en lo más populoso de Madrid, en horas punta (11 de marzo 2004).

A pesar que hasta el más ignorante e ingenuo de los mortales podía ver en ese atentado absolutamente todas las características de la anunciada venganza islamita, el geniecillo Aznar, careciendo de toda lógica, inmediatamente culpó alevosamente, a ETA, del hecho.

La actitud de Aznar despistó por completo e hizo perder valiosas hora a los investigadores policiales, facilitando la fuga de los malhechores. Fue toda una labor distractiva por parte del presidente a favor de los terroristas, en detrimento de la justicia, la verdad y de las víctimas. Una verdadera traición a España.

Pero al geniecillo salió el tiro por la culata y en las elecciones que cernían, los electores entregaron la presidencia del país al socialdemócrata neoliberal, José Luis Rodríguez Zapatero.

En terrenos de la política, no obstante, tienen cabida las más absurdas incongruencias. A pesar de la clara traición a España, seis años después de esos hechos (2010), el susodicho goza de buena salud política dentro y fuera de la nación ibérica.  Según se dice, hay Aznar y sus tragicómicas ocurrencias, para rato.

Hay quienes opinan que el referido no actúa por voluntad propia, sino movido por ciertos hilos de titiritero y una tremenda zanahoria de dólares. En esto se trae al caso una de las recientes travesuras del mentado duendecillo:

Contratado por  el instituto Heartland, encabezó Aznar la lista de oradores negacionistas del cambio climático global, en la conferencia internacional llevada a cabo con ese fin del 8 al 10 de marzo del 2009 en New York. Al ex mandatario español se le pagaron 30 000 dólares por la conferencia dictada.

Entre los finaciadores del instituto Heartland están General Motors, gigante de la industria automovilista; ExxonMobil, gigante petrolero; Philips Morris, gigante de la industria cigarrera, y otras megaempresas que tienen en común la postura de desvirtuar las advertencias científicas sobre el cambio climático global. Esto se debe a que las medidas que recomiendan los expertos, para contrarrestar tal fenómeno, se contraponen a las ilimitadas ganancias que se agencian los propietarios de tales empresas por medio de sus actividades industriales.

Según expertos en ciencias naturales, la conferencia dictada por Aznar por encargo del instituto Heartland fue una cantinflesca sarta de incoherencias reñidas absolutamente con todo principio ético o científico. Era de esperarse, siendo la primera vez en toda su vida que José María Aznar tomaba contacto con la materia a discursar.

Al instituto Heartland no interesaba que Aznar tuviera mínima idea del asunto que conferenciaba, lo que realmente interesaba a ese ente era que reforzara sus tesis negacionistas, el ex presidente de un país europeo.

Estamos pues, ante la corriente política, neoconservadurismo. Esta corriente, impulsada por los más poderosos capitalistas del mundo se caracteriza, entre otras cosas, por la desfachatez con que reniega de la historia, lo mismo que de las ciencias y los fenómenos de la naturaleza, a fin de hacer prevalecer sus intereses económicos, por sobre los intereses de la especie humana. Reniegan por ejemplo, del evolucionismo darwinista, suplantándolo por el creacionismo religioso.

Según los neoconservadores, son ellos, igual que judíos y musulmanes: el pueblo elegido de Dios, por tanto, ante un fenómeno que amenace la existencia de la especie humana como el cambio climático global, Dios actuará como lo haría supermán; vendrá al rescate, de su pueblo elegido, y conjurará el peligro.

En su mística retrógrada, esta corriente se arroga la facultad de contratar políticos e intelectuales, de alquiler, con el fin que éstos elaboren una suerte de pseudo análisis y argumentos a favor de la causa neoconservadora, aún a costa de hacer el ridículo, al renegar de hechos históricos y científicos debidamente comprobados.

¿Pero por qué tanto preocuparse por la perversidad mostrada por un expresidente con apariencia de gnomo?

José María Aznar, ha sido contratado como presidente del consejo asesor de Global Adaptation Institute, con sede en Washington.

Global Adaptation Institute es de carácter privado y ha sido fundado con el objetivo de elaborar sus propios estudios y análisis a fin de aconsejar a los gobierno de los países en desarrollo, a que tomen medidas adecuadas en cuanto al tema medio ambiental. Para ello se valdrán no solo de difundir en esos países sus popias valoraciones, sino de donaciones diversas.

Global Adaptation Institute, cuyos propietarios no se han dado a conocer, pero se piensa podrían ser los mismos financiadores del instituto Heartland está dirigido por el salvadoreño Juan José Daboub, quien antes fue secretario de la presidencia durante la gestión de Francisco Flores.

El gobierno de Flores careció de política medioambiental, a pesar que El Salvador durante esa gestión presidencial, tenía décadas de ser considerado un territorio en proceso de desertificación, cuyos recursos acuíferos, en ese entonces ya eran no aptos para el consumo humano, en un porcentaje arriba del 40%.

En el período en que Juan José Daboub fue secretario de la presidencia, ya había una epidemia de insuficiencia renal en el oriente del país, presumiblemente por causas medioambientales.

En ese mismo período, una empresa agropecuaria abandonó sin ningún tipo de protección, toneladas del potente tóxico, Toxafeno, al interior del populoso casco urbano de la ciudad de San Miguel, en el oriente de El Salvador. En consecuencia se envenenó el aire respirable y los mantos acuíferos subterráneos que alimentan los pozos de los que se abastecen de agua los migueleños. Mientras tanto en el cantón Sitio del Niño, laboraba a toda máquina la empresa Baterías Record, labor que contaminó gravemente con plomo, los suelos, el aire, los mantos acuíferos y la sangre de los habitantes del sector. Toda esa grave problemática ambiental de grande y negativa repercusión para la población, nunca fue investigada durante fue Juan José Daboub secretario del presidente. Al parecer el tema medioambiental es tan nuevo para él, como para José María Aznar.

En El Salvador, los primeros en advertir de los drásticos efectos del cambio climático, han sido los campesinos humildes. Estos, cuya economía y sobrevivencia depende de la atenta observación de la climatología, los fenómenos meteorológicos y el comportamiento animal, son los más convencidos que el mentado cambio es ya la cruda realidad de una espada de Damocles que pende sobre la cabeza no solo de la nación salvadoreña, sino del mundo entero, pues tal fenómeno, provocado por la desregulada actividad industrial del ser humano, podría ser capaz de imposibilitar la producción de alimentos, en volúmenes suficientes, para alimentar a la actual población del planeta tierra.

¡No obstante, hay Aznar aún para mucho rato!, dicen observadores.

                                                                                                                                                                                      Pablo Perz


1 Response to “El geniecillo del mal (o hay Aznar para mucho rato)”



Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


oktober 2010
M T O T F L S
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

%d bloggare gillar detta: