14
Jan
11

Perspectivas 2011: barbas a remojar

A lo largo del año 2010, se volvió repetir en más de una vez el fenómeno, y varios centenares de ballenas perecieron en costas del Pacífico sur, principalmente en Nueva Zelanda. Aún es un enigma para la ciencia, cual es la causa que subyace detrás de que cada cierto tiempo centenares de ballenas acuden a buscar el refugio de las playas, en donde mueren encalladas.

Por los vientos que soplan, cualquiera diría que en año 2011 la naturaleza continuará expresando el estrés que sufre día a día, por medio de su particular lenguaje, el desastre.

En los primeros días de este año, millones de peces aparecieron flotando sin vida en la desembocadura en la bahía Chesapeake, Maryland, EEUU. Esta es la segunda edición, aumentada, de un caso similar, ocurrido en el mismo lugar, en septiembre del 2010.

100 toneladas de sardinas, corvinas y bagres, muertos, se han hallado en un punto de la extensa desenvocadura del río Amazonas, Brasil, también, en la primera semana de enero del año que recién comienza.

Durante esta misma semana, cientos de peces pargo han sido encontrados varados en las playas de la Península de Coromandel, Nueva Zelanda.

En vísperas de año nuevo en Arkansas, Estados Unidos, un enorme número de aves aparecieron muertas en una zona de unos 2 kilometros de amplitud en la ciudad de Beebe. Se trata de una especie llamada mirlo de alas rojas y se estima que habrían muerto unos 5000. El fenómeno volvió a repetirse el tres de enero en otra localidad de más al norte en mismo estado de Arkansas.

Entre cincuenta y cien grajos (pájaros de color negro, parientes del cuervo y del pijuyo), aparecieron sin vida en las calles de la localidad de Falköping, Suecia, también en los primeros días del 2011.

En la localidad de Pointe Coupee, en el sureño estado de Luisiana, se descubrieron el pasado lunes, otros 500 cadáveres de pájaros de diferentes especies.

Varios centenares de tortolas han aparecido muertas cerca de la localidad italiana de Faenza, en la región de Emilia-Romaña (norte del país), por causas que aún se desconocen.

En otro orden, apenas comenzada la estación lluviosa en el noreste del continente australiano, intensas precipitaciones están provocando inéditas inundaciones en un área equivalente a Francia y Alemania, juntas. Los afectados se cuentan por millones, los daños económicos son cuantiosos. El casco urbano de la tercera ciudad del país, Brisbane, ya es inhabitable. El agua alcanza ahí, de tres a seis metros de altura.

Al momento de redactar esta columna (14 de enero), los noticieros dan cuenta de grandes inundaciones en Siri Lanka (Océano Índico); y en Teréspolis, ciudad situada a unas cuantas millas de Río de Janeiro, Brasil. En ambos casos las víctimas mortales se cuentan por centenares, y los damnificados, por decenas de miles

Los detractores del cambio climático global, se han apresurado a negar que la fenomenología descrita anteriormente se deba al calentamiento del globo terrestre, o a la desregulada actividad industrial del hombre.

En este marco, también se ha dejado sentir la actuación de otro gremio global, no menos nocivo para el ser humano que los detractores del cambio climático: los mercados financieros.

Cualquier atisbo de extraordinaria fenomenología natural, es utilizado por los mercados financieros para provocar el alza inmoderada de los alimentos, con el único afán de incrementar sus capitales, utilizando para ello la acción especulativa.

En consecuencia, a pesar de la retórica antipobreza de la comunidad internacional, son cada vez más los habitantes del planeta que sufren hambre y desnutrición.

Es esto lo que está pasando en el marco del desastre australiano. Ciertamente, las inundaciones han echado al traste la actividad agropecuaria de una inmensa región, pero en comparación a la producción global de alimentos, ese desastre no significa la escasez que los especuladores están esgrimiendo como pretexto para inflar aún más de lo que ya están, los precios de la comida.  

Pero esta ingrata moneda tiene también su reverso, y han sido precisamente los artificiosamente elevados precios de los alimentos, producto de la especulación financiera , lo que está lanzando de nuevo a los pueblos a la lucha contra el poder establecido.

Cerró el año 2010 con enconados combates callejeros en Mozambique, cuyo detonante fue el inmoral aumento al precio del pan, y la carencia de fuentes de trabajo.

Abre el año 2011 con combates de igual intensidad y por idénticos motivos que Mozambique, en Túnez y Argelia.

Se trata de la continuidad de un ciclo de luchas que dio inicio en el 2008, bajo la consigna: “Pan, trabajo y libertad” y en contra de la corrupción del Estado” Este ciclo combativo manifestó diversidad de centros neurálgicos: Indonesia, Mauritania, Marruecos, Guinea, Senegal, Camerún, Egipto, Haití, Uzbekistán…

                         El Salvador debe poner sus barbas a remojar

El proverbio aconseja poner las propias en remojo, cuando se ven las barbas del vecino, rasurar.

Túnez, Nigeria y Argelia están situados al otro lado del mundo, y sin embargo la globalización misma e Internet hacen de esos países, tan vecinos nuestros como lo son, Guatemala y Honduras.

Cierto, y además nos hermanan, independientemente de nuestra ubicación geográfica, los métodos inmorales con que los capitalistas están acumulando sus fortunas. Tales métodos son los mismos en todo el planeta.

Primero incentivaron los capitalistas la corrupción de los políticos, luego vino la reducción al máximo del mercado laboral y de los salarios; la constante alza de los precios de los alimentos; las quiebras bancarias acompañadas de masivos embargos de viviendas; el rescate bancario por parte de los gobiernos, utilizando para ello los impuestos que paga el pueblo.

Y la primorosa guinda de este ingrato pastel es el narcotráfico, la liberalización del comercio y portación de armas de fuego, y la nefasta alianza entre políticos y crimen organizado.

En efecto, los mismos desastres de la naturaleza y la economía que están provocando el espontáneo alzamiento de pueblos africanos y asiáticos, son los que martirizan en su día a día al pueblo salvadoreño.

El bajo Lempa va camino a morir. El Acelhuate es un venenoso puñal clavado en el costado del principal río de nuestro país.

Más del 50% de los recursos hídricos de El Salvador sufren niveles cada vez más altos de contaminación. Zonas cada vez más extensas del interior del país dan signos de entrar a un proceso de desertificación. No se ve por ningún lado algún ánimo reforestador, por parte del “gobierno del cambio”.

El modelo económico de El Salvador, la acumulación capitalista del país, se está basando en la máxima contracción del mercado de trabajo y de los salarios; en el aumento progresivo de los precios; en la ausencia de una política monetaria y en la corrupción del Estado.

Las calles en Túnez y Argelia han entrado a su segunda semana de tensión combativa. El detonante de la lucha fue el suicidio de un vendedor ambulante, decepcionado por que la policía volcó su carrito de verduras, en actitud represiva.

En El Salvador, el partido fmln, ha cesado de criticar las obsoletas estructuras del sistema; el obsoleto modelo económico. Este partido ha renunciado a su retórica de cambio, a fin de asimilarse al sistema que antes combatía. En consecuencia los desempleados, los hambrientos, los desheredados de este país se ven a la deriva, en espera de un lider que se coloque al frente de ellos.

La sociedad salvadoreña aplica justamente para una lucha bajo la consigna: “¡Pan trabajo y libertad!” Y en contra de la corrupción del Estado!, igual que Túnez, Argelia, y todos esos pueblos que en el 2008, dieron inicio al ciclo de luchas con que el mundo está recibiendo el año 2011.

Pongamos pues, nuestras barbas a remojar.

PD:

Al momento de cerrar esta edición, los cables noticiosos dan cuenta que el presidente de Túnez, Zine El Abidine Ben Ali, está llamando al diálogo a los alzados, bajo la promesa gubernamental de dejar sin efecto las recientes alzas inmoderadas en los alimentos.

No ha dicho nada acerca de la corrupción imperante en su despótico y nepótico régimen gubernamental el cual le ha permitido acumular cuantiosas fortunas, al propio presidente, a familiares de éste y a altos funcionarios de su gobierno.

El pueblo tunecino se ha visto, progresivamente más empobrecido a medida que sus gobernantes se han enriquecido.

Adivinanza:

¿En qué se parece Túnez a El Salvador?

                                                        Froilán Sánchez


0 Responses to “Perspectivas 2011: barbas a remojar”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


januari 2011
M T O T F L S
« Dec   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

%d bloggare gillar detta: