24
Jan
11

Convulsión social en El Salvador: los males de una economía dolarizada

La particularidad de la dolarización en El Salvador, es que los asalariados venden su fuerza de trabajo a precio de Colón; pero las mercancías que compran las pagan a precio de dólar, es decir, al mismo precio que se compran esas mismas mercancías en el mercado estadounidense.

En otras palabras, en nuestro país, los trabajadores devengan sueldos salvadoreños, y pagan por lo que compran precios estadounidenses.

Esto provoca una brutal pobreza en nuestro país.

Ya se han sumado los trabajadores de la salud, a los trabajadores judiciales, educadores y lisiados de guerra en la lucha por la nivelación de salarios y pensiones. Está en ciernes que se agreguen a esta lucha, los trabajadores del sector privado.

Igual que en el Magreb, en nuestro país, el fermento de las protestas está en la fatídica combinación de desempleo, carestía de la vida y galopante inflación que los capitalistas imprimen al sistema.

Y podría asegurarse que detonante de la lucha en El Salvador ha sido, los onerosos sueldos en constante alza de los funcionarios estatales y municipales; y los elevados bonos que hace pocos meses, inmoralmente se adjudicaron, Agustín García Calderón, y el resto de magistrados salientes, de la Corte Suprema de Justicia, mientras que el pueblo salvadoreño desfallece de hambre y sed; devorado por las enfermedades, la pobreza, y el progresivo deterioro del medio ambiente.

Los males resultantes que una economía menos fuerte que la economía estadounidense, ate su moneda al dólar, quedaron demostrados en Argentina, entre finales del siglo pasado, cuando ese país adoptó esa medida, y principios del presente siglo, cuando los desastrosos resultados de esa política, obligaron al gobierno austral a romper ese vínculo monetario.

El mayor impacto negativo que se dio fue que las exportaciones argentinas se encarecieron hasta el estancamiento, de tal modo que se causó un enorme déficit comercial, en esa economía cuyo lado más fuerte es la exportación de alimentos. Este súbito déficit comercial golpeó duramente las finanzas y la fiscalidad del estado, de modo que la banca no tuvo más remedio que retener los depósitos de los ahorrantes, desatando de esa manera la hecatombe social.

La hecatombe social que se está dibujando en El Salvador, tiene los mismos orígenes de lo sucedido en Argentina, y que ahora está sucediendo en las economías débiles de Europa, atadas a una moneda tan fuerte (el Euro), que hace fracasar su actividad exportadora.

Cualquier estudiante del primer año de economía es capaz de entender, que las mercancías que destina El Salvador a la exportación, a precio de dólar, fuera del país no incitan a ser adquiridas, por la razón que el prestigio de tales mercancías, fuera de Centroamérica, es cuasi desconocido. En realidad las mercancías que oferta El Salvador al mercado internacional, no están respaldadas por algún control de calidad reconocido a nivel internacional.

La tendencia es que en el mercado internacional, los consumidores pagan gustosos dólares o euros, a cambio de mercancías de prestigio reconocido, y de calidad debidamente garantizada, lo cual no es el caso de las mercancías salvadoreñas.

Y no sólo eso. Hoy día, los consumidores del mercado internacional, no sólo reclaman prestigio a la mercancía que compran, sino además, al país del que provienen.

Aquí es donde toma importancia, para la economía salvadoreña, tanto la pacificación social, como la recuperación del medio ambiente, y la honorabilidad de la política.

Esto es, por ejemplo, ¿qué garantía de calidad tendrá un producto agrícola proveniente de un país cuyos suelos, en áreas netamente agropecuarias, están contaminados con plomo, y cuyos recursos hídricos presentan contaminación química y fecal, en más de un 60%?

¿Qué garantía de calidad tendrán las mercancías producidas en un país en permanente caos social, económico y político?

En países donde prevalece la corrupción de la política, y no se respeta siquiera la vida de las personas, ¿Cómo se va respetar la calidad de las mercancías que se ofertan?

En resumen, El salvador, debe ofertar sus productos de exportación, a precio de su moneda nacional, para que los compradores a nivel internacional, se animen a adquirirlas, aunque sea por curiosidad.

Si así lo hicieren los exportadores salvadoreños, nuestro país rectificaría, de la misma manera que Argentina rectificó, con lo cual, la economía de ese país superó la crisis y cobró auge nuevamente. Eso significa, desde luego, volver al Colón.

Es claro que para evitar el abuso de los especuladores, la reconversión al Colón debe darse bajo medidas gubernamentales severas, y a favor de los más pobres. No como en el proceso de dolarización, en el que la caótica reconversión monetaria que sucedió, victimizó al pueblo pobre, y favoreció a especuladores y comerciantes inescrupulosos. Al verse sin regulación los comerciantes dispararon los precios todo cuanto pudieron. Esto no se debe repetir.

La Asociación Salvadoreña de Industriales entiende que el estancamiento de la economía salvadoreña se debe a  la dolarización que paraliza las exportaciones, y encarece la inversión al interior del país; y sin embargo, debido a que los mismos industriales nacionales, tienen grandes intereses en el sector financiero, la ASI está presionando al binomio Funes-fmln, hacia un camino equivocado, y en lugar de volver al Colón, adopte el gobierno medidas que incrementan el déficit fiscal, empobrecen más al pueblo, y enriquecen más a los industriales.

En este sentido, el congreso de diputados, ya ha aprobado tres leyes de “fomento e incentivos”, de una larga lista de leyes que está exigiendo la ASI, cuyo espíritu, en definitiva, es legalizar la evasión fiscal de los industriales salvadoreños y de los inversores extranjeros.

Este es un peligroso camino al que está siendo enrumbado el gobierno Funes-fmln, puesto que tales leyes profundizarán el déficit fiscal del Estado, lo que a la vez hará empeorar la inversión y servicios, sociales; se agudizará la pobreza, hará más ricos a los ricos, la economía del país seguirá estancada, y en cualquier momento ocurrirá una explosión social que vuelva añicos al flamante “gobierno del cambio”.

En el marco de las luchas que ya ciernen para la clase obrera, el fmln ha, de antemano, decidido su lugar. El ministro de Seguridad, Manuel Melgar, ha declarado que de persistir las medidas de hecho por parte de los trabajadores judiciales, su ministerio no se quedará de brazos cruzados y la UMO entrará en acción. Habrá pues represión. De este modo el gobierno Funes-fmln, habrá caído en la trampa de la vieja oligarquía (la nueva clase política está en proceso de conformar una nueva oligarquía).

Si a alguien cabía alguna duda, después de el descabezamiento del sindicato de trabajadores de la Asamblea Legislativa, el fmln, una vez asimilado al sistema, practica una política antiobrera.

Y para que no se diga que sólo criticamos, sin dar pautas de solución, he aquí las propuestas de Columna Vertebral, para desactivar la crisis:

A plazo medio, volver gradualmente al Colón.

A plazo inmediato:

1-     Proceder a la nivelación de salarios y pensiones, de trabajadores públicos y privados que devenguen menos de $1000: -, de acuerdo al costo de la vida y la canasta básica, mediante la mesa de diálogo compuesta por patrones, obreros, gobierno.

2-      Obligar a Agustín García Calderón, y demás salientes magistrados de la CSJ a que devuelvan los bonos inmoralmente auto adjudicados, mediante la triquiñuela de retirarse anticipadamente con 24 horas de antelación.

3-      Derogar toda ley que permita mediante bonos, viáticos y gastos de representación, inflar sus salarios a funcionarios públicos que devenguen más de $2000:-

4-      Proceder a una reforma salarial del sector público, que revise, a la baja, los salarios de más de $2000:-, sobre el criterio que, es indecente e inmoral que los funcionarios estatales devenguen salarios tan altos, impropios de estados financiera y fiscalmente tan raquíticos como El Salvador.

5-      Adoptar la política que la actividad económica del país, debe colocar como objetivo primordial, el desarrollo material y espiritual de el ser humano en general, y la conservación del medio ambiente, tal y como está pidiendo, para salvar al planeta de la catástrofe global, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Y no como están haciendo el gobierno Funes-fmln y la clase dirigente del país, que colocan como objetivo primordial, el enriquecimiento progresivo e ilimitado de las oligarquías y del funcionariado estatal, a la vez que el pueblo llano empobrece cada día más, y muere de analfabetismo, desnutrición y enfermedades curables.

                                                                                                                                                                                      Pablo Perz


0 Responses to “Convulsión social en El Salvador: los males de una economía dolarizada”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


januari 2011
M T O T F L S
« Dec   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

%d bloggare gillar detta: