31
Mar
11

De las fuentes de inspiración de los legisladores salvadoreños

La caída de la Unión Soviética fue como una señal profética para las oligarquías del mundo. Nos referimos a oligarquías de todo tipo, por ejemplo, a esas crisálidas que medraron en la lucha revolucionaria y que en el momento propicio, y vestidos con camisitas y cachuchitas rojas, con un gracioso salto se pasan al bando de los explotadores, emprendiendo la ruta que los lleva a convertirse en la nueva oligarquía. Nuestra vía es coherente con la lucha por el socialismo, dicen y enarbolan la consigna: “enriquecerse es glorioso”.

En la época post soviética, ante el desconcierto de la intelectualidad revolucionaria, ante la dispersión del movimiento popular, y a pesar de los combates que libran los pueblos árabes en el actual momento en contra de las satrapías que les oprimen, las oligarquías se encuentran en plena ofensiva a fin de imponer su dictadura global.

Con nuevos elementos provenientes de la lucha popular que se suman a sus filas, los oligarcas se fortalecen, no así la clase obrera cuyo principal enemigo es el desarrollo tecnológico.

El desarrollo tecnológico tiende a automatizar hasta los procesos de manufacturación más inverosímiles. En consecuencia, son constantes los recortes de personal en los centros de trabajo, la clase obrera decrece en número y los sindicatos se debilitan. Al mismo ritmo que la clase obrera se reduce, se enriquecen aún más los oligarcas, puesto que son robots los que pasan a producir la plusvalía; aumenta en consecuencia el desempleo, el hambre, y se dispara la delincuencia.

Los oligarcas parecen no haber aprendido las lecciones que nos han dejado dolorosos acontecimientos pasados. No han entendido que con la predominancia del desempleo, se reduce al mínimo el poder adquisitivo de los estratos populares. Tampoco entienden que un decente poder adquisitivo de estos estratos es la mejor garantía de estabilidad para el sistema, y para los negocios de las oligarquías.

La naturaleza de los oligarcas, hay que reconocerlo, es de suma destreza en los asuntos relacionados con la organización de la producción, la comercialización y la especulación financiera. Y sin embargo, en los terrenos de la responsabilidad social, el equilibrio ecológico y el buen gobierno, el desinterés que muestran es excesivo.

Veamos por ejemplo, el escandaloso derroche de logística y compra de voluntades a nivel parlamentario y de otras instituciones estatales, que la oligarquía farmaceuta ha llevado a cabo, para hacerse con el control absoluto de la producción, importación, exportación, calidad y precios de los medicamentos en El salvador.

Comprobado está que los precios de los medicamentos en este país son los más altos de la región y muy probablemente de América Latina.

Moralmente los farmaceutas salvadoreños son incapaces de explicar el porqué, a la población del país más empobrecido, y de menor crecimiento económico en la región, ellos imponen precios, para la inmensa mayoría, inalcanzables. Esta actitud no es otra cosa que una contribución a hacer de la sociedad salvadoreña una bomba de tiempo; un desafío a que recrudezca la lucha popular por la justicia social, así como al renacer de la lucha anti oligárquica, que hoy por hoy, nuestros oligarcas creen, es cosa del pasado. Devotos de Francis Fujiyama, dicen, “la historia ha llegado a su fin; es el poder de las oligarquías lo imperecedero”.

Hay que ver la desfachatez con que en otra lección no aprendida, los sirvientes de las oligarquías criollas en el parlamento han impuesto la reforma al Código tributario. En ésta se exime a todo oligarca, de la obligatoriedad a declarar ante el fisco, cualesquiera bienes suntuosos que no sean inmuebles.

Fue hasta después del cotidiano opíparo almuerzo gourmet, (postre y café Starbuck incluidos), preparado por cocineros de los más lujosos hoteles de la capital, cuyo coste diario, a lo mejor de un par de decenas de miles de dólares, pagados por los contribuyentes salvadoreños (los pobres contribuyen al fisco más que los ricos), que pudo bajar hasta los legisladores la inspiración suficiente para levantar todo un monumento a la evasión y elusión fiscal; toda una vía expedita para el lavado de dineros provenientes entre otras cosas de extorciones, sobornos, desfalcos, malversaciones, narcotráfico, trata de personas, corrupción de la política, etcétera, etcétera, etcétera…

En la misma tendencia de fortalecer el poder oligarca, Enrique Araujo, presidente de la ANEP, igual que el fiscal general de la república, ante la inoperancia y desidia de la Fiscalía General,  se oponen tenazmente a la creación de una comisión internacional contra la impunidad. Y en esta misma tónica el partido fmln lleva a cabo intensos y desesperados cabildeos con el resto de fuerzas parlamentarias, a fin de que sea superado con el concurso de todas las fracciones, el veto presidencial a las reformas electorales aprobadas en el parlamento, cuya intención en lo  referente a candidatos sujetos a elección popular, es imponer sobre la voluntad del pueblo, la voluntad de las cúpulas partidarias.

–Cosas veredes Sancho Amigo! 

                                                                                                              Matla Xochitl


0 Responses to “De las fuentes de inspiración de los legisladores salvadoreños”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


mars 2011
M T O T F L S
« Feb   Apr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

%d bloggare gillar detta: