02
Maj
11

El fin de la esperanza

El Salvador

Cuando el presidente Funes cayó en la tentación de embarcarse en un breve, pero célebre crucero aéreo, de placer, que le llevaría a recalar en algunas ciudades de los Estados Unidos, rodeado de parientes, a bordo de un lujoso jet privado, cedido para la ocasión por un incógnito y poderoso amigo; de seguro, ya se habían difuminado de su recuerdo, aquellos eslóganes con los que hechizó a sus votantes:

Gobernaré en el nombre de Arnulfo Romero!

Mi opción preferencial es por los pobres!

No tenemos derecho a fallar!

No tenemos derecho a errar!

De seguro que también de la mente de los que votaron confiando en el carisma de un periodista perspicaz, acérrimo crítico de la corrupción de gobiernos anteriores, también se ha difuminado la esperanza de cambio alguno. La esperanza de que producto de las muchas luchas y mucha sangre derramada por décadas y décadas por el pueblo pobre y oprimido, se instalara un buen día, un régimen de justicia social en El Salvador.

En realidad, esa esperanza comenzó a desvanecerse muy pronto, desde que trascendió que el millonario “préstamo” que Salume (padre), concedió al entonces candidato, se convirtió, ya Funes hecho presidente, en el control dela Comisión Ejecutivadel Río Lempa (CEL) y del fracasado proyecto Presa Chaparral, por parte de Salume, hijo.

Pues parece que la amistad con grandes de la macroeconomía, causa a Mauricio Funes notorias lagunas de la mente, y aquel avezado periodista terror de los corruptos, ahora resta importancia a que el presidente de la república acepte en secreto, extraordinarios regalos por parte de gentes muy influyentes. Y considera Funes, perfectamente admisible que el nombre de su, o sus, poderosísimos benefactores, quede en el anonimato.

En otras palabras, en cualquier otro gobierno, tales préstamos y regalías a un presidente significarían indicios de corrupción, excepto en el gobierno de Mauricio Funes.

Ya que hablamos de indicios de corrupción, traigamos a colación otros hechos relacionados con este tema.

Funes pasará a la historia como el candidato que, personalmente, más se endeudó con el sector privado, en su carrera hacia la presidencia. Y el binomio Funes-fmln pasará a la historia como el gobierno que endeudó más al país, en la historia transcurrida hasta el año 2011.

El monto de la deuda adquirida (poco más de dosmil millones de dólares), por el gobierno Funes-fmln, o la deuda en sí (50.8%  del PIB del país), no nos sirven para ver en ello indicios de corrupción, pues la necesidad de los préstamos fue perfectamente demostrada, y su aprobación suficientemente apoyada por el parlamento.

Lo que sí nos sirve para ver la posibilidad de corrupción en el gobierno Funes-fmln,  es que, estando ya los fondos a disposición, en términos globales, los proyectos que justificaron el endeudamiento, sólo han recibido alrededor del 60% de la inversión para ellos presupuestada.

A enero del 2011, de los $132.9 millones aprobados para mitigar los estragos de la tormenta Ida, se habían invertido, apenas entre el 20 o 25%.

Esta situación concede a nuestro país, un paisaje interno de obras comenzadas y luego estancadas. Carreteras, puentes y caminos a medio reparar; complejos de viviendas y tuberías de agua potable a medio construír; escuelas impedidas de desarrollar sus programas por falta de fondos…; siendo la guinda de este lamentable pastel, el perezoso comienzo de una tardía y caótica entrega de semillas a los campesinos pobres,  una semana después que la estación lluviosa ha comenzado. Lo más posible con esta tardanza es que la producción de granos básicos fracase otro año más, y el precio de los granos básicos siga incrementándose.

Volvamos de nuevo al tema que nos ocupa.

Cuando es manifiesto el estancamiento de la inversión pública, la incompleta ejecución y el perezoso andar de los proyectos nacionales; siendo que no existe ningún impedimento, sino por el contrario, perfecta disponibilidad de millonarios fondos destinados, a esos proyectos; entonces sí podemos hablar de indicios de corrupción; pues la corrupción gubernamental siempre se ha agazapado detrás de obras inconclusas a pesar de la suficiencia de fondos disponibles. Esto es así desde los tiempos del Faraón de Egipto.

No llegó el cambio con el binomio Funes-fmln. Lo que llegó fue más de lo mismo con otro estilo: incapacidad, ineficacia, inoperancia; corrupción encubierta con mantos legales; ausencia de visión política a favor de los pobres. En fin lo que llegaba con el gobierno Funes-fmln, era el fin de la esperanza.

¡Y sin embargo, no todo está perdido! Al cierre de esta edición deLa Columna Vertebral, nos estamos enterando que,la Salade lo Constitucional dela Corte Supremade Justicia ha declarado inconstitucional el decreto legislativo que permitió seguir con vida a dos minúsculos partidos, perfectos paradigmas de la corrupción política en El Salvador, que ya habían fenecido legalmente, en el año 2004 por insuficiencia de sufragios. El Partido de Conciliación Nacional, y el Partido Demócrata Cristiano.

En hora buena, señores magistrados!

                                                                                                                     Matla Xochitl


0 Responses to “El fin de la esperanza”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


maj 2011
M T O T F L S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

%d bloggare gillar detta: