23
Sep
11

Surrealismo Trágico o Crónica de un Luto Anunciado

Cualquiera diría que El Salvador no pertenece al mundo literario inventado por García Márquez (realismo mágico).

Este país da la impresión de pertenecer al mundo tétrico y horrible de la traición al pueblo, por parte de sus propios dirigentes políticos. Una suerte de “surrealismo trágico”.

Sólo veamos un Mauricio Funes y un Sánchez Cerén, quienes, ya puestos en el poder del Estado, jamás volvieron a acordarse de Arnulfo Romero, en nombre de quien, durante su campaña, prometieron gobernar.

¿Se le habría ocurrido justo, a Arnulfo Romero, abandonar a merced de los mareros y de la más grave crisis económica desde 1929, a los educadores de nivel primario?

Sólo hay que recordar el marzo de 2009, cuando el Tribunal Supremo Electoral diera a conocer el resultado de las elecciones presidenciales. Los maestros de educación primaria suspiraron aliviados. Sánchez Cerén, antiguo “guerillero revolucionario” era ahora vicepresidente de la república.

Además, antiguo maestro de educación primaria, Cerén había prometido la dignificación del magisterio y de la educación primaria en El Salvador.

Dos años y medio después, ante la movilización de los maestros de educación primaria, que exigen mejores condiciones de vida y de trabajo, Salvador Sánchez Cerén, concilia con el sindicato magisterial políticamente leal a él (además ministro de educación), para luego declarar la guerra al resto de gremiales docentes.

Las peticiones de los educadores que siguen en la lucha es una necedad, dijo a la prensa el vicepresidente y ministro, refiriéndose a maestros cuyos salarios no permiten vivienda digna ni una suficiente canasta básica alimentaria; y las limitciones  presupuestarias les niegan adecuadas condiciones de trabajo.

El antiguo “guerrillero revolucionario”, Salvador Sánchez Cerén, se abstiene de comparar su propio oneroso salario, viáticos, bonificaciones; con los míseros salarios, nulos viáticos y nulas bonificaciones de los educadores de nivel primario. Igualmente se abstiene de comparar la propia seguridad de que goza él mismo, con la seguridad de los educadores de nivel primario, que son constantemente amenazados y asesinados por las pandillas que devastan este país, ante la ineficacia del gabinete de seguridad.

Al pasado pertenece el tiempo aquél en que Salvador Sánchez Cerén denunciaba la abismal diferencia que hay entre los salarios de los maestros de educación primaria, y los altísimos e inmerecidos salarios, viáticos y bonos de retiro de los funcionarios gubernamentales, muchos de los cuale laboraron en los límites de la delincuencia y en plena sinecura, como Hernán Contreras, Abdón Martínez y Ulises del dios Guzmán.

Del dios Guzmán es cabecilla, a nivel de la Corte Suprema, de un grupo de magistrados que en lugar de administrar justicia, ocupan sus horas laborales en evitar sea investigada y procesada, la extensa red de jueces acusados por la ciudadanía, de corrupción, prevaricato; complicidad y connivencia con bandas criminales. Numerosas pruebas han sido presentadas.

En tanto las reformas electorales cocinadas por el TSE, denotan un mayor hermanamiento entre el fmln y Arena; abandonados por los antiguos guerrilleros revolucionarios, y huérfanos de todo apadrinamiento partidario, sin embargo, los pobres de este país, continúan la ardua  lucha por sobrevivir. De este modo, ante la vista gorda del ministro del medio ambiente, los pobladores de San José Villanueva (Cordillera del Bálsamo), se encuentran movilizados en contra de la deforestación de cerca de trescientas manzanas de bosque, contiguo a la urbanización Miramar, que se lleva a cabo como primer paso de un proyecto oligárquico para construir en este lugar el más lujoso campo de golf de El Salvador. Los pobladores ven secarse los pozos que les abastecen de agua, y disminuir el caudal de los arroyos cercanos, en consecuencia de esa masiva tala de árboles.

La impetuosa deforestación y urbanización de la Cordillera del Bálsamo, es además, probadamente, responsable de las cada vez más violentas y letales inundaciones que sufren las partes bajas de la capital salvadoreña (Colonia Málaga; Barrio La Vega, etc), durante la estación lluviosa.

En este caótico y traidor medio sociopolítico que es El Salvador, se dio la conquista del cuarto lugar, por parte de la selección salvadoreña de “futbol playa”, en el torneo mundial organizado por la FIFA. Rávena, Italia. 

Ilegalmente caldeada como está, la extemporánea campaña electoral para alcaldes y diputados, en este país, los políticos en masa, se pronunciaron por premiar en especies y efectivo, la hazaña de los futbolistas playeros. Diputados del parlamento llegaron a ofrecer dinero de sus propios bolsillos a los deportistas. El presidente Funes, en un acto de magistral demagogia, salió al paso de todos y decretó un estipendio mensual de $700:- a los seleccionados.

A las puertas de una segunda recesión global de la economía, cualquier otro homenaje a la selección de fútbol playa, por demagógico que fuese, es menos lesivo para la nación salvadoreña, que la deplorable actuación presidencial que genera el equivocado mensaje de que, el presupuesto general de la nación, a pesar de su crónico déficit, es una suerte de gallinita de huevos de oro, a la cual  el presidente tiene derecho a echar mano a su completa discreción, en momentos de euforia y demagogia.

El gobierno Funes-fmln, demuestra de este modo, una equivalencia filosófica y moral con los gobiernos de la tradicional derecha salvadoreña, abusivamente despilfarradora de los recursos de la nación.

Expresado con más rigor, no se trata de una casual equivalencia política y moral entre el binomio Funes-fmln y los corruptos e ineficaces gobiernos que hemos padecido los salvadoreños. Estamos ante la complejidad del frustrante fenómeno que es, la asimilación de antiguos dirigentes revolucionarios al sistema explotador que antes combatieron.

Uno de los capítulos más dramáticos que marcan la pauta del gobierno Funes-fmln, es el envío, previa petición washingtoniana, de un contingente militar a Afganistán, en el preciso momento en que las tropas norteamericanas se baten en retirada, humilladas y derrotadas.

Hay quienes ven en este gesto de cooperación militar, el precio del crucero aéreo obsequiado por un anónimo benefactor, que llevó al presidente Funes y a su vasta parentela en un lujoso periplo, a recalar en varias centros turísticos norteamericanos, cuyo principal puerto de arribo fue Disneylandia. Valió la pena, dicen los “amigos de Mauricio Funes”. Pudo así el presidente, realizar un anhelo infantil, tantas veces soñado, como irrealizado.

El papel de las tropas salvadoreñas en Afganistán, no es otro pues, que cubrir las espaldas al ejército más temible de la tierra, cuando éste se dispone a abandonar vergonzosamente un hormiguero alborotado por ellos mismos.

Enorme e incomprensible paradoja!

Un contingente de soldados mal pagados, mal alimentados, provenientes de un país de hombres y mujeres que padecen hambre, desnutrición y desempleo en grado sumo; habitantes de un país pobre y atrasado, aterrorizado por la delincuencia; desmoralizado por la impunidad y las desigualdades sociales; dando seguridad a la retirada del ejército más poderoso de la tierra, en un terreno completamente desconocido.

Se trata de soldados educados por una tradición castrense, no de combates propiamente militares, sino de numerosas masacres de humildes civiles desarmados

Con semejante tradición a cuestas, un ejército obligado a entrar en combate, seguramente se verá afectado por el mismo síndrome que devastó al ejército argentino en la guerra de las Malvinas. A aquella oficialidad acostumbrada a disparar sobre civiles maniatados, ante el empuje de las fuerzas enemigas, le invadió un pánico insuperable, tal que se entregó a sus oponentes sin apenas combatir.

Soldados salvadoreños en el marco de una contienda en la que el ejército estadounidense es derrotado y obligado a retirarse por el vandálico empuje de innumerables hordas de fanáticos suicidas; no puede significar otra cosa para el país del trágico surrealismo, que la crónica de un luto anunciado.

Urías Eleazr


2 Responses to “Surrealismo Trágico o Crónica de un Luto Anunciado”


  1. september 24, 2011 kl. 1:50 e m

    Nuestra trágica realidad. No deja de asustar todo lo que está ocurriendo en nuestro querido país. Existe un desenvolvimiento a diestra y siniestra de todo tipo de violencia social, institucional, de género, política, etc., provocado y estimulado por las autoridades actuales, todos esos que decían que cuando llegaran al poder otro “gallo va a cantar”. Si, otro gallo canta, hoy es la “dizque izquierda” la que se come los pocos recursos del país. ¿Serán los nuevos ricos?

    Parte de nuestra tragedia es el engaño de los líderes a la población que voto (votamos) por ellos. Los que parecían inteligentes, brillantes y con ideas nuevas para gobernar, se han acomodado, claro, por un oneroso salario. A pesar de toda la experiencia observada en otros países, especialmente en Nicaragua, todavía padecemos de ingenuidad política.

    Ana María Minero

  2. december 19, 2012 kl. 9:49 e m

    I’m not sure exactly why but this web site is loading incredibly slow for me. Is anyone else having this problem or is it a issue on my end? I’ll check
    back later on and see if the problem still exists.


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


september 2011
M T O T F L S
« Aug   Okt »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

%d bloggare gillar detta: