12
Okt
11

Las tres oligarquías y la violencia social

El Salvador

A estas alturas de la historia, sólo los ingenuos (que no son pocos), ignoran por dónde va el devenir de las tendencias políticas, que son las mismas tendencias económicas, en este atribulado e irredento Pulgarcito de las Américas.

Las circunstancias obligan al presidente Funes y al fmln a mostrar las cartas de sus respectivos pokers. Ninguno de los dos muestran algo que favorezca sus promesas de campaña.

El fmln renuncia a su capacidad de denuncia

Pocos meses después de instalados en el poder del Estado, Funes y Cerén, la dirigencia del fmln optó por tomar distancia del presidente a pesar que quedaron en manos de este partido, la vicepresidencia y varios ministerios. Dicha dirigencia afirmó: “este no es nuestro gobierno”, para ilustrar de este modo que, a pesar de contar con mayoría parlamentaria, su fuerza no es suficiente para enrumbar la nave del país en la dirección por ellos deseada.

La recién concluida convención nacional del fmln hubiera sido el marco ideal para que sus dirigentes denunciaran ante el pueblo las falencias en que ha incurrido el presidente respecto de sus promesas de campaña, quien prometió gobernar bajo el símbolo de Arnulfo Romero.

¿Habría aceptado Arnulfo Romero la invitación a un crucero de placer que le llevara a Disneylandia, por parte de un anónimo benefactor?

¿Habría aprobado Romero ceder el control de la CEL (autónoma de la energía hidroeléctrica), a una familia que hubiese financiado la campaña de un candidato presidencial?

¿Habría tomado partido Romero por un grupo oligárquico liderado por Herbert y Antonio Saca?

El fmln ha optado por renunciar a su capacidad de denunciar faltas a la ética gubernativa, seguramente porque las mismas faltas que antes condenaba, ahora favorecen sus propios propósitos de convertirse en un partido burgués, empresarial y oligárquico.

En el marco de su convención nacional se abstiene el fmln de denunciar la descarada sinecura (altas retribuciones a cambio de un mínimo trabajo), que enriquece a los diputados del parlacén, así como a los diputados del parlamento nacional.

El parlacén ha servido de nada o muy poco para los pueblos centroamericanos.  Entre esas pocas cosas, ha servido para hermanar agrupaciones antes muy disímiles y ahora tan ideológica y políticamente cercanas, como efemelenistas y pecenistas. El parlacén sigue siendo un paraíso de holgazanería para políticos, que no tienen qué hacer, pero que ya no pueden prescindir de onerosos e inmerecidos salarios.

Se abstiene el fmln de denunciar que la Policía Nacional Civil, de manera creciente, pone su apertechamiento en manos de Miguel Menéndez (Mecafé), oscuro comerciante de armas.

 Uno de los más lucrativos negocios de Mecafé (todos relacionados con armamento e inseguridad), es la masiva importación y comercialización de pistolas y revólveres de segunda mano).

En este caso, lo más políticamente honrado que el fmln debería hacer es girar instrucciones a sus militantes con cargos a nivel del gabinete de seguridad, policía e inteligencia de Estado, acerca de investigar qué incidencia tienen las armas importadas y comercializadas por Mecafé en la comisión de delitos y homicidios cometidos en nuestro país. Esto, porque la introducción masiva de armas de segunda mano, seguramente no deben tener otros destinatarios más que delincuentes de poca monta (pandilleros, sicarios, extorsionistas…).  ¿O es que los Cristiani, los Acosta Oertel, los Calderón Sol, los Cruz Zepeda, y similares, abastecen sus ejércitos privados con armas de segunda mano? ¿Es que la PNC está siendo apertrechada con pistolas usadas, importadas por Mecafé?

Los cultores del sectarismo llaman a cesar

En el marco de las recientes movilizaciones de los educadores de nivel primario, no tuvo empacho el ex docente Salvador Sánchez Cerén en cuanto a introducir la división entre los gremios magisteriales, a fin de debilitarles lo suficiente para que renuncien a la movilización y a sus reivindicaciones salariales. Poco más tarde en la convención nacional efemelenista, hace el vicepresidente, sin embargo, un llamado al cese del sectarismo y el divisionismo. Confía Cerén en que la memoria del pueblo se muestre tan corta, como para olvidar que fue precisamente el sectarismo y el cultivo de la cizaña  entre las filas revolucionarias, la principal herramienta utilizada por las FPL y sus organizaciones de base, para aupar a sus dirigentes históricos hasta los pedestales del poder del Estado, donde hoy se muestran en toda su arrogancia.

El presidente se tira al agua

En el lenguaje pandillero “tirarse al agua” equivale a quitarse la careta, a sincerarse, a entregarse a la mara abiertamente y sin complejos.

Por lo que se vé el presidente Funes ha decidido “tirarse al agua”, optando por llevar a cabo radicales cambios en su política de alianzas y compromisos, que lo alejan definitivamente del partido que lo aupó al poder, y lo acercan más a la fracción oligárquica desprendida de Arena (el recién legalizado partido, Gana); cambios que tienden a abrir las puertas de la CEL a los hombres de Gana. Funes siempre se ha mostrado proclive a favorecer a los oligarcas que anhelan el control de la CEL. El anterior presidente de esta autónoma (Salume), como todo mundo sabe, era hijo de uno de los principales oligarcas financiadores de la campaña que llevó a la presidencia al binomio Funes-fmln.

Entre otros radicales cambios, el presidente Funes muestra clara tendencia de  sustituir su viejo cuerpo de asesores por otros más “idóneos” y expeditos: Miguel Menéndez (Mecafé) y Herbert Ernesto Saca.

Menéndez y Saca tienen el común denominador de haberse hecho millonarios en el marco de este país empobrecido y de escasas oportunidades, importando y comercializando al interior, productos desechados en otros países de economías más fuertes. Herbert importa autos; Miguel armas de fuego (se trata de autos y armas de segunda mano, sin ninguna garantía de calidad). Menéndez también vende servicios privados de seguridad al gobierno y al sector privado (también sin ninguna garantía en la calidad del servicio).

Mecafé es uno de los “genios” de la economía salvadoreña, ocupados en incorporar al debate político, la iniciativa que el sistema penitenciario debería pasar a manos privadas (a sus propias manos seguramente). En este tema, el fmln, también, calla (el que calla otorga).

Si el gobierno salvadoreño liderado por Funes-fmln, llevara a cabo un estudio de las implicaciones que tiene la comercialización de autos y armas de segunda mano en el mercado interno del país, llegaría a la conclusión que tales armas y autos son en gran medida causantes de las graves desgracias que mantienen este país y a su sociedad, en el despeñadero de, el terrorismo delincuencial y la desmoralización.

Los autos importados y revendidos por Herbert Saca no son otra cosa que chatarra rodante y contaminante, carentes de toda regulación (envenenan el aire, el suelo y los mantos acuíferos). Todo un atentado a la salud y la vida de los salvadoreños. Igual ocurre con las armas comercializadas por Mecafé. Estas armas son las que llevan el luto, diariamente a decenas de humildes familia en El salvador.

El fmln y el presidente Funes, sin embargo, comparten el común denominador de disputarse la cercanía y amistad del partido Gana. Los contactos oficiales entre fmln y Gana, son sus respectivos hombres fuertes: José Luis Merino y Herbert Ernesto Saca.

Corolario

En El Salvador, la coyuntura actual se caracteriza por el fin del orden de oligarquía única, y la conformación de un nuevo orden de tres oligarquías que se disputarán en adelante la supremacía y el poder: la vieja y rancia oligarquía agrupada en el partido Arena; la oligarquía rebelde que se vio obligada a escindir de Arena y conformar su propio partido (Gana). A estas se les agrega como vagón de cola, la naciente oligarquía que se conforma alrededor de la comercialización de los combustibles venezolanos, y otros negocios menos conocidos; oligarquía que se cobija bajo los símbolos del antiguo frente guerrillero.

En la conformación de este nuevo orden, tanto Gana como el fmln coinciden en apoyarse en, y apoyar a, seudoempresarios como Mecafé y Herbert Saca, cuyos negocios están altamente comprometidos con el acelerado deterioro ambiental, social y moral; en fin, comprometidos al crónico estancamiento económico que sufre este país.

Pablo Perz


0 Responses to “Las tres oligarquías y la violencia social”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


oktober 2011
M T O T F L S
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

%d bloggare gillar detta: