25
Feb
12

Guerrillas del siglo XXI en El salvador

El supuesto foco guevarista aparecido en Sesori ha provocado en la clase política de El Salvador, el efecto de un gallinero a la vista del gavilán.

Han habido reacciones rayanas en la histeria como las de las diputadas Díaz y Peña, quienes reclaman para los supuestos insurgentes “todo el peso de la ley”. Ellas que vivieron la guerra en la más segura retaguardia (asegurada por humildes campesinos, por supuesto). Ellas que jamás tomaron parte en algún combate ni dispararon un solo tiro en la guerra, a no ser como entrenamiento.

La “izquierda” salvadoreña, asimilada hasta la médula al sistema que antes combatía, se han apresurado a restarle autenticidad de guerrilla con motivaciones políticas a ese grupo que supuestamente reivindica el 22 de enero de 1932, fecha en que detona el levantamiento campesino que el general Maximiliano Hernández Martínez convirtió en genocidio.

Por el contrario, pero con más patetismo que la izquierda, la derecha agrupada en las gremiales empresariales, sí reclama para ese grupo la calidad de guerrilla insurgente. Lo hace con dos objetivos. El primero es, en una coyuntura electoral, revivir el fantasma del comunismo. “El comunismo es no otra cosa que germen latente. He ahí la muestra” dicen.

El segundo objetivo de la derecha es que el órgano judicial aplique la ley antiterrorista, especialmente diseñada no para aplicarla el terrorismo como tal; sino para aplicarla, exclusivamente,  a todo germen de lucha revolucionaria.

A derecha e izquierda del espectro no escandaliza tanto la armamentización de que hace gala, y el terrorismo que despliegan la delincuencia y el crimen organizado; como que aparezca un grupo armado utilizando simbología revolucionaria.

Dagoberto Gutiérrez niega la condición de guerrillero a ese grupo, debido a que no ha sido capaz de dar a conocer su ideología. Olvida Gutiérrez que la guerrilla es una forma de combate, no expresión de ideología alguna. Todos los grupos de delincuentes armados que existen en El Salvador, no tienen otra alternativa que presentar un combate de características guerrilleras contra las fuerzas del Estado.

Además Dagoberto, ¿cuál es el salvadoreño o agrupación de salvadoreños que se digan de izquierda y muestren alguna ideología coherente? El concepto Democracia Participativa, es una muy bien lograda precocidad a la que le falta dar el salto a transformarse en una verdadera ideología.

Tocante a ideología, del FMLN, ni hablar.

El gran “Jonás”, sospechoso, respecto a la autoría del asesinato de Roque Dalton, quien fue muerto so pretexto de “ideología enemiga”, dice referente al grupo de Sesori: “peligrosos para la seguridad nacional”. En otras palabras, desde los tuétanos del sistema, también reclama para esa agrupación, todo el peso de la ley.

Retoma los argumentos de Gutiérrez y Jonás, el alcalde de Santa Tecla, para calificar al mentado grupo de simples criminales.

Ciertamente, a quien escribe interesan más las reacciones de la “izquierda” ante el grupo de Sesori, porque en ello dan muestras de notoria pérdida de sensibilidad social.

Es la sociedad salvadoreña, un conglomerado altamente traumatizado psicológicamente, atrapado entre el autoritarismo del Estado, el terror que impone la delincuencia, y la total indiferencia de las oligarquías económicas ante los altos índices de desempleo, pobreza y deterioro ecológico.

De modo pues que antes de emitir juicios de culpabilidad ante fenómenos como el que manifiestan los integrantes del grupo armado de Sesori, la flamante “izquierda salvadoreña” debería reclamar el análisis sociológico, psicológico, y aún psiquiátrico, del fenómeno, antes de pasar al terreno de lo criminológico y lo político. No descartando incluso que el dicho grupo de Sesori, sean gentes manipuladas por quienes intentan revivir el fantasma de la insurgencia comunista, con fines electorales.

En sus patéticas opiniones, los ex comandantes no sólo demuestran haber echado al cesto de la basura la sensibilidad social que antes enarbolaban, sino que demuestran también, pretender patentar la cualidad insurgente y revolucionaria a su favor. “Revolucionarios sólo nosotros y nadie más”, parecen decir.

Las opiniones de los ex comandantes alrededor del grupo armado de Sesori, sin embargo, son una magnífica contribución a demostrar que, particularmente la guerra popular librada en El Salvador, no tuvo una hegemonía obrero, campesina, marxista y revolucionaria, como se pretendía; sino una dirigencia burguesa y pequeño burguesa, cuyo objetivo no era socialismo alguno, sino, sumarse como otra oligarquía más al sistema que alegaban combatir.

Las gremiales empresariales ya pueden respirar en paz. Los más ardientes defensores del sistema que mantiene al pueblo pobre en el fondo del abismo, en adelante no serán los generales de las fuerzas armadas de El Salvador; serán en cambio, los ex comandantes “revolucionarios”.

Matla Xochitl


1 Response to “Guerrillas del siglo XXI en El salvador”


  1. april 19, 2013 kl. 12:58 f m

    I have been browsing on-line more than three hours lately,
    yet I by no means discovered any attention-grabbing article like yours.
    It’s beautiful price sufficient for me. In my view, if all webmasters and bloggers made excellent content as you probably did, the web shall be much more helpful than ever before.


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


februari 2012
M T O T F L S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

%d bloggare gillar detta: