19
Aug
12

El ciclo

En aquel tiempo, cuando los dioses culminaron las estructuras oligopólicas, se formaron los océanos finacieros en donde los peces que nadaban en él eran hombres.

Necesitados de guerra, los oligopolios, para prosperar, desataron con los vientos el conflicto bélico. Las guerras necesitan liquidez para su cometido; entonces los dioses echaron al océano anzuelos cebados con una carnada infalible: hipotecas  para adquirir vivienda propia, y una bajada general de los tipos de interés.

Nunca hubo excepciónes en aquella regla de oro: había que incentivar el consumo, y el crédito!

”De alto riesgo”, nominaron esas hipotecas por estar orientadas a clientes de limitada capacidad de pago, los cuales tienen el común denominador de, en el momento menos pensado, incumplir  los términos contractuados.

Los peces de escasa solvencia, que medran en el océano de los dioses reacios a las experiencias; ávidos de un techo seguro, mordieron el anzuelo, aceptaron los gravámenes y cláusulas ofrecidas por los habitantes del Olimpo financiero.

En el sueño, Pedro Martínez tenía dos empleos. En un restaurante trabajaba de mesero, en otro de cocinero. Para qué quería más, si en un mes en Estados Unidos ganaba lo que en El Salvador en un año?

 No había desmedida en la ambición de Martínez. El explicó al enviado de los dioses (llegado a él en la forma de corredor de bienes),  que sólo anhelaba un apartamento sencillo, de acuerdo a sus ingresos. El enviado, ungido con el don de la paciencia, se tomó el tiempo necesario para convencerle que sus cualidades le dotaban para adquirir, no un sencillo apartamento, sino una verdadera mansión. Que triplicase o cuadruplicase el valor de un apartamento, no era ningún obstáculo para el genio que habita el interior de la lámpara del sueño americano 

Innumerables eran los hombres y mujeres que amortizaban a hipotecas de alto riesgo, toda la liquidez que para ellos era posible.

La guerra se prolongó más allá de lo que era prudente; los dioses se vieron en la necesidad de un mayor y más urgente volumen de divisas. Esto sólo podría generarse exigiendo mayor rendimiento, a todo tipo de hipotecas, y todo tipo de préstamos.

Entonces dijeron ellos: –necesario es elevar los tipos de interés, unos cuantos grados porcentuales! –Y así lo hicieron.

Alzada de ese modo la renta general, todo tipo de obligaciones arrojaron mayor liquidez al sistema; con la excepción de las hipotecas de alto riesgo, dada la limitada capacidad de pago de sus abonantes.

Pedro Martínez recibió de la financiera, la primera notificación que los intereses hipotecarios aumentaban substancialmente. Inmediatamente vió rebasada su capacidad de pago.

Lo de él no era deseo!. El ya vivía el sueño americano. ¿Acaso en su casa, no habían, al crédito, todas las comodidades posibles?: televisor pantalla gigante y plana, banda ancha con quemador DVD, consola de videojuegos, consola de sonido, hemeroteca musical y fílmica (tan vasta omo la hemeroteca municipal, aunque insustancial y caótica), muebles de cuero en la sala de estar, muebles de mimbre bajo techo en el jardín; un pick up de trabajo y una camioneta todoterreno en el garage…

Pedro Martínez se hace llamar ”el salvatrucho”, porque él es un salvadoreño vivaracho, que sabe de economía, y no se deja majear, ni siquiera por las financieras. En su plan de defensa, cuando se dió la primera alza de intereses, adoptó el método de retrasar un mes la renta de la casa. Le parecía muy buena la estrategia de, en dos meses juntar el pago de un mes. Pocos meses después se vió obligado a retrasar la amortización dos meses, porque el atraso de un mes le condujo a la duplicación de los intereses a pagar, además de pagar recargo por el atraso mismo, y por la notificación mensual del atraso.

Antes que la acumulación de mayores intereses, y mayores recargos le obligasen a retrasar las amortizaciones por tres meses, ideó el salvatrucho, retrasar un mes otros pagos pesados. Comenzó por lo correspondiente a lo que consideraba menos vital: los muebles de jardín.

Semejante a un caballo salvaje, para que active el incentivo, necesario es sujetar las riendas a la guerra con firmeza, para que no se desboque y escape al control de su jinete. Sin embargo volvíase caótica la conflagración. Habían signos visibles que daban a entender que los dioses perdían la perspectiva. Ninguno de ellos daba muestras de saber cuál era el objetivo estratégico. Cuál era el exacto momento de cantar victoria e invocar la paz, antes que el conflicto comenzara a volverse en contra de las bases de sus propias estructuras. En consecuencia, se volvió necesaria una mayor liquidez, y los  tipos de interés vovieron a subir.

Obligó la coyuntura a Pedro Martínez, ir más allá del retraso a la suspensión de pagos. Un par de meses bastaron para que ulteriormente trascendiera de la suspensión al embargo. El tiempo que necesitó para poner en orden todos sus asuntos, le obligó a abandonar uno de sus dos empleos.

Desató toda su fuerza el tsunami económico. Se volvió taciturno, huraño, desconfiado, irasciblemente nihilista, Pedro Martínez.

Mas no todo fue cruel desengaño en aquel sueño. El mismo corredor de bienes que le atendía, ayudó a a Martínez a encontrar un cuartucho, insalubre pero barato, no muy lejos de su lugar de trabajo; ayudándole además, sin costo alguno, a trasladar las escasas pertenencias que conservó, a su nueva vivienda.

 En el transcurso de pocos meses. Todas las viviendas embargadas por el sistema, fueron restauradas por las financieras y puestas de nuevo a la venta, con precios muy atractivos para gentes de limitada capacidad de pago, y a muy bajos intereses.

 El corredor de bienes volvió a visitar a Pedro Martínez a fin de proponer un nuevo crédito. Este se quejó diciendo: –pasé quince años de mi vida trabajando para enriquecer a la finaciera, y he terminado en la ruina!

 Su interlocutor contestó: –desde tiempos inmemoriales, la economía continúa comportándose de la misma manera: al alto período de las vacas gordas, sucede el bajo período de las vacas flacas. Todos lo acontecido se resume en el cierre de un ciclo, a la vez que el inicio de otro ciclo natural de la economía.

Tú, Pedro Martínez! Eres joven! Eres parte del sueño! Debes intentarlo de nuevo! Vamos! No te dejes vencer!

 Lobo Pardo


3 Responses to “El ciclo”


  1. augusti 20, 2012 kl. 12:10 e m

    Estaba leyendo el ultimo escrito de la columna, en donde ya no pides que se te comente, sabes que creo? que el hecho que las indicaciones y direcciones del blog estan en sueco hace mas dificil el querer contestar. Me diras que hay una categoria : ”comentarios” al principio, yo la he usado y no me lleva a ninguna parte, asi que no se donde dejar los comentarios. Pero mas que todo creo que sufrimos de apatia politica, y son pocos los que como tu se mantienen activos.

    Me viene a la memoria la novela de Carpentier, El siglo de las Luces, en donde una de las protagonistas, Sofia, exclama varias veces en la novela..”hay que hacer algo”.. en esos tiempos (que bien podrian ser hoy o manana) que transcurren despues de la Revolucion Francesa. Cualquier cosa que se hiciera seria, ”algo”, en tan turbulentos tiempos. Hasta que al final se decide hacer ese algo y es lo ultimo que hace…no recuerdo muy bien. Cuantos habremos esperando el momento para hacer ”algo” y viendo pasar la vida por delante.

    Sonia

    • augusti 20, 2012 kl. 12:25 e m

      Estimada Sonia:

      Suele ocurrir que las indicaciones a que nos enfrenta la red están en un idioma desconocido. Es aquí de gran utilidad el traductor de Google.

      Pimero se abre el traductor de Google, luego se copia la palabra o la frase que no se comprende y se pega al campo del traductor. Después se escoge de qué idioma a qué otro se desea la traduccion y se activa.

      El traductor de Google es capaz de traducir de cualquier idioma registrado en internet, a cualquier otro.

      En idioma sueco, el mentado traductor se abre en Google, de la siguiente manera: språkverktyggoogle
      Pueba!

      Y gracias por comunicarte!

      Juan

  2. augusti 20, 2012 kl. 12:12 e m

    NO TENGO COSTUMBRE DE HACER COMENTARIOS EN BLOGS Y PAGINAS WEBS, PERO SIGO LEYENDO SUS ENVIOS.

    GRACIAS POR SUS TRABAJOS

    BETO


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


augusti 2012
M T O T F L S
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

%d bloggare gillar detta: