04
Sep
12

Dionisos. Señor de la vendimia y el bacanal

En aquel tiempo en que en la Hélade, comenzó en los hombres a causar vergüenza el incesto, conmovía sin embargo, a Cadmo rey de Cadmea, la diáfana belleza, la sensual gracia de su propia hija Semele, de modo que llegó a convencerse que ningún mortal la merecía. –Sólo al mismo Zeus la daría como esposa –juró el rey, y así fue.

Entraba Zeus en los aposentos de Semele en lo más oscuro de la noche para poseerla. No se dejaba apreciar por la hija de Cadmo, el dios, más que por medio del tacto. No permitía en aquella relación el mínimo rayo de luz. Como haría una ciega, recorría la princesa palpando con sus manos, el rostro; el cuerpo de su amante.

De celos transida, Hera, legítima esposa de Zeus, urdió un plan para echar al traste aquél impensable idilio.
Aparecía la diosa durante el sueño a Semele y la cuestionaba del siguiente modo:

–¡Dí! ¿Cuál es la razón por la que vuestro amante no permite que le veáis el rostro en la claridad del día?¿Porqué no permite tu amante que le veáis siquiera a la luz de una antorcha? –¡Tonta! ¡Esta noche le dirás que te muestre el rostro! ¡Que se deje ver en su desnudez, para que tal relación sea para ti, del todo placentera!
Hizo Semele lo aconsejado por Hera. –Sentenciado está –respondió el furtivo y nocturno amante– No has de ver el rostro del señor tu dios, porque perecerías en el acto!

Llena de temor, la hija de Cadmo desistió de la idea.

He aquí pues que reapareció Hera ante Semele insistiendo. –¡Desgraciada! ¿Cómo podrás saber que es dios padre quien te posee si no puedes verlo? ¿Cómo podrías asegurar que es Zeus y no un demonio el que viene a yacer contigo en la oscuridad de la noche?

Estando próxima a dar a luz al primer vástago, producto de aquella relación, como solía, arropado por el manto de Leto, llegó el dios hasta el lecho de de su amada. El aliento que exhalaba indicó a la hija de Cadmo que había bebido demasiado vino. Sin decir nada la poseyó. Acto seguido se quedó dormido.
Disipadas las gruesas nubes que predominaban afuera. Se dejó ver, Selene, en mitad de la esfera nocturna, en toda su hermosura.

Venció en Semele la tentación incubada en ella por Hera.

Abandonó el lecho con el suficiente sigilo de no despertar a su divino amante. Le conducía la intención de conocer ayudada por el plenilunio, el rostro del padre del crío que estaba a punto de nacer. Irradiaba ese momento, el halo de Selene, con tal intensidad como la luz del día. Abrió la hija de Cadmo la ventana.

Al instante en que fue reconocido por Semele el rostro de su amante, detonaron los rayos que el dios porta siempre consigo. Desató en el acto un furioso incendio que se extendió rápidamente a otros aposentos del palacio.
La confusión que predominó y la incoherencia que prevaleció después, en los sobrevivientes, no permitieron nunca algún ordenado detalle de lo acontecido. Lo cierto es que al recuento de las pérdidas y lo rescatado de la catástrofe, se llega a la conclusión que, en el incendio del palacio de Cadmea perecieron, el rey Cadmo, su esposa Harmonía (hija de Ares), y la misma Semele; pero el crío que pugnaba por nacer de sus entrañas fue salvado.

A fin de redimir de los homicidas celos de Hera, al recién nacido, un coro de Sátiros y Ninfas dirigidos por Sileno, hijo de Pan, lo rescató y llevó a criarlo a la isla de Nisos.

En esa isla fue el hijo de Zeus y Semele, amamantado por Ninfas y educado por Sileno. Le llamaron Dionisos (el que habita Nisos).

Es reconocido Sileno por sus orejas de asno, castigado de tal manera por Apolo, luego que se mofara del dios, a causa de haber perdido éste, una competencia de flauta ante el hijo de aquél, Marsias.
La innumerable descendencia de el hijo de Pan es toda de sexo masculino y se asemejan exactamente a él, por lo que son llamados, por los helenos, Silenos.

Se refieren los helenos a los hijos de Sileno, con el mote de Sátiros, a causa de sus versos y cánticos orgiásticos e hirientes, y a que no son capaces de vivir de otra manera más que en constante bacanal y aquelarre.
Apenas asomaba el bozo sobre el labio superior del joven Dionisos, cuando en una correría, mató un toro salvaje a su buen amigo, el Sátiro Ámpelo.

Lloró Dionisos desconsoladamente suplicando a los dioses fuera devuelto a la vida su inseparable y leal camarada. Rogó entre lágrimas a Cora Perséfone, intercediera ante su esposo Hades, soberano absoluto de las profundidades subterráneas y del Tártaro.

Conmovida, decidió Perséfone, ella misma devolver la vida a Ámpelo, pero convertido en un vástago de sarmiento, del que dependió la primera parra de vid que existió en la tierra.
Cuando esa parra ofreció cosecha, convocó Dionisos a Pan, a Ninfas, y Silenos a la primera vendimia que aconteció entre los humanos.

Siguiendo instrucciones de Dionisos y del mismo Pan, aquellos vendimiadores primigenios, depositaron lo cosechado en grandes cubas, apisonaron las uvas con los pies y dispusieron el mosto resultante en reposo. Escogieron lo más hermoso de la simiente de la vid y la colocaron al sol para eliminar de ella la humedad.

Fermentado que hubo el jugo de la vid, al cabo de cierto tiempo, convocó Dionisos a los mismos vendimiadores a celebrar el primer bacanal en honor a Ámpelo.

Ninfas, y Silenos dieron forma de ahí en adelante al cortejo de Dionisos. Abandonaron Nisos y se dieron a recorrer lo largo y ancho de la Hélade esparciendo sobre tierra fértil la simiente que habían colectado, a fin de que crecieran de vid, parras, en la Hélade por doquier.

Encabezado por Dionisos, transportaba el cortejo sobre lomos de una larga cordada de asnos, enormes tinajas de vino. Hacían sus paradas no en ciudades o poblados, sino en claros de los bosques en donde se daban a sus ritos orgiásticos. Instruía Dionisos a los helenos en el arte de vendimiar, apisonar la uva; colocar el mosto en reposo. De este modo pudiesen los mortales compenetrarse de las infinitas bondades del fruto fermentado de la vid. Les incitaba luego a celebrar el bacanal.

Arribado que fue el cortejo dionisíaco a la isla de Naxos, descubrieron, de cara al mar, cierta hermosa gruta natural en la laderade una colina cercana a la playa. Allá se dirigieron con intención de ahí posicionarse. Al aproximarse reparó el hijo de Semele que del fondo de ese antro venía hacia quejidos lastmeros de mujer. Se adentró al interior el hijo de Semele y Zeus; encontró ahí a Ariadna, hija de Minos, rey de Creta, llorando inconsolablemente.

Se había fugado ella del palacio de su padre, seducida por Teseo, matador de Minotauro.
Llendo rumbo a Atenas, recalaron en Naxos los amantes junto a la tripulación de la nave que los conducía; buscaron refugio en esa misma gruta.

Ningún Aeda, hasta el día de hoy, pudo jamás encontrar la razón por la que, habiendo pernoctado un buen tiempo, esa gente, en esa caverna; en mitad de una noche sin luna, abandonó Teseo, furtivamente el lecho, con todo sigilo se dirigió a la playa seguido de sus hombres, abordaron la nave en que habían llegado, abandonando de esa manera a su suerte, a la desventurada Ariadna.

Subyugado por la radiante belleza de la princesa cretense, dando gracias en silencio a lo actuado por Teseo, allí mismo sedujo Dionisos a la llorosa hija de Minos y la tomó como esposa.

Celebrante del rito enlazatorio fue Pan. Inmediatamente después dieron los festejos de la boda durante los que, en un bacanal interminable recorrió en procesión, el cortejo dionisíaco, todas las playas de la isla de Naxos. En cada una de ellas paraban un día y su noche En las playas celebraron los fastos orgiásticos, para que pudieran tomar parte en ellos, Nereidas y Tritones

Lobo Pardo


0 Responses to “Dionisos. Señor de la vendimia y el bacanal”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


september 2012
M T O T F L S
« Aug   Okt »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

%d bloggare gillar detta: