16
Nov
12

La debacle de Arena

En política y en El Salvador, vivimos una época en que los extremos políticos se niegan a abandonar sus posiciones originarias. La izquierda extrema (que ya no es izquierda sino derecha de otras características), mantiene su retórica bolchevique, aunque en la práctica, actúa como una derecha modernizante del sistema.

Por otro lado la derecha extrema tradicional, se mantiene anclada en que es la rancia, edionda y vieja oligarquía tradicional, la que debe mantener en sus manos la zartén del país por el mango, y el mango también, ignorando el surgimento de nuevas oligarquías, como la impulsada por el difunto Schafick Handal, y la liderada hoy día por Antonio Saca.

Tal antievolucionista posición le lleva a la dirigencia de Arena a contraponerse a sus diputados miembros que no forman parte de la oligarquía tradicional, sino que han jugado una especie de mercenarios al servicio de este partido.

En la coyuntura que vive nuestro país, a la nueva derecha le está yendo mejor que a la vieja y rancia oligarquía. Ésta aparece ante la opinión pública como una bandada de ratas que pugnan por abandonar el barco que se hunde; mientras que la nueva derecha se muestra cohesionada y con más capacidad de gobernar gracias al auxilio cubano venezolano. En tanto que parcialistas analistas y comentadores, salvadoreños, se niegan a ver en la debacle de Arena, las reales causas del estancamiento económico de El Salvador.

Pablo Perz


0 Responses to “La debacle de Arena”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


november 2012
M T O T F L S
« Okt   Dec »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

%d bloggare gillar detta: