06
Feb
13

La hora de España en la EU

A causa de masivos e inmorales desahucios rayanos en la ilegalidad, en el marco de una recesión más provocada por la desmedida codicia de la banca, recorre una ola de suicidios e intentos de suicidio la península sobre la que reina la última monarquía de la casa de Borbón. En tanto el rey ocupa la mayor parte de su tiempo en rescatar lo poco que queda del prestigio de la corona, hacia la cual hace metástasis, visiblemente, el estado de corrupción crónica en que vive la clase dirigente española, a la cabeza de la cual agita la bandera de la gaviota solitaria, alegremente, el Partido Popular.

En este marco, el soberano español, poco después de mostrarse ante las cámaras de televisión, completamente consternado a causa de la triste suerte en que han despeñado los españoles, procedió a aumentar los sueldos de por sí ya onerosos, de él mismo, y el de su hijo el príncipe heredero, en un monto no revelado a la prensa.

En tanto el jefe de gobierno, Mariano Rajoy, se ve obligado a aceptar la realidad que siempre se negaron a aceptar tanto los gobiernos del PSOE como los gobiernos del PP sucedidos en el poder: España es el inauténtico miembro y patito feo del selecto club de las grandes economías europeas; del cual club se creían los dirigentes del país ibérico, erróneamente, pertenecientes por derecho propio.

Hay una histórica foto que nos ilustra gráficamente el anterior comentario. El marco son las Islas Azores, año 2003. Ahí alrededor de una mesa inglesa para beber el té, anfitrión aparte, aparece un hombrecillo cobrizo, flaco y esmirriado, luciendo indócil cabellera prieta, necesitada de mucha gomina para mantenerse en su lugar. Luce además el hombrecillo, un bigote igualmente negro e hirsuto. Está sentado el susodicho enmedio de dos tan corpulentos como rubicundos angloparlantes, cuyas cabelleras reflejan destellos dorados a la luz del sol, y a los cuales la fonética del habla hispana, como el inglés con acento hispano, les parecen muy graciosos y les hacen reir.

En efecto, no hace falta ser muy letrado para entender que el papel histórico de los españoles ha sido de conquistadores de un vasto territorio (en su apogeo tan extenso como el conjunto de todas las rusias); conquistas que en última instancia estuvieron al servicio de la banca nor europea.

Dicho de otro modo, las incalculabes riquezas saqueadas por los españoles, de América, no sirvieron para enriquecer España, sino para engordar la gran banca de los países nor europeos.

El sistema que utilizó esa banca para transferir las riquezas mal habidas por la monarquía hispana hacia sus propias arcas (préstamos impagables; venta de material bélico y logística para guerras interminables sin objetivos claros; asimétrico intercambio comercial, etc …), no se diferencia mucho de los métodos actuales con que esa misma banca se enriquece ulteriormente a costa de la misma España y de los países que, como España, con el invaluable auxilio de los políticos criollos, sucumben a los poderosos tentáculos de esas entidades financieras.
A la agresividad de la banca nor Europea, España respondió siempre, con propiciar el enriquecimiento de oligarquías, banqueros y políticos, criollos, a costa de sumir al pueblo trabajador en la pobreza y las deudas impagables , a fin de embargar a éstos últimos, en el momento más propicio. Lo cual es evidente en la coyuntura actual.

Y para asegurar tal sistema ladrón y parasitario, nada más infalible que colocar por mano propia, como se coloca en el tablero una pieza de ajedrez, al soberano que habría de reinar sobre los españoles y su destino (hoy por hoy, se revela ese destino, como una ola de suicidios sin parangón en la historia moderna del país).

De tal modo que, desde la época de los reyes católicos, han sido casas reales nor europeas las que han reinado sobre España: los Habsburgo, los Austria y los Borbón.

El “alto cometido histórico” de esas casas reales, en cuanto a nutrir sus bancos a costa de el mentado país ibérico llevó siempre, al régimen español, a reprimir por todos los métodos y medios posibles, las indóciles veleidades liberales de sus súbditos; terribles métodos que van desde las hogueras inquisitoriales, hasta el genocidio franquista (incluído el bombardeo alemán de Guernica).

A partir de la reinstauración borbónica, luego de la derrota de la segunda república y la muerte de Franco, encontró la moralmente debilitada monarquía, un valioso auxiliar en la clase política para continuar sometiendo los destinos de España, a los intereses de la gran banca del norte.

De este modo los gobiernos del PSOE y del PP montaron toda la parafernalia propagandística que ilusionó a los españoles con la falsedad que, de golpe y porrazo, siendo el país más atrasado de Europa (legado de Francisco Franco), abandonaba España el tercer mundo; y por la virtud que deviene de someterse a un monarca proveniente de una rancia casa real extranjera, pasaban los súbditos de tal país a formar parte del primer mundo y con ello, más tarde y resultado de duro bregar, no exento de ninguneos y humillaciones, parte del selecto club de la Unión Europea.
Pero la realidad de la tendencia histórica es tozudamente tenaz. A estas alturas del devenir de los tiempos, están las fichas ya cantadas y contadas.

A fin de enfrentar los desvastadores efectos de la más reciente recesión de la economía, el gobierno de Mariano Rajoy, se sitúa en las antípodas de la solución islandesa.
Islandia enjuició y encarceló a los banqueros defraudadores provocadores de la crisis.

Rajoy por el contrario, fiel a la tradición de políticos y oligarcas criollos, ha resarcido con el dinero de los contribuyentes, la millardaria defraudación de los banqueros españoles y cedido a ellos todo poder de decisión en materia económica nacional.

En la misma tónica, con el objetivo de ulteriores beneficios a favor de banca y oligarquías criollas, y para ganar el beneplácito de el Banco Central Europeo y de la cancillería alemana, que llevan la voz cantante de todo este tortuoso concierto; de manera innecesaria, cruel e inhumana, está arrojando Rajoy a millones de españoles al desempleo, a la pobreza, al desahucio y al suicidio sistemático.

Y sin embargo, cuando Mariano Rajoy anuncia a la canciller alemana su intención de hacerle una visita a fin de conversar sobre lo conveniente que es aliviar las circunstancias en que se sitúa al país ibérico, y la conveniencia de mantenerlo en el club de los elegidos, la señora Merkel instruye a sus colaboradores: “díganle que no estoy”.

La suerte ya está echada. Se echó a partir de otro país periférico de la UE que se declaraba en bancarrota, aumentando con ello la presión sobre El BCE. Hablamos de Eslovenia.
El desenlace es inevitable. Han hablado los dioses del Olimpo. La Unión Europea sólamente es viable funcionando a dos velocidades: la velocidad de los países ricos; y la velocidad de los países en donde prevalecen los políticos que juegan a que el país que gobiernan es solvente y rico.

En efecto, el común distintivo de los gobiernos del PSOE y del PP ha sido el de, contra todas las evidencias, presentar el país ante sus socios europeos y ante los españoles, como un país solvente, en pleno y vigoroso crecimiento económico, con sus cuentas en orden, gobernado por políticos probos; digno del primer mundo y del selecto club europeo. Todo lo contrario a lo que sucede en el plano de la realidad.

–La velocidad con que se mueve ese país, heredado a los ibéricos por Francisco Franco –ha sentenciado yá, la cúpula de las cúpulas (secreta por demás)–, no corresponde a aquella con que se mueven, los países de primera velocidad de la Unión Europea.

Mientras tanto, a lo largo y ancho del país de Don Quijote y Sancho Panza, la ciudadanía está saliendo a la calle a fin de exigir la dimisión del gobierno de Mariano Rajoy, en contra del cual se acumulan, cada día más y más pruebas de corrupción y enriquecimiento ilícito, a grado tal que sus propios miembros de base abandonan el partido como quien abandona una nave que se hunde.

Los españoles que se incorporan a la lucha por la dimisión del gobierno español, son también, cada día, más y más.

En la Unión Europea, la hora de España ha llegado.

Urías Eleazr


0 Responses to “La hora de España en la EU”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


februari 2013
M T O T F L S
« Jan   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  

%d bloggare gillar detta: