02
Mar
13

Relevo oligárquico a la vista

El caos económico y político global es la vía escogida por la gran oligarquía estadounidense para enfrentar el Armagedón (el fin de los tiempos), que se le viene ecima, hacia el cual promete arrastrar a El Salvador a causa de la dolarización de la economía de este país centroamericano.

Es que el caos político, económico y social, como el introducido en Irak, Afganistán, Libia, etc (y en El Salvador por medio de la libre circulación de armas), permite a la gran oiligarquía del norte, tratar con tribus y no con estados nacionales. De hecho tratando con las tribus kurdas y shiíes que controlan el petróleo irakí en la época post Sadam Hussein, obtienen los Estados Unidos, mucho mayor beneficio del que tenían con el antiguo régimen; igual que hacen con las tribus libias.

En El Salvador, en el marco del caos imperante propiciado por EEUU, en donde el poder bajo la sombra está en manos de la delincuencia y el narcotráfico, se permiten todos los partidos políticos sin excepción, violar descaradamente la ley por ellos mismos diseñada, lanzándoes ilegal y extemporáneamente a la campaña por una elección presidencial que en los inicios de esa ilegítima carrera se situaba a más de año y medio de suceder.

Los protagonistas son tres bloques mayoritarios: Arena; la coalición Gana-Pes-Cn; y fmln (¿CD?).

Gana y sus aliados, por un lado y el fmln por el otro, en medio del caos imperante están dando muestras de cierto concierto reflejado en una aparente unidad interna, resultado de lo cual, en esa inauténtica marcha hacia la próxima elección presidencial, avanzan compactos, sin apenas mostrar a su interior, discrepancias de criterio.

Muy otro es el caso de Arena que se lanzó a marchar en el mismo sentido que sus similares, pero en cuya andadura, en lugar de mostrar consistencia interna, marchan no pocos dirigentes, a regañadientes, evidenciando una más acentuada descomposición en la medida que avanzan hacia su meta. Diría Mincho Calambraca, se ven como una mazorca que va desgranándose en el camino, antes de llegar a la olla.

La famosa carta de lealtad que el Coena obligó firmar a sus diputados, el año pasado, se mostró incapaz de atajar el transfuguismo a favor de Gana, o el simple abandono de las filas areneras.

El rediseño de esa cúpula reflejada en la recomposición del Coena y de las atribuciones de la Comisión Política, en lugar de unificar a la dirigencia de ese partido oligárquico, le ha causado una mayor inconsistencia y dispersión. Entre las voces más inconformes con el rediseño de esa cúpula dirigente, suenan las de Ana Vilma de Escobar y Gloria Salguero Gross, firmes pilares de esa causa partidaria, cuyas ambiciones de figurar como serias aspirantes a candidatas presidenciales, se vieron frustradas por el inocultable machismo que en esa formación viene prosperando desde la época de Roberto Dabuisson.

De modo pues que en tanto las caravanas de las otras conformaciones políticas acometen su anticonstitucional camino aparentemente compactas y en orden, la recua arenera por su parte, va abandonando algunos, componiendo y recomponiendo otros de sus bártulos sobre el camino. Así las cosas de llegar a la meta, si es que llegan, lo harán diezmados, agotados y políticamente desmotivados.

Es que el fin de la historia no puede ser otro para una conformación política nacida y desarrollada en un ángulo de la historia salvadoreña, tal que permite endosarle a ese partido desde los horrendos crímenes de lesa humanidad cometidos por los regímenes del PCN y de Napoleón Duarte, hasta los cometidos por mano propia.

De sobrevivir a la contienda electoral del 2014, lo más probable es que Arena pase a ocupar el lugar de tercera fuerza, abajo del fmln y la coalición de Gana.

Gana y el fmln representan para nuestro país las nuevas oligarquías en asenso. Las oligarquías en asenso, en terrenos de la política, únicamente pueden sobrevivir y desarrollarse si son capaces de ofrecer a plazo inmediato, algún beneficio material al pueblo llano, que en el caso de El Salvador padece hambre, sed, y la amenaza de la debacle ecológica total que sobrevendría producto de la actividad minera de Cerro Blanco en Guatemala; actividad que únicamente promete a nuestro país, el envenenamiento del río Lempa, que significa el hálito de vida para toda la nación salvadoreña.

Ante esta grave disyuntiva de vivir o morir a nosotros planteada, por parte de extranjeras empresas mineras, el gobierno Funes – fmln está actuando como el avestruz que enfrentado al inminente peligro esconde la cabeza en un hoyo y deja su voluminoso culo por fuera.

Pero sigamos con nuestro tema. ¿Qué es lo que nos ofrece Gana como oligarquía?

Gana que viene de ser un apéndice de la oligarquía tradicional, ya mostró durante el gobierno de Antonio Saca, lo que podía dar al pueblo salvadoreño: más de lo mismo que nos da Arena: obras inconclusas a causa de la corrupción funcionarial; impunidad a favor de la corrupción estatal; especulación mercantil y financiera en detrimento de la sobrevivencia económica del pueblo; indetenible profundización del desempleo en la ciudad y el campo; agudización del caos social y delincuencial a partir de la liberalización del comercio y contrabando de armas, etc…

Y por parte del fmln, ¿qué?.

En el marco de esta caótica, extemporánea e ilegal contienda electoral, el fmln tiene consigo todas las de ganar en el caso que un trágico desenlace de la enfermedad del presidente venezolano, no desemboque en el fracaso de los proyectos integradores ALBA y CELAC.

Estados Unidos, igual que Arena se enfrenta al final de sus tiempos; y la gran alternativa latinoamericana ante la debacle del gigante del norte son precisamente ALBA, CELAC, y aún ASA (América del Sur-Africa), tres proyectos que cobraron vitalidad a partir de la iniciativa del presidente Hugo Chávez.
Y sin embargo el fmln tiene ante sí el inevitable reto de desvincular a El Salvador del dolar, para poder integrarse ventajosamente a ALBA y CELAC.

La plena integración a estos dos proyectos latinoamericanos, supuestamente pondrá en manos del fmln, no la eventualidad de superar el caos social, pero sí la posibilidad de favorecer al pueblo llano con sustanciales mejoras en sus condiciones de subsistencia, comparadas con las gastadas, obsoletas e insuficientes, ofrecidas por Gana y Arena.

Volvemos entonces a la pregunta inicial.

¿Que debemos esperar los salvadoreños de el fmln como nueva oligarquía socialmente más comprometida que Arena y Gana?
La respuesta a esta pregunta ya nos la ofreció, en un arranque de sinceridad (preferimos el término sinceridad a “cinismo”), Schafick Handal junior, en una reciente entrevista al diario digital La Página. “Los pueblos”, dijo, “lo que necesitan es pan y circo”.

Desde luego, cualquier salvadoreño del pueblo llano, esperará de un fmln en la presidencia de la república e integrado a ALBA y CELAC, no mucho, sólamente un poco más de pan; y en cuanto al circo, poco menos de las descarada pornografía política que nos ofrecen Arena, Gana, Pes, CN, similares y conexos.

De revolución y socialismo, ni hablar.

Froilán Sánchez


0 Responses to “Relevo oligárquico a la vista”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


mars 2013
M T O T F L S
« Feb   Apr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

%d bloggare gillar detta: