30
Apr
13

2013 – 1 de mayo

A partir del derrumbe de la URSS y al llamado en China a buscar el enriquecimiento personal a toda costa (sobre todo de los cuadros del partido y del ejército), se vive la incertidumbre mundial de la eventual derrota histórica del movimiento obrero internacional organizado.

Comenzó su andadura este movimiento en la primera mitad del siglo XIX al interior de la Liga de los Justos que bajo el liderazgo del joven Marx cambia su nombre a “Liga de los Comunistas”; pasa por la tríada: “ocho horas de trabajo; ocho horas de descanso y ocho horas de familia”, conquistada en las jornadas de luchas y huelgas de Chicago 1866, desemboca en la revolución rusa de 1917; se extrapola a Europa oriental al final de la segunda guerra mundial, y a la China Mao Tze Dong en 1949.

A partir de la revolución industrial (Inglaterra siglo XVIII), se había abierto la lucha entre la regulación y la desregulación de los procedimientos explotadores a que se veía sometido el nuevo estrato social de trabajadores asalariados surgido del vientre de esa revolución; procedimientos que tendían a hacer de los obreros, simplemente una nueva clase esclava, a la que se negaba todo derecho humano y laboral.

La clase obrera, genuino producto de la revolución industrial y conformada a partir de campesinos pobres expropiados de sus tierras y expulsados del campo a fin de obligarlos a la exlotación fabril, en sus inicios no conoció forma algotra de regulación más que el caprichoso arbitrio de los patrones. Los esclavos de América, Asia y Africa gozaban de mayores derechos que los obreros de la Europa del siglo XVIII.

La revolución industrial que fue una revolución en el aparato productivo, sirvió sin embargo como detonante a un largo período de rebeliones obreras; revoluciones y contrarevoluciones políticas en Europa, Estados Unidos y parte de Asia.
Tales revoluciones y contrarevoluciones van desde las abolición de monarquías europeas y su posterior restauración, pasan por el establecimiento de democracias burguesas en el mismo continente, hasta desembocar en las revoluciones rusa y china.

Al final de este extenso período, las formas de Estado desde la Unión Americana a China, conforman un abigarrado mosaico de monarquías constitucionales, democracias burguesas republicanas y “regímenes proletarios”.

Los regímenes proletarios de inspiración marxista se muestran indetenibles posteriormente a la segunda guerra mundial con el auge de los partidos comunistas y los movimientos de Liberación Nacional del “tercer mundo” que conquistan el poder en países como Vietnam, Cuba, Angola, Mozambique, etc…

“Esta gran humanidad ha echado a andar y ya no se detendrá” dijo refiriéndose al movimiento revolucionario de influencia obrera y marxista, Ernesto Guevara, el che.

Se abre el inédito capítulo de la guerra fría y la carrera armamentista entre “el campo socialista y el capitalista”.

El capitalismo tiene la ventaja sobre los países del “socialismo real” de una acumulación económica más acelerada y voluminosa por la vía de la explotación y saqueo de países enteros, así como de la exclusión de los beneficios de la economía, de grandes estratos sociales de sus propios países. La inversión que dedican los capitalistas a los países pobres está condicionada a favorecer el saqueo de sus recursos, los beneficios del gran capital y la guerra contrarevolucionaria.

Los países del socialismo real, encabezados por la Unión soviética y China, apuestan por el contrario, a un más justo intercambio comercial, y en materia de inversión, al apoyo solidario para el desarrollo económico de los países amigos, lo cual, a largo plazo resultó desventajoso para la pujanza necesaria en la guerra comercial y la carrera armamentista a que les obligaban las grandes potencias del capitalismo mundial.

El resultado de la guerra fría es harto conocido: la quiebra económica del socialismo real, seguida de la quiebra política, ideológica y moral de los dirigentes comunistas caídos en bancarrota, quienes para mantenerse en el poder optaron por volver a diferentes formas del viejo orden de explotación capitalista, que van desde los métodos salvajes adoptados en Rusia, hasta las pausadas y demagógicas formas de rostro más humano que se implementaron en China posteriormente a Deng Xiao Ping y la gran masacre de Tiananmen.

La historia tiene sus cosas curiosas. En la universidad de Chicago, la misma ciudad en cuyas calles se libraron las heróicas jornadas obreras que dieron contenido histórico al “1 de mayo, día de la solidadridad internacional de la clase trabajadora”, nació en plena mitad del siglo XX, liderada por George Stigler y Milton Friedman, la ideología neoliberal en abierta contraposición al sistema ideológico de Carlos Marx fundamentado éste en el papel regulador del Estado ante todo en terrenos de la economía y el trabajo.

Por el contrario la ideología neoliberal se basa en la reducción del Estado al papel de un simple sirviente administrador al servicio del gran capital, y en toda desregulación estatal, económica y laboral, en favor del libre mercado y en claro perjuicio de la clase trabajadora.

Es el sistema ideológico Stigler – Friedman el que reclama la victoria sobre el “socialismo real” y la vuelta al redil capitalista de la inmensa mayoría de dirigentes comunistas del mundo entero. Consecuencia de ello, pierde la clase trabajadora en todos los países del mundo (incluso Rusia y China), el cúmulo de prestaciones laborales ganadas durante tres siglos de grandes y cruentas luchas, prestaciones cuyo núcleo vital fueron la jornada laboral de ocho horas y el contrato colectivo de trabajo.

A decir verdad, el resultado de la guerra fría y del florecimiento de la ideología neoliberal, coloca en seria desventaja histórica a la clase obrera que ve amenazada su propia existencia de conglomerado social a partir del auge de la automatización del trabajo, es decir, la sustitución de la fuerza laboral humana por máquinas automáticas, no sólo de la producción en serie de bienes materiales, sino de muchas otras labores como la construcción, el diseño y la agricultura.

En nuestros días la clase obrera pues, pierde importancia como ente productivo de gran influencia social y política en el marco del conglomerado social. El neoliberalismo y la automatización de la produción empujan a los asalariados del mundo, a ahogarlos en las lúgubres y extensas aguas de la marginación social, la miseria económica, el hambre y la escasez de agua potable.

Al dilema existencial a que se ve avocada la clase obrera, se agrega la debacle de la macro economía, de la naturaleza y de las fuentes de agua potable, a lo que seguirá inmediatamente la debacle de la producción agropecuaria; desastres que traen firmemente aparejados consigo, la ideología neoliberal, la consecuente desregulación de la actividad capitalista y sus consecuencias sobre sociedad y medio ambiente.

La alternativa de solución a la destrucción del planeta Tierra por la desregulación capitalista, proponen sus ideólogos, es la conquista del espacio y la colonización de otros mundos, del mismo modo que una vez colonizaron América, Africa y Asia…

¡Embriagados de poder absoluto han caído presas de la locura…!!!

No obstante su desventaja histórica, la clase trabajadora da muestras de que no se entregará sin antes luchar. Hasta nuestra mesa de redacción llegan reportes en cuanto a que se preparan febrilmente las banderas, banderolas y consignas que serán enarboladas el 1 de mayo de 2013 en las calles de la inmensa mayoría de capitales del mundo entero.

Mesa de redacción. La Columna Vertebral.


0 Responses to “2013 – 1 de mayo”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


april 2013
M T O T F L S
« Mar   Maj »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

%d bloggare gillar detta: