07
Maj
13

Vislumbres del futuro

Atrás había quedado el planeta Tierra convertido en piedra cósmica cubierta de una superficie viscosa, hedionda y putrefacta, consecuencia de la ilimitada explotación a que le sometieron las grandes oligarquias económicas.

En el capítulo final de esta historia, habían los más poderosos magnates, hecho construír una nave en la que pudieron escapar al espacio exterior.

El jefe de la NASA, el de la Reserva Federal, el del Pentágono, el de la CIA; los jefes de los ejércitos de aire mar y tierra, y los pocos soldados que les acompañaban, así como los prominentes científicos y técnicos que iban a bordo, no jugaban otro papel que de, tripulación, talleres, cocineros, mucamas, recamareros servicios varios… Los legítimos dueños de la nave y del proyecto, los que tomaban las decisiones últimas, como sucedió en La Tierra, eran los jefes (y parientes consanguíneos), de las logias secretas que habían conducido, desde tiempos inmemoriales, los destinos de la humanidad tras las bambalinas de la política.

Las dimensiones y características técnicas de la nave fueron reveladas al jefe de la NASA por un ángel en el orinario de la sala de strip tease del casino Wynn en Las Vegas, Estado de Nevada, mientras vaciaba unos cuantos litros de cerveza ya digerida.

Igual que de Noé, en tanto acometía, el aludido, la tarea encomendada por el enviado celestial, la gente se mofaba de él.
Sobrevenido el momento culminante del desastre, esas mismas gentes imploraban con los brazos en alto, se les incluyese en la nave salvadora. Mas del mismo modo que el hijo de Lamec procedió con los que en aquél tiempo escarnecieron su labor redentora, se dirigió a ellos, el jefe de la NASA al momento del despegue diciendo: –Apartaos de nuestro camino! Malditos incrédulos! Íos al infierno a donde pertenecéis, hijos de Satanás!

Luego de muchos años de haber navegado a la velocidad de la luz, alcanzaron el planeta gemelo de la tierra que habían observado con ayuda de telescopios de neutrinos.

Encontraron no obstante, incongruencias nada despreciables.
En efecto, el planeta parecía a simple vista gemelo de la tierra, pero era el sol el que giraba alrededor de él, lo cual hacía en forma invertida, igual que invertido era su movimiento rotatorio. La vegetación era carnívora, exhalaba gases venenosos durante el día y durante la noche producía oxígeno. Por tal causa, los terrícolas llegados con afán colonizador se veían en la obligación de conducirse con balones de oxígeno conectados directamente a la nariz. Las fuerzas gravitatorias de signo contrario les obligaban a caminar hacia atrás, para lo cual se ayudaban de espejos retrovisores. No pocos perecían devorados por la agresiva vegetalia del lugar. Algunos expedicionarios opinaban, sin embargo, que el problema más ingente era que ese planeta carecía de seres humanos que someter a la esclavitud.

El sol era diez y el planeta tres, veces más voluminosos que los originarios, por lo que los días, meses y años de ese sistema, no habían podido ser calculados con exactitud por los hombres de ciencia que componían la expedición. Resolvieron continuar rigiéndose por los tiempos del planeta Tierra.

Celebraban el oficio religioso dominical.

Hemos dicho que las extrañas fuerzas gravitatorias predominantes obligaban a posiciones absurdas. Se sentaban, asistentes y oficiantes, de frente a la entrada principal del templo levantado con carpas; de espaldas al púlpito de los predicadores.

No se conducían por la Torah, la Biblia, El Corán, ni por ningún otro libro sagrado de las civilizaciones terrícolas, a los que consideraban desfasados, sino por un conjunto de preceptos revelados en forma de escritos compilados en un libro papel de oro, llamado “Testamento de los Tiempos Ultimos”. Un único ejemplar fue entregado por un ángel mensajero, al presidente postrero de ese pueblo elegido, poco antes que la nave alzara su vuelo definitivo, sin posibilidad alguna de retorno.

–Amados hermanos! –les arengó el oficiante– Abrió el libro por la página marcada. –He aquí la lectura correspondiente a este domingo. Libro 10; capítulo 10; versículo 5:

“De el castigo que devino sobre los descendientes de los pueblos nahuas y mayas a causa de sus propias iniquidades”

–¡Amén! –apostrofó la feligresía.

En actitud solemne leyó el celebrante:

“Ea pues! que creció la soberbia en el corazón de aquellos hombres y mujeres a los que El Señor había puesto en sus manos para su temporal custodia, el maíz, los frijoles, el tomate, y otros cultivos básicos para la humanidad.

Se creyeron dueños absolutos y eternos de esas divinas plantas.
Sojuzgados a las tentaciones de Satanás, despotricaron contra el profeta John Francis Queen y contra la fundación por él creada. Hicieron aquellos a éstos, la guerra de toda forma posible. Les acusaban de envenenar los campos labrantíos con potentes pesticidas, y de sacrificar los nutrientes de los alimentos con la alteración genética de las semillas. Habrían seguramente, decían, imprevisibles consecuencias para la salud de las personas”.

“Mas he aquí que Monsanto Corporation se ocupaba nada más de continuar la labor iniciada por el profeta W. K. Kellogg en cuyas manos fue puesto el cometido divino de difundir las bondades nutritivas del maíz, en forma de hojuelas, hacia los cuatro rumbos de La Tierra. Igual que se ocupaba Monsanto de asegurar la labor del profeta Henry J. Heinz de hacer lo propio con el pomo multivitamínico cuyos primeros cultivadores llamaron Tmatl; para lo cual inventó Mr Heinz la fórmula Ketchup”.

“Aconteció entonces que en castigo a la pedantería de los descendientes de mayas y nahuas, cayó sobre sus cultivos, la Mancha de Asfalto, a la que sucedieron otros mortíferos hongos, insectos y larvas que lanzaron a esos pueblos rebeldes a los designios de Monsanto, a la ruina y la hambruna”.

“Y viendo que su gente moría a causa de la falta de fe y de las plagas, Pedro Sánchez, salvadoreño miembro de la cámara estatal de Washington DC, quien en su época de indocumentado comenzó vendiendo salchichas en una agencia de la corporación fundada por los profetas Richard y Maurice McDonald, solicitó audiencia ante el presidente a fin de interceder en favor de aquellos que sufrían tanto”.

“De cierto os digo” contestó el presidente, “que las ofensas infligidas por vuestro pueblo a los profetas del Señor son muy grandes y demasiadas, por lo que es menester que expíe mediante el sufrimiento hasta que el tiempo se encargue de disipar sus abominables necedades”.

“Andando el tiempo, y cuando aquellas gentes desaparecían de la faz de la tierra a causa de la pobreza y el hambre, envió el presidente de la gran nación que era el pueblo elegido del Señor, hacia ellos, al exmandatario salvadoreño de la estirpe de los que habían hecho fortuna vendiendo Flores y que ahora dirigía un Think Tank a orillas del Potomac”.

“El exmandatario dijo a quellas gentes que antes había gobernado: –¡Arrepentíos y regocijaos! que la privatización de vuestros recursos ancestrales, es para vuestro bien, y es grato a los ojos del Señor”.

“Acto seguido llegaron hasta ellos enviados de Monsanto Corporation a venderles semillas genéticamente modificadas que resistían las plagas que se habían cebado en sus cultivos.

A pesar de su aparente elevado costo, el precio de aquella simiente era ciertamente, modesto, pues había que deducir de ello: salarios de técnicos, científicos; bonos y premios de altos ejecutivos empresariales; costos de procedimientos de laboratorios y materiales; embalaje, transporte, almacenaje, medios preservativos; transacciones bancarias; y finalmente la ganancia neta de la empresa”.

“Como podrá comprenderse la ganancia neta de la empresa debió estar en consonancia con el colosal esfuerzo e ingenio, desplegados, con el propósito de liberar a esos miserables incrédulos y primitivos, de las plagas y la hambruna”.

“Esta es palabra del Testamento de los Tiempos Ultimos. Amén!”

“¡Amén!” –corroboraron todos.

Lobo Pardo


1 Response to “Vislumbres del futuro”


  1. 1 Pascual Nuñez
    maj 12, 2013 kl. 9:16 e m

    En nombre mio propio y en nombre de nuestra ya querida Gabriela ( Gaby para los más cercanos ); deseo agradecer ferbosamente éste y no más humilde delicadeza de El Lobo Pardo hacía una actividad que al parecer preocupaba a los organizadores, la no llegada del visitante de antaño los mares y como primicia para los diversos asitente que eperabamos ansioso la llega del invitado especial para una especial tarde en la ciudad de Västerås; vino como cuento de adas o mejor dicho juegos de los Dioses, que queriendo ellos, no defraudar a los organizadores que ya se sentían desbordado por la no llegada del invitado; digo, quisieron los Dioses, poner su gotita de miel, a tanto sufrimientos a aquellos publos que ellos mismo crearon, y vino al caso que la desmoralización dibujados en los rostros de los asistente y organizadores, colmar de alegría lo que ya se veia como un fracaso, en la tarde cayendo con lagrimones; poner en escena lo que como quien dice: no hay que por mal no venga; una pareja de tangueros dónde la edad no es cuestión para frenar las ansias de aportar solidariamente y de corazón a ese pueblo salvadoreño lleno de sueños dormidos en el canteril del olvido para todas aquellas empresas laboran en sus propias tierras y llevandose las enormes ganancias dejando cada vez más a un o muchos pueblos desolados; y, asi lo hicimos, con humildad con la vocación de ser solidario es que nos brindamos con fuerza y emosión no sólo para alegrar un público que nos siguio sino y más que nada, estar con nuestra danza al lado del pueblo salvadoreño; en nombre mio propio y de Gabrila decimos hemos cumplido con nuestro objetivo y por eso agradecemos al Lobo Pardo por su nota que ya es parte de una historia que sólo con esfuerzo y pujanza llegaremos lejos; esta tarde quizas sea el preludio de romper ese hielo existente entre muchas culturas que viven bajo un mismo cielo. Pascual Nuñez; aprendiz de tango que con la magia de movimientos exquisitos sacudimos a la tristeza que se quería albergar en los asistente y sus organizadores; gracias.


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


maj 2013
M T O T F L S
« Apr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

%d bloggare gillar detta: