05
Jul
13

Los enemigos de Lüers

Desde cierto ángulo, el papel histórico del ERP ha sido romper tabúes y cadenas con que el viejo régimen maniató al periodismo en El Salvador reduciendo a sus trabajadores a simples “gorriones del alpiste”. Post Acuerdos de Paz, un nuevo estilo trajo a este oficio, versatilidad, gérmenes de independencia, eficacia profesional… Esta hazaña personifica Paulo Lüers. La entrada de éste salvadoreño alemán al ámbito periodístico, puede considerarse un aporte revolucionario.

La revolución de Lüers en este terreno reviste más trascendencia que los aportes del ERP en lo referente a la creatividad de la táctica guerrillera. Se debe a que la contribución de esta agrupación en el campo de batalla queda anulada por efecto del empate militar en que desembocó el conflicto armado; en tanto el estilo periodístico impulsado por Lüers trasciende nuestros días hasta convertirse en la alternativa periodística del futuro en nuestro país.

Hay toda una nueva generación de periodistas y escritores salvadoreños que afectos al mal entendido orgullo, jamás reconocerán la influencia del salvadoreño alemán, aunque bajo su luz, para beneplácito del público lector, le están imprimiendo un nuevo sabor al momento de leer los periódicos del país. Y lo más importante. Demuestran, inspirados por Lüers, estar adquiriendo la noción de lo fundamental que resulta la independencia en este oficio y perder el miedo al poder. ¡Que se arriesga el salario y la vida! Bueno. Hay oficios de alto riesgo; el periodismo es uno de ellos.

Y es que la calidad intelectual de Paolo, no solo tiene su fuerte en el eficaz uso de Maquiavelo como instrumento de análisis, y en su ácrata irreverencia a la formalidad de la política, sino además en un domino de la redacción y la formulación de ideas en idioma español, sólamente comparable a la capacidad que tuvo Schafick Jorge Handal.

Gracias a su capacidad idiomática, Handal convertía en niños de teta a quienes osaban enfrentarlo en debate desde una posición de ineficacia lingüística. Es la misma razón por la que Peter Dumas, intrascendente editorialista, parece, en cuanto a su capacidad de redacción y formulación escrita de ideas, un niño semianalfabeta de educación primaria, frente al consumado polemista Lüers.
Un revolucionario no tiene porqué ser perfecto. ¿Porqué se le reclama perfección a Paolo Lüers? Además lo que más detestan personajes como el susodicho es la adulación. Coloquemos entonces lindes en el terreno de las opiniones.

Veo acá necesario apuntar que en el caso de entregarse de bruces a la tregua pandillera, el ex militante del ERP “levantó la que no era”. No ha entendido, o quizás no quiere entender, que la endémica delincuencia en El Salvador únicamente tiene solución mediante la profunda reforma del sistema económico-social, lo cual implica, Asamblea Constituyente, nueva constitución, etc. Y que hacia ahí deben enfilarse las baterías. Bregar a contracorriente en este tema, como está haciendo Paolo, sólo le acarreará pérdida de prestigio.

Está muy bien aceptar como auténtica la pacificación de los pandilleros que deseen hacerlo y piden una oportunidad para reintegrarse al desconcierto social; pero que el deseo de unos pocos implica la generalidad de estas agrupaciones sería un milagro de Dios; y ya sabemos que Dios no se mete en esas cosas. El problema de la delincuencia debemos resolverlo nosotros, simples mortales, y la gravedad del fenómeno es tal que, si la única vía es darle vuelta a la tortilla, pues no hay más remedio que volver a intentarlo.

¡Quién sabe! Antes hemos dicho que este alemán lleva en los genes aquello de “este macho es mi mula”.

Lo otro digno de confrontar con Lüers es el hecho que en el plano político, el papel histórico jugado por el ERP y Villalobos, no se diferencia demasiado del papel que juega el partido fmln de la actualidad. Hoy día queda claro que ambos, la cúpula efemelenista de hoy, como los dirigentes del Partido de la Revolución Salvadoreña, eran nada más que grupos que utilizaban las figura de Marx, Lenin, Farabundo Martí y toda la parafernalia revolucionaria como antifaz, en su camino emprendido hacia la conformación de nuevas oligarquías. La única diferencia entre ambas tendencias es que la cúpula efemelenista ganó la carrera; ha dejado en el camino a la antigua dirigencia de los de la Revolución Salvadoreña, totalmente dispersos como basuritas arrastradas por el viento.

Pero volvamos a Paolo Lüers. El alemán de nuestro cuento es una inclasificable rara avis, que antepone ante nosotros el reto de emprender una inédita categoría taxonómica. Me parece entonces que estamos ante un ácrata escorado a la derecha.

Los ácratas son invariablemente un guijarro que tiende a meterse en el zapato, sobre todo de los poderosos; consecuencia de ésta característica tan de ellos, en el combate decisivo y personal (que todo guerrero tendrá que enfrentar algún día), se ven ante la dura realidad que no están rodeados de amigos, sino de enemigos.
Los más parecidos a Lüers son Julian Assange y Edward Snowden, los héroes puros como Prometeo, que pretenden ir más allá del bien y del mal; y que luego de haber entregado el fuego liberador a los simples mortales, quedan a merced de la irrevocable ira de los poderosos enemigos que se granjearon en el “necio” intento.

El día va a venir, en que Lüers sea subyugado por la imperiosa necesidad de liberarse de los tentáculos de su actual protector, Quique Altamirano, o que el mismo Altamirano se vea en la urgente necesidad de sacarse tan molesto guijarro del zapato. Ese día sólo habrá cosechado este salvadoreño-alemán, a su favor, otro poderoso enemigo más, como los héroes auténticos en su inexorable camino hacia el combate final.

¡Que nos nos abata el pesimismo!, pues los hombres y mujeres como Assange, Snowden, Paolo Lüers y el mismo Prometeo, podrán no compartir la misma ideología, pero están hechos de la misma madera que Ernesto Guevara el Ché, y aunque la morbosidad de los fotógrafos se empeñe en captar en sus rostros, al descuido, inequívocos signos de incertidumbre y congoja, el instante del combate definitivo, invariablemente, tales hombres y mujeres, lo viven intensamente, y de cara al sol.

Así las cosas, es probable que Peter Dumas, y esa gama de xenófobos criollos que han comenzado a referirse al exmilitante del ERP como extranjero indeseable, se vean obligados, a causa de sus propias incapacidades, buscar futuro fuera de las fronteras, antes que en este país, se vuelvan en ofensiva unificada, contra Lüers, todos sus enemigos a la vez.

Foilán Sánchez


1 Response to “Los enemigos de Lüers”


  1. juli 6, 2013 kl. 8:05 e m

    Hola, quiero imajinar si se me permite esbozar una carambola simple y sencilla de esas que uno encuentra por los diversos caminos de la vida; aveces pateando tarritos vacios de coca cola por las calles empolveadas de mi pueblo, otras, hacer un picadito con una pelota de trapo en el potrero de la esquina y a plena siesta cuando todos los duendes duermen y dónde ni una lagartija se atreve a asomar su fibida lengua mirando de un lado a otro a quién arrebatarle la vida; he aqui ya armando el preabulo ( hueso viejo de dinosaurio ) que de la noche a la mañana aparece un intelectual por mi pueblo enclavado en la montaña de manchala y, como no se sabe de dónde saca de su sombrero largo como de duende, una hermosa pelota de cuero con los colores del popular club Boca Juniors; todos nos vamos al humo como quién dice o bién como chango a las batatas, el intelectual le da una patada a la pelota que se eleva alta, alta para luego descender nada menos que picando entra a la cancha y se para justo en medio de ella como una señorita pidiendo juego; ahi nomás nos vamos de boca y garro cuando una voz refinada nos para en seco; que hacen? todos nos damos vuelta qudando paralizado por el ventarrón de su voz; vengan nos dijo: y, todos acudimos a su llamado, quieren esa pelota? siii fué la repuesta; muy bién, pero saben jugar al fútbol? y, ahi todos nos miramos ante semejante pregunta, el silencio se hizo sentir y él lo cortó diciendo: comprendo. Lo comprendo todo y se dirijio a levantar la pelota, todos lo seguimos con nuestra mirada atenta a lo que va ha ocurrir; se paró con la pelota en la mano, levantó la vista y le pegó fuerte hacía arriba; la pelota cayó justo dónde él estaba parado, la pelota pegó unos piques y luego se paró y él dijo: el que llegue primero al balón es suya, no dudamos y todos salimos corriendo disputandonos a quién llega primero y, no hubo ni primero ni segundo, todos llegamos al mismo tiempo y él dijo, la pelota es de todos porque todos llegaron al mismo tiempo y una algarabía se apoderó de todos nosotros, era la primera vez que teníamos una pelota de verdad!!! el hombre se fué perdiendo en la espesa montaña cuando al último instante dijo: para ser jugador deben ser profesional! y desapareció. Lenín dijo: para hacer la revolución el revolucionario debe ser profesional!.
    Y, sobre los dos personajes del siglo 21, uno es agente de la CIA, un profesional de su profesión, por algo Putín declaro: te puedes quedar en tierra Rusa pero con una condición, No Hables de EEUU!. Que encierra estas palabras? creo, que eso, sigue siendo agente de la CIA y si le creemos todo lo que denunció y supuestamente traicionó, cuanto más puede ser jugando al doble agente… hubo un hombre que dijo: no confies en el imperialismo ni un tanto asi!!!! sabias palabras… que las hay las hay. Pascual///

    Pascual Nuñez


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


juli 2013
M T O T F L S
« Jun   Aug »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

%d bloggare gillar detta: