13
Sep
13

El Salvador: pugna entre lo viejo y lo nuevo

¿Es posible una institucionalidad de nuevo tipo?

De manera tardía, en el último tramo de la recta final de su mandato, el gobierno Funes-fmln, por fin ha decidido tomar el toro por los cuernos. En consecuencia inundan titulares de prensa como:

“Ex diputado del PCN e inspector policial entre detenidos vinculados al Cártel de Texis”

“Hugo Barrera (Arena) dice: David Gutiérrez me confesó que entregó $40 millones a Tony Saca (Unidad)”

“Fiscalía General investigará a ex presidente Flores (Arena) por enriquecimiento ilícito”

“Capturas de ex funcionarios de gobiernos areneros relacionados a actos de corrupció se llevaron a cabo hoy”

“Peligra candidatura presidencial del partido Arena”.

“El candidato arenero a la presidencia, Norman Quijano, ha tenido más de un año para desvanecer sus reparos en la Corte de Cuentas por malversación de $583 mil y no lo ha hecho”

“Para participar en las elecciones de 2014 Quijano tiene que presentar un finiquito extendido por la Corte y tiene que ser definitivo. Un finiquito temporal no le permite participar en las elecciones”

“Quijano dice: Fue una decisión del Concejo… el dinero se tomó pero se repuso”

“Es grave que el candidato de Arena reconozca mal uso de fondos; refleja que infringió la ley”.

El intento de responder a la coyuntura por parte de miembros de Arena, se da en terrenos de la tragicomedia. Salta una Valiente liebre desde la madriguera legislativa, llamando a sus correligionarios a retomar el camino de la guerra, disponiéndose él mismo a “retomar su fusil”.

Esa liebre, tiene toda la apariencia no de que va a correr en el fragor de la batalla hacia la primera línea de fuego; pero sí, de tener el coraje suficiente para disparar, desde las sombras, tal como se está amenazando hacerlo contra el alcalde de San Luís Talpa; o de endilgar un arma en contra de gentes esposadas con las manos hacia atrás como se disparó a los dirigentes del FDR, a Mario Zamora y Félix Ulloa en 1980.

Uno de los trasfondos de esta coyuntura es una nueva institucionalidad que pugna por abrirse paso, a fin de hacer avanzar a El Salvador en terrenos del combate a la corrupción estatal, una entre las principales causas del crónico empobrecimiento de los salvadoreños de a pie.

La tendencia hacia la institucionalidad de nuevo tipo ha logrado posesionarse en la Corte de Cuentas, la Fiscalía General y en la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, de la República. Se trata de funcionarios que, hoy por hoy, se muestran convencidos que el camino para nuestro país es que el funcionariado estatal, abandone su tendencia a la corrupción y ejerza su papel de manera profesional, indepencientemente de intereses partidarios, colocando en cambio en primer lugar de importancia, los intereses de la nación, de la sociedad civil y de los salvadoreños más desprotegidos.

En este duelo, la candidatura de Quijano está tocada y con ello, descartada cualquier posibilidad, por parte de Arena, en cuanto a ganar las elecciones presidenciales en ciernes.

La imposibilidad que el ex alcalde logre suficiente solvencia para legitimar su candidatura, tiene sólidas bases legales. Arena, según la anacrónica lógica de Mario Valiente, no tiene otra alternativa que retomar el camino de la guerra, lo cual es otro “imposible”.

La primera reacción del partido de Dabuisson contra la mortal estocada recibida por su candidato, ha sido torpe, tragicómica y no hace más que confirmar su incapacidad para ajustarse a los nuevos tiempos. La pelota pasa pues, a la cancha fmln – Antonio Saca, en donde, con toda seguridad se disputará el partido defnitivo.

La pugna en favor de una nueva institucionalidad, tiene sin embargo su “talón de Aquiles”, y es que ha sido impulsada por el presidente Funes como una clara jugada en el tablero del ajedrez electorero. Por supuesto! Significa un jaque genial; pero al fin y al cabo, no se trata más que de una jugada sobre un tablero de intereses partidarios, y no diseñada sobre la base de los auténticos intereses de la nación salvadoreña a largo plazo.

Queda una esperanza al pueblo irredento. Que independientemente de los intereses partidarios en juego, la actitud del Fiscal General, del presidente de la Corte de Cuentas, y de los magistrados de la Sala de lo Constitucionalidad, en cuanto a ejercer sus funciones con total profesionalismo e independencia de criterio, como manda la Carta Magna, se mantenga firme e incorrupta.
Si la actitud de esos funcionarios se mantiene sólidamente profesional e insobornable, será signo de que una institucionalidad de nuevo tipo es posible en El Salvador.

Las tres tendencias oligárquicas

En la mayoría de países empantanados en el subdesarrollo crónico, como El salvador, la clase política abunda en retórica y teorías democráticas; y sin embargo en la práctica la Democracia no funciona; en su lugar se establece un régimen de pactos y acuerdos entre grupos de poder económico-político de diferentes tendencias. En este régimen, el pueblo llano únicamente sirve como objeto de las gangas ofrecidas por estos grupos oligárquicos, como cuerpo electoral, y eventualmente de instrumento para formar grupos de choque.

Son tres las diferentes tendencias oligárquicas en El Salvador: la oligarquía tradicional, hoy en seria crisis existencial, agrupada alrededor del partido Arena.

Dos grupos de nueva identidad: el escindido de Arena liderado por Antonio Saca y el partido Gana, a cuya cola van PCN y PDC; y el más joven de estos grupos que crece y se consolida a paso impetuoso, surgido entre los viejos cuadros de la lucha revolucionaria, sobre la base del proyecto ALBA, herencia dejada a América Latina por el extinto presidente Hugo Chávez Frías. Estos se aglutinan en la cúpula del partido fmln.

Los grupos oligárquicos en el Salvador, establecen una ley de partidos políticos y una ley electoral que les permite monopolizar el derecho a aspirar al poder del Estado. Se consolida así, a la vez, el régimen de la partidocracia. El pueblo llano. La sociedad civil se convierte en rehén de las oligarquías y de sus partidos políticos; totalmente marginada de alguna aspiración de influír en las decisiones de los gobiernos municipales, y mucho menos en las decisiones del gobierno central.

El que los antiguos dirigentes revolucionarios, utilizando el poder acumulado se convierten en nuevas oligarquías es un fenómeno tan viejo como la lucha misma, sin embargo no tomado en cuenta en las previsiones de Carlos Marx, y que cobra gran espectacularidad en el marco de la extinta URSS y China.
No obstante este fenómeno como otros de la misma naturaleza que puedan estar al asecho para sorprendernos cuando menos los esperemos, no son suficientes para desvirtuar el cuerpo principal del vasto sistema filosófico científico creado por el judeo alemán.

En otras palabras, la ruta del pueblo pobre, explotado y oprimido hacia su emancipación definitiva, no pasa por la conformación de oligarquía alguna; y sí pasa por la lucha a vida o muerte en contra de todo tipo de este tipo de reducidas agrupaciones monopolizadoras de poder económico y político.

Es decir, según pintan las cosas en el marco de la coyuntura electoral en El Salvador, se abren muchas pero muchas posibilidades de que el partido fmln se haga con el poder del Estado; y sin embargo, a pesar de toda la parafernalia revolucionaria de que hace uso esta agrupación política, su triunfo no deberá ser óbice alguno para que el pueblo salvadoreño continúe su inexorable marcha hacia un régimen de auténtica Democracia y justicia social, dejando en el camino, únicamente los despojos de las oligarquías que se atrevan a interponerse en su camino.

Pablo Perz


2 Responses to “El Salvador: pugna entre lo viejo y lo nuevo”


  1. 1 Jacinto´lopez
    september 17, 2013 kl. 2:59 e m

    Norman Quijano no ha sido tocado mortalmente como plantea Perz. Apenas ha recibido un pequeño rozón. La situación en que se encuentra ante la Corte de Cuentas tiene una salida: que se declare culpable de inmediato para no dar largas al juicio y que pague la sanción correspondiente, lo cual no requiere cárcel, sino una multa en metálico, o en el peor de los casos el reintegro del monto de lo malversado a las cajas muncipales.
    Reintegrar lo malversado, dada la provervial codicia de la cúipula arenera, sería muy pero muy doloroso, aunque se trate de una nimiedad en comparación de las decenas o centenas de millones con que cuenta este partido para cubrir el coste total de su campaña electorera; y sin embargo deben hacerlo con agilidad, antes que que expire el período de inscripción de los candidatos presidenciales. Al dolor de bolsillo que pueda a fectar a los areneros, viéndose obligados a reintegrar el monto de lo desfalcado, se agregaría el dolor de ver herido su falso orgullo de una casta privilegiada, acosada por los cuatro costados y en plena decadencia moral, que viene de ser temida por su tenebrosa disposición de volcar todo su potencial bélico para castigar con el luto, la ruina y el dolor a sus adversarios políticos, por indefensos y desprotegidos que éstos se muestren, Esto sin embargo, toma carácter secundario, si se disponen a luchar por la sobrevivencia de la candidatura de su hombre: Norman Quijano


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


september 2013
M T O T F L S
« Aug   Okt »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

%d bloggare gillar detta: