05
Okt
13

Demonios que acosan al salvadoreño

Tumulto de demonios acosan al sufrido pueblo de este país. Por falta de tiempo y espacio, nos referimos hoy, únicamente a tres de ellos, muy activos en los últimos días.

Quijano

Viendo perdida la batalla en terrenos de la legalidad, opta Arena por trasladar el combate al terreno psicológico, de modo que la Corte de Cuentas de la República, bajo la presión de que es objeto, ha optado por la alternativa de extender un finiquito provisional, para que Norman Quijano, sospechoso de malversación de fondos municipales, pueda inscribirse candidato presidencial ante el Tribunal Supremo Electoral.

Y sin embargo los juicios legales en base a los reparos contra Quijano presentados por el ente contralor, no han podido ser detenidos. Continúan su curso normal.

La belicosa estrategia planteada por el COENA a fin de rehacerse con el Poder Ejecutivo del país, no es complicada de adivinar. El primer paso de esta estrategia ya está dado con la obtención de un finiquito provisional que permite a Quijano, aunque haciendo malabares en cuerda floja, mantenerse en la carrera electoral.

El segundo paso consiste en volcar todo su poderío económico en una abrumadora y apabullante campaña mediática, encuestas internas incluídas, dirigida por el “tanque pensante” Francisco Flores, y teledirigida por José María Aznar “héroe de las Azores”, “capaz” de opacar a sus rivales y movilizar el voto indeciso a su favor.

Si los resultados del escrutinio final se mostrasen desfavorables, darán los areneros el tercer paso consistente en orientar el poderío mediático contratado a denunciar fraude, a fin de iniciar toda una época de inestabilidad política, psicológica económica y social que mantendrán a lo largo del período del nuevo gobierno. Tal y como dice Matla Xochitl, ¡la Guerra Económica!, contexto en el cual, de lo único que hay certidumbre es que el seguro perdedor será el pueblo pobre que se verá sumido en una más grave miseria material y espiritual; y el país en un mayor deterioro ambiental.

Una estrategia menos traumática para el pueblo salvadoreño, por parte de la vieja oligarquía sería que se dispusiese ésta a disolver, desmontar hasta en su última piedra los cimientos del partido fundado por Dabuisson, con objeto de dar vida a uno nuevo, sobre modernas bases ideológicas acordes con la época contemporánea, a fin de que tal oligarquía supere de una vez por todas, su época paleolítica.

Es que el problema fundamental de Arena estriba en que pretende ir a contracorriente de la historia, tan obstinadamente como un cuchemonte. Veamos.

En el remoto caso que el camino de fuego diseñado por el COENA elevase a Quijano a la presidencia de la república; cualquier ciudadano opositor, entonces, podría presentar ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, una demanda de inconstitucionalidad basada en la multiplicidad de reparos pendientes de juicio que acompañarían al presidente electo. A excepción de Salomón Padilla, dada la férrea voluntad de apego a la ley que han mostrado los componentes de la Sala, esa hipotética presidencia caería, igual que la manzana de Newton, en virtud de su propio peso.

Príncipes de las sombras

En el marco de la lucha entre los creyentes que creen en el hombre y los que creen en el capital, en el neoliberalismo y tratados de libre comercio entre países ricos y pobres; empeñado en emular al príncipe de las sombras y los madrugones de los diputados; arropado de lúgubres penumbras aprovechó el alto prelado para, al descuido de su propia grey, destruír la trascendental obra que el Premio Nacional de Cultura, Eduardo Llort había plasmado, iluminado por la inspiración, la sangre, sudor y lágrimas empeñadas en el esfuerzo, sobre la fachada de Catedral.

Esta vez, en contexto de similares tinieblas, aprovechó para cambiar, el mismo jefe eclesiástico, las chapas, los candados y cerraduras de acceso a las instalaciones de Tutela Legal y su memoria histórica; devolviendo de este modo a la época de la servidumbre, los derechos laborales de los empleados de esa dependencia, que se vieron, según lo declarado, abruptamente y sin previo aviso, impedidos de acceder a sus puestos de trabajo.

El método de actuar de este modo, a espaldas del pueblo entre las sombras de la madrugada, sin embargo aconseja mal. Ha colocado por segunda vez, tal método en pocos meses, en entredicho la credibilidad del “vicario de cristo” en San Salvador, de quien se rumora no hace empachos a la hora de faltar a la mosaica ley: “No mentirás”.

Es que en aquella ocasión este alto vicario, ante las preguntas periodísticas, ofreció primero variadas versiones contradictorias en las que daba a entender que ignoraba a qué se debía el derribo de la obra de Llort. Fue hasta después de muchas oraciones, penitencias y ayunos que le fue revelado el pretexto perfecto desde el alto cielo: que los mosaicos de la obra artística amenazaban desprenderse, poniendo con ello en peligro la seguridad de los feligreses.

Igual esta vez, fue posterior a un notorio retiro espiritual (empleados de Tutela y periodistas le buscaban con avidez, infructuosamente), que el alto prelado hubo de reconocer: en efecto, las cerraduras de Tutela Legal habían sido cambiadas sin avisar, no para impedir acceso a los empleados, sino para prevenir las asechanzas de Satanás. En la misma tuvo que reconocer que los empleados habían sido puestos de patitas en la calle, sin mediar del mismo modo, advertencia laboral alguna… Y también esta vez, muy a posteriori de sus declaraciones primeras, hubo de encontrar el pretexto perfecto: “se creará (ninguna idea de cuando y cómo), una comisión Ad Hoc que sustituya a Tutela Legal, explicó a la insistencia de la prensa.

Igual que la obra de Llort, Tutela Legal constituía un vivo monumento histórico levantado por idea de Arnulfo Romero, concretizada por Arturo Rivera y Damas. Objetivo: procurar amparo jurídico a los más desfavorecidos de El Salvador; las grandes mayorías que aún se ven marginadas totalmente por la generalizada corrupción del aparato judicial.

El monumento vivo que fue hasta hace poco Tutela Legal acoge en su seno el más completo archivo referido a violaciones al derecho humano cometidas durante el conflicto armado en El Salvador. La clausura de esa institución por parte del arzobispado, abre puertas al manoseo de ese archivo por manos intrusas llevadas por el propósito de hacer desaparecer pruebas que incriminan a los culpables de tales violaciones.

Hoy día el deterioro de los derechos humanos es mayor que antes de la guerra. En la misma proporción es mayor la corrupción de los tribunales de justicia y mayor el desprecio del medio ambiente por el sistema; todo ello bajo la crítica observación y acción de Tutela Legal. Y sin embargo, esta institución al servicio de los pobres, “ha cumplido su cometido histórico, se ha vuelto obsoleta, ha perdido su razón de ser, necesario era sustituirla”, explicó el alto prelado, cuando al fin se dignó a dejarse ver ante la opinión pública. Fue en este momento que le fue revelado, a lo mejor por instancias divinas, otro pretexto que le pareció más perfecto aún. “Encontramos signos de corrupción en el personal que le atendía”, agregó. Evitó sin embargo mencionar a qué signos se refería.

Señores de la guerra

Aconseja Maquiavelo al príncipe que cuando persiste el caos, la confusión y la gobernabilidad se vuelve insostenible, es de gran ayuda encontrar un enemigo externo y lanzarse hacia él con todos los fierros por delante.

La ofensiva hondureña hacia imponer su propia soberanía sobre la isla Conejo, podría ser abordada por parte del Estado salvadoreño, no obstante, desde un ángulo positivo. Esto es, demostrar que los diferendos fronterizos son totalmente innecesarios e improductivos entre los componentes de una región destinada, por la simple ley de sobrevivencia, a integrarse.

La payasada del gobierno hondureño sobre la isla Conejo, podría dar al gobierno salvadoreño el motivo perfecto para sacar de su narcótico letargo a los holgazanes diputados del Parlamento Centroamericano y a las asimismo holgazanas instituciones que medran ociosamente en el farsante teatro de la integración regional, a fin que se pongan a trabajar alrededor de demostrar el absurdo proceder de Porfirio Lobo, procurando de este modo ganar sus altísimos salarios (dicho sea de paso necesarios de revisar), de la manera más digna posible.

De persistir en su sepulcral silencio respecto del proceder del gobierno hondureño sobre Isla Conejo, estarían demostrando las pretendidas “instituciones centroamericanas de integración”, su inutilidad, su carácter de exilio dorado para la corrupción y fracaso de políticos provenientes de los países miembros, lo cual constituye inmoral sangría a los respectivos presupuestos nacionales.

La decisión estadounidense de encarar la crisis económica mundial por este mismo país provocada, mediante la vía de la guerra, masiva producción y venta de armas, aunado al historial de esa potencia en nuestra región, nos da derecho a sospechar que la provocación hondureña podría ser parte de un plan estadounidense, para obligar a estos países a comprar armas a la potencia del norte, a la vez que justificar lo que se ha vuelto, a estas alturas de la historia, injustificable: la razón de ser de los ejércitos nacionales centroamericanos.

¿Y porqué se vuelven inútiles los ejércitos centroamericanos?
Porque al igual que todo diferendo comercial será resuelto por la OMC; diferendos fronterizos como el existente entre Nicaragua y Costa Rica, y el existente entre Honduras y El Salvador serán resueltos por el Tribunal Internacional de La Haya. Hay un cercano precedente en desfavor pero acatado por El Salvador, referido a los “bolzones de Morazán”.

Los ejércitos centroamericanos se han vuelto una vergonzosa trampa contributiva al empobrecimiento de estos pueblos. Esto es, mantenidos fundamentalmente con el dinero de los contribuyentes de sus respectivos países, pero jefeados (exceptuando Nicaragua) por el alto mando del Comando Sur estadounidense, tales ejércitos únicamente podrán servir para embarcarse en guerras a favor exclusivo de intereses nacionales de Estados Unidos, o para recapitular las grandes masacres en contra del mismo pueblo que les da de comer.

Mientras tanto a los militares de alta y retirados, involucrados en delitos y violación de derechos humanos, en El Salvador, la tensión generada por el gobierno hondureño de Porfirio Lobo, les viene como anillo en trompecuche a fin de dar a entender que el país los necesita; que es necesario invertir gran parte del presupuesto nacional en ellos. Ya han comenzado a dar declaraciones belicistas a fin de azuzar a la plebe con objeto de utilizarla como perros de la guerra; de la misma manera como la azuzaron en 1970.

Y sin embargo, por aquello de las moscas, se nos vuelve ineludible advertir. Si hay guerra deberá pelearse con armas compradas a EEUU, en modo alguno compradas a Rusia, China o Brasil. El conflicto arbitrado por el alto mando del Comando Sur durará lo que diga, aunque esté de puertas cerradas, la Casa Blanca.
Tal como sucedió en 1970. A los cuatro días y horas de combates, saqueos, violación de niñas, mujeres, y de genocidio por ambas partes, “ya basta” dijo EEUU; por lo cual ese ridículo enfrentamiento, a costa de la sangre y los impuestos pagados por los empobrecidos contribuyentes de ambos países, pasó a la historia como “Guerra de las Cien Horas”.

Ahmed Goliath


1 Response to “Demonios que acosan al salvadoreño”



Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


oktober 2013
M T O T F L S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

%d bloggare gillar detta: