20
Okt
13

Las piezas sobre el tablero

Para salir del abismo en que lo despeñó la vieja oligarquía, sigue necesitando El Salvador medidas revolucionarias; pero las llamadas izquierdas de este país han proscrito la palabra “revolución” de sus discursos y documentos. Los grandes cambios ofrecidos han adquirido la limitada forma de un vaso de leche para los escolares y un paquete anual de útiles y uniforme, no poco de lo cual, se ven los beneficiados por hambre, vender en el mercado negro. El paquete agrícola no llega a beneficiar al 1% de los micro agricultores que lo necesitan.

La política como se sabe es el reino de las sombras, que en países como el nuestro se vuelven tinieblas impenetrables y además hediondas puesto que en este ámbito pululan cadáveres insepultos como los pescados y los manitas.
Aunque las casas encuestadoras suelen destacar dos o tres, innumerable son los acuciantes problemas, no de los estratos altos, sino de los pobres, la inmensa mayoría, más del 60% de la población: desempleo; pobreza extrema; inseguridad de integridad física; inseguridad habitacional; inseguridad alimentaria; carestía de la vida; delincuencia y pandillerismo; corrupción de políticos y autoridades; carencia de acceso a la educación, a la atención hospitalaria, etc, etc…
Deplorable por demás, el hecho que haga falta una coyuntura electoral para que en este país las oscuridades de la política permitan al salvadoreño común, adivinar medianamente la disposición de algunas piezas sobre el tablero.

El partido de Salomón
La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, dicho sea de paso, una de las pocas piezas confiables de este lúgubre ajedrez, hubo de declarar (como esperaba la gente decente), inconstitucional la elección de Salomón Padilla, presidente de esa Sala y de la CSJ.

Contrariamente a lo que anunciaban los tambores de guerra, el partido político al que pertenece el ya ex magistrado, y el propio Padilla, han acatado (a regañadientes) el fallo de la Sala, por tanto la Asamblea Legislativa ha echado andar un nuevo proceso para elegir la vacante creada. Ojalá esta vez los diputados se apeguen a la decencia política, absteniéndose de elegir un militante de partido, dado el costo de tales contratiempos que terminan por empobrecer más económica y moralmente este país.

Es presumible que el inesperado “yo acato” mostrado por el partido de Padilla, se deba a los negativos resultados obtenidos en terrenos de la opinión pública, dado su constante enfrentamiento con dicha Sala, siendo ésta una de las pocos instituciones que bregan por sanear de podredumbre las costumbres políticas heredadas de la vieja oligarquía y que los ex insurgentes incorporados al sistema no han podido o no querido, trastocar.

Posteriormente a los Acuerdos de Paz cifró sus esperanzas el salvadoreño de a pie en que, el partido de Salomón Padilla acometiera la indispensable tarea de adecentar el juego político legal. Tal esperanza ha venido desvaneciéndose a partir que tal agrupación decidió en cambio, sumarse a la deplorable cultura de trampas, triquiñuelas, intrigas, puñaladas traperas, madrugones…, típica manera de actuar de la vieja oligarquía.

Abandonado tal cometido histórico, lo ha retomado en la medida de las posibilidades, un limitado grupo de juristas a quienes las circunstancias han colocado en puestos claves del aparato estatal, como la Sala de lo Constitucional, y se espera también, en la Fiscalía General y Corte de Cuentas, de la República.

En esta misma tónica se ha acatado la destitución del gerente jurídico de la CSJ, hijo de un diputado y prominente dirigente, ante las cada vez más evidentes muestras de nepotismo mostradas por la agrupación política que nos ocupa, práctica que en el pasado prometió este partido abolir, siendo tal una de las ofertas claves para agenciarse el apoyo popular del que aún goza y le promete, según sondeos independientes, victoria en primera vuelta, en la elección presidencial que cierne.

Es de esperar, que ya instalado en el poder este partido, recrudezca el enfrentamiento interestatal tendiente a neutralizar y de ser posible desbaratar orgánicamente, la labor emprendida por la Sala de lo Constitucional. Es que el camino elegido por el partido de Salomón Padilla, da a entender que esta agrupación confía más en jugar en la cancha oligarca de la política marrullera, sucia y subterránea; que en la cancha de ganarse la buena voluntad de las amplias masas mediante la transparencia de sus acciones, y de la consecuencia en el decir y el hacer.

Eso sí, en el terreno puramente económico, el fmln presenta las mejores cartas al electorado que desfallece en la pobreza y carestía: la iniciativa empresarial ALBA, diseñada como una inciativa de “servicio social”, con lo cual se da a entender que no es el ánimo de lucro lo que está en el objetivo de los impulsadores de tal proyecto, sino el ánimo de un cambio sustancial en el actual contexto historico, que el fundador de esa iniciativa (Hugo Chávez) tuvo a bien llamar “Socialismo del Siglo XXI”.

Esto quiere decir que nadie, absolutamente nadie, debería enriquecerse, ni siquiera devengar oneroso salario a cambio de su labor en el marco de tal iniciativa empresarial. Mucho menos, al cabo de cierto tiempo aparecer como propietario de alguna de esas empresas; lo cual únicamente puede ser garantizado mediante una absolutamente transparente administración, así como por la vía de la creación de leyes adecuadas que certifiquen una gestión empresarial acorde al principio ideológico que dio vida al grupo ALBA en El Salvador.

Es que en la base de la iniciativa empresarial ALBA está invertida absolutamente todas las pérdidas materiales y humanas, el sufrimiento y la sangre derramada por este pueblo en el conflicto armado que tocó a su fin con los Acuerdos de Paz, incluso la sangre de los más inocentes de los inocentes como son las víctimas de Mayo Sibrián (en tal caso contamos a Mayo entre las víctimas, pues la única explicación a lo actuado por él es la esquizofrenia paranoica).
Como dijo aquél: “esperaremos a ver qué pasa”

El finiquito de Quijano
Por su parte, hubo de referirse el presidente de la república a Arena, como “estructura de terrorismo y persecución, cibernéticos”, para que el salvadoreño pueda acceder a la noción del poder de presión psicológica de que hace gala este partido, entre otros, con el objetivo de someter a la Corte de Cuentas de la República, institución de cuyo fallo estaba dependiendo la inscripción de Norman Quijano, ante el Tribunal Supremo Electoral.
Bajo tales presiones el ente contralor no ha visto impedimento legal para extender un finiquito de carácter parcial a Norman Quijano a fin que no se diga que la institución contralora se interpone en la carrera que lleva éste, hacia la silla presidencial.

El que la Corte extienda tal finiquito no ha significado, sin embatgo se desvanezca una larga lista de reparos que esta misma entidad tiene abiertos referidos a ilícitos manejos administrativos durante la gestión de Quijano como jefe edilicio de la ciudad capital.

Los más experimentados observadores y analistas del acontecer son de la opinión, que Arena debería cambiar su candidato; empero los cerebros de esa agrupación opinan que a estas alturas de la carrera, tal cosa resultaría en un desastre anunciado.

La decisión de esas mentalidades se basa en el convencimiento de que el salvadoreño, a diferencia de electores de otras latitudes, se dirige más por el marketing aplicado a la campaña electoral, que por la voz de su conciencia, la defensa de sus propios intereses o el resultado de su propio análisis.

En esas otras latitudes el electorado ha alcanzado cierto grado de “conciencia para sí”, es decir, en cuanto a la mejor manera de defender sus propios intereses económicos, políticos y sociales; mientras que el nuestro se comporta como un vasto rebaño que a decir de Oswaldo Escobar Velado “… no sabe siquiera de donde viene el semen de sus vidas inmensamente amargas…”.

En efecto, la gran masa de indecisos que definen las elecciones en este país, suele decantarse, resultado de la embrutecedora propaganda electoral, hacia quienes les conducirán al matadero.
En el remoto caso que Quijano gane las elecciones, los reparos pendientes en su contra al interior de la Corte de Cuentas, entonces, le convertirán en un presidente dotado de alas de cucaracha.

El único camino al partido Arena, en el hipotético caso de Quijano presidente, será como en los viejos tiempos duplicar o triplicar su capacidad de presión psicológica, con la esperanza que la institucionalidad del Estado mantenga aún su consistencia de blanda arcilla que la vieja oligarquía modela a su entera voluntad. Tal voluntad sería obligar a la Corte de Cuentas y a la Sala de lo Constitucional, a olvidarse de Norman Quijano.
Volvemos a lo de aquél: “… esperemos a ver qué pasa…”

Antonio Saca, la tercera vía
Antonio Saca pasará a la historia como el árabe que después de Schafick Handal tuvo la habilidad de atraer al alpiste de la palma de su mano, a los despistados gorriones de toda una corriente política de este país.

En tal azaña, podría Saca superar a Handal puesto que no solo ha logrado aglutinar en torno suyo a antiguos miembros y aliados subordinados del COENA, sino además, atraer a ese mismo redil a prominentes figuras de la ex insurgencia como Joaquín Villalobos, Ana G Matínez; y agenciarse la coquetería de otros como Dagoberto Gutierrez y Félix Ulloa hijo.
¡Cosas veredes Sancho amigo!

Se rumora cada vez más en voz alta que incluso Mauricio Funes y amigos, ya han decidido abandonar la nave efemelenista, para, en el momento oportuno subir a bordo de la de Antonio Saca y compañía.

Estamos ante fenómenos post Unión soviética: desaparece la frontera entre izquierda y derecha; la única diferencia entre la antigua y la nueva derecha es el color de sus chaquetas; no los dirigidos, sino los dirigentes revolucionarios fueron absorbidos por el sistema que antes combatían; el pueblo pobre, humilde, honrado y trabajador vuelve, como el maldito Sísifo a quedar completamente sólo al pie de la montaña, irredento, con su carga de muertos, desquiciados y mutilados producto de la guerra. Vuelve el pueblo pobre a su condición de rebaño de mansas ovejitas a merced de los lobos de la política y la delincuencia…

Terror de los enfermos, el compañero de fórmula
El por mucho tiempo esperado compañero de fórmula de Antonio Saca, Francisco Laínez, es un típico miembro de la gran empresa cuyo capital medra y crece en las fronteras de la ilicitud y la indecencia.

Prominente miembro es Laínez del poderoso grupo oligárquico monopolizador de la producción e importación de medicamentos. El capital de este grupo creció a ritmo vertiginoso gracias a que sucesivos gobiernos le concedieron el poder de controlar el precio de las medicinas producidas por ellos y de las importadas.

El poder absoluto de este grupo agremiado bajo las siglas INQUIFAR, tocó a su fin con el gobierno Funes-fmln mediante la promulgación de una ley que traslada la regulación de los referidos precios a manos de la Dirección General de Medicamentos, entidad creada para tal efecto.

Durante estuvo ese control en manos de INQUIFAR, adquirió El Salvador la dudosa fama de el país de los medicamentos más caros del mundo, a pesar que su masa poblacional pertenece a las de menos poder adquisitivo en ese mismo contexto.
No es de dudar que durante el gremio de Pancho Laínez requirió precios más altos que en EEUU, Europa y América Latina por los mismos medicamentos, decenas de miles de salvadoreños murieron por falta de acceso a los mismos.
Hay que decir que la Dirección General recién creada, aún no ha logrado colocar los precios referidos
en armonía con el contexto centroamericano, debido a la poderosa oposición de INQUIFAR, que aún cuenta con dicho monopolio.
Importantes razones ostenta pues, Francisco Laínez para embarcarse en otro intento más de los anteriormente hechos, con rumbo al Poder Ejecutivo. Una de esas razones cae por su peso: dar marcha atrás a la Ley de Medicamentos, y recuperar el poder perdido de absoluta voluntad sobre el precio de las medicinas que necesitan para apuntalar su crónicamente quebrantada salud, los hermanos de Roque Dalton.

He ahí, el terror de los enfermos en El Salvador, y otras más de las principales piezas sobre ese tablero…

Urías Elazr


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


oktober 2013
M T O T F L S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

%d bloggare gillar detta: