01
Jan
14

Año nuevo: la muerte al volante

La erupción del Chaparrastique fue el más comentado tema alrededor de la exhuberante mesa de fin de año de la clase dirigente salvadoreña. Por supuesto más preocupados en las consecuencias sobre los hatos ganaderos y extensos cafetales, que por cualquier otra cosa.

Entre abrazos, orgasmos de champaña, brindis, platos y bocadillos únicamente comparables a los que sirven a los diputados los mejores hoteles del país; inspirados por el etílico vaho de la sangre de Cristo y alguna que otra raya de la nieve de Los Andes, llegaron algunos políticos, banqueros y altos empresarios, incluso a sugerir, se enviara un saludo esperanzador a los cientos de humildes pobladores hacinados en los albergues para danmificados. A medida que tomaba posesión del ambiente el coro dionisíaco, sin embargo, tal proposición cayó en el olvido.

La paradoja estriba en la mera tradición, en línea con el razonamiento darwiniano-marxista consistente en desear al prójimo un nuevo año mejor que el anterior. En este país, sin embargo, la cosa parece ir al revés. Para muestra un botón.

Solamente entre el 23 y el 25 de diciembre fueron registrados, entre los más pobres de los pobres, 15 muertes violentas en este país; once de ellas por atropello de auto. Es decir, cuando las pandillas aflojan su ímpetu homicida en perjuicio del pueblo humilde, inmediatamente les toman el relevo los conductores de vehículos automotores.

Las autoridades competentes y los medios masivos tienden a depositar la culpabilidad en las víctimas, quienes mal aconsejados por la imprudencia, dicen, prefieren atravesar la calle directamente, antes que utilizar pasarelas.

Las pasarelas que construye el Ministerio de Obras en este país, instaladas sin ton ni son, sin algún estudio previo, constituyen todo un reto para atletas de largo aliento, pues hay que escalar tantas gradas como tiene la pirámide de Tikal o la pirámide de Tazumal, y en cuya cúspide invariablemente espera al transeunte un grupo pandillero en connivencia con la PNC.

En otras palabras tal entuerto sugiere que en El Salvador únicamente los atletas de largo aliento tienen derecho a utilizar las pasarelas para cruzar las cada vez más peligrosas autovías. Es decir, ancianos, descapacitados, enfermos y niños carentes de la energía requerida para escalar esos altos pasadizos, carecen además del derecho a pasar al otro lado de la calle sin pagar tributo a la pandilla que espera allá arriba; o sin exponerse a morir como sapo, por la acción de quienes al volante de un automotor, debido a tanta secuencia fílmica que inunda sus cerebros de ratones, se ven así mismos conduciendo un carro de combate.

¿Propuesta concreta?

Aunque por el momento parece imposible se evite que en tales lugares cobren peaje los pandilleros aliados de la PNC; para la gente débil, enferma, descapacitada; para los niños y gentes de la tercera edad es preferible que las pasarelas se construyan bajo la vía a cruzar (subterráneas y sin gradas).
No obstante, aunque el país entero se llene de pasarelas adecuadas, la mejor solución, la más humana, será obligar por medio de semáforos y cruces peatonales, a los automovilistas, detenerse y dar paso a los transeuntes. Aún más. Así como un día se trabajó para humanizar el conflicto armado, necesario es hoy, que el gobierno se de a la tarea de humanizar a tanto potencial asesino sentado detrás de un volante.

Otro son las medidas que lleven a restringir el derecho a conducir vehículos a personas inestables psicológicamente; irresponsables, carentes de toda idea en cuanto al respeto a la vida de sus semejantes.

Tales medidas suponen comenzar por depurar las autoridades de Tránsito plagadas de quienes durante décadas y décadas se han enriquecido por medio de vender licencias para conducir sin mayores requisitos. ¿Otra misión imposible? Así parece; pero como dijo Mao Txé Dong: “el destino del pueblo humilde es no cesar de luchar. Ir de derrota en derrota, de fracaso en fracaso hasta la victoria final”.

¡Oligarcas de todos los países! ¡Arrepentíos!

Matla Xochitl


0 Responses to “Año nuevo: la muerte al volante”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


januari 2014
M T O T F L S
« Dec   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

%d bloggare gillar detta: