09
Feb
14

El encuentro literario

Debió ser porque era un encuentro de viejos, dos lindas jóvenes que se hicieron presentes, nacidas en el altiplano, robaron el corazón de los asistentes.

Clausuraron el acto dos mensajeros de Farabundo, no para pedir el voto de los ahí presentes, sino para exponer las razones del porqué consideran ellos que la tendencia histórica está a favor de un triunfo electoral de su partido, y para dar a entender que esta vez no se repetirá la amarga experiencia que los revolucionarios, una vez llegados al poder y ante el deslumbrante acceso a las arca del Estado, se ven invadidos de cierta poderosa amnesia que les hace olvidar las razones que les llevaron a ese poder.

Hubieron dramáticos adioses. El de el venerable Orlando Cáliz, bajo el acoso del Alzheimer, se tornó en un quizas. “Si es que esta maldición no me da un chance más”, exclamó.

El adiós de Ricardo Jaime fue un poco más definitivo. “Me jubilo” dijo refiriéndose a la parte organizativa de tales encuentros, visiblemente cansado de clamar en el desierto.

Por fortuna el de las chicas del altiplano, quienes se marcharon a medio acto fue un “nos vamos, hoy; pero volveremos”.

El encuentro fue abierto por Güicho, quien mostró gran versatilidad en la ejecución de varios instrumentos musicales, y se reveló como inmejorable intérprete de las canciones de Silvio Rodríguez.

Con paso Cansino se aproximó al estrado Orlando Cáliz, visiblemente emocionado para abordar el tema “Vida y obra de Simón Bolivar”. A pesar del notorio asedio del mal que le aqueja, haciendo uso de su poderosa oratoria y su inmenso acervo, pudo con la frente en alto, poner un digno punto final a su ponencia, anunciando el próximo envío a imprenta de la más reciente de sus obras, en donde retoma el tema, el pensamiento y el histórico que hacer de Simón Bolivar.

Llegó el turno de Guillermo Aguilar quien persistió una vez más en un género por él creado, emparentado con cierto impresionismo teatral. En éste, a ritmo de cumbia, mediante desaforada mímica, y provocadores versos de cosecha propia que lanza al público entre gritos estridentes, intenta el despertar de las conciencias adormiladas. Hay quienes opinan que se trata de un género artístico no apto para cardíacos ni para menores.

Tomó después el estrado Lobo Pardo. Se declaró acólito de Orlando Cáliz y cantó la:

Canción desamparada

I
Construyen,
una suerte de hombres,
sobre el hambre de la gente humilde,
la nave cósmica
en que escaparán al infinito.
Dicen
digitalizada
es
corregida;
diligentemente multiplicada;
la última versión
del Arca de Noé.

Hay en la familia de las arañas
una suerte de hembras
que en preñadas
ni en las hojas
ni en los huecos de los árboles
depositan los huevecillos.

La suya simiente,
no desprovistas talvez
de algún sentido de ternura,
incuban en la profundidad
de su propio vientre.

Nacen ahí docenas
voraces de criaturas.

Al insuflo de vida
toman como alimento primero
el tibio útero materno.
Devoran ahí hasta el último intersticio,
hasta el último recoveco,
Se fugan hacia el mundo
después
dejando tras de sí
un despojo inmundo;
un esqueleto reseco

II
¿Acaso perteneces
a las arácnidas infaustas
madre Tierra nuestra?

Hay hombres que reniegan
de tu pálpito profundo.
Agita su espada siniestra
el nefando ángel de la muerte.
Azuza la aridez
de tu útero fecundo.
Han trastocado a gris
los arrecifes coralinos.
Asfixian mil basuras
el lecho sub marino.

Devoran tus hijos
hasta el último intersticio de tu vientre,
porque piensan de tí
una mala madre.
No les diste todo
lo que de tí,
ellos esperaban.
No había suficiente mineral
en tus entrañas.
Petróleo bastante no había.
Suprimen de tí
el hálito de vida,
dicen,
porque han vislumbrado
un planeta gemelo
que esperan alcanzar
a la velocidad de la luz
más allá del ancho cielo.

Miente!
dicen,
de Yuri Gagarín
al decir
que desde la altura divina
te ves como una joya
verdiazul
acuática
primorosamente esmeraldina.
De ese mismo ángulo
te han visto ellos,
cenicienta,
envuelta
en un ropaje mohino
de niña desnutrida,
macilenta.

III
En aquella hora temprana
susurraba tímido el fogón
bajo el caldero.
Tiritaban humildes
velando la noche;
sosegados los candiles
que alumbraban tu estancia.
Pero el hombre que es hijo del fuego
la codicia, la inconstancia,
desentrañó el carbón
el alquitrán
la fragua de Vulcano.
Se dió a competir con los volcanes
infestando de hollín
el que era límpido
humor de los arcanos.

IV
Llegará el aciago día
que la atmósfera
sucumba desgarrada
al ácido vaho
de las fábricas;
al estridente flato
de las naves espaciales.
Se borrará así
la respetada frontera
de las nubes.
Entonces,
a donde irá
la inmensidad de tus océanos?
A donde
el verdor de tus montañas luego?
Surgirá del fondo
tu alma de piedra y fuego.

Efímera y fugaz
resultó tu historia de cosmogonías.
Marchita tu glauco reflejo.
Dolorosa y tenaz
en las manos del hombre
resulta tu agonía.

Lobo Pardo


5 Responses to “El encuentro literario”


  1. februari 10, 2014 kl. 6:06 e m

    Saludos de tu amigo Beto

    Siempre me recuerdo de nuestra amistad, que la distancia,las circunstancias y la voragine de la vida nos ha obligado a esta separacion.

    Por fortuna se invento la internet que nos permite alguna comunicacion.

    Te envio un poema sencillo salido de lo mas hondo del corazon para saber si hay posibilidad de publicarlo.

  2. februari 10, 2014 kl. 6:11 e m

    El Salvador. La suerte está echada

    Jaime Mejía

  3. februari 10, 2014 kl. 6:18 e m

    Gracia por tan interesante lectura. Producen ustedes buena literatura. Mi pregunta es si hay entre ustedes compañeras escritoras? Tengo una querid amaiga que va a publicar en Latinoamerica un compendio de poetas y otros textos. Se trata de un concurso y se va a conceder un estipendio. Si se enteran ustedes de compas escritoras que existan en su medio, podrian preguntarles si están interesadas en publicar. Yo me encargaría de hacer los contactos
    Un saludo!

    Victoria Martínez Cubas

    • februari 10, 2014 kl. 6:21 e m

      Gracias Victoria!
      En nuestra mesa de redacción participa una compa mexicano-salvadoreña) Matla Xochitl, pero ella sólo se interesa por el comentario político y no de forma sistemática. De todos modos consultaremos con ella y en nuestro medio trataremos de apoyqr tu inquietud.

      Mesa de redacción La Columna Vertebral


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


februari 2014
M T O T F L S
« Jan   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

%d bloggare gillar detta: