03
Aug
14

El ciclo

En aquel tiempo, cuando los dioses culminaron las estructuras oligopólicas, tomaron cuerpo océanos finacieros en donde los peces que habitan ahí son mujeres y hombres.

A fin de prosperar desataron los oligopolios el conflicto bélico. Las guerras necesitan liquidez en su cometido. El mercado inmobiliario, motor de la economía, se mostraba sin embargo, estancado. Había exceso de viviendas en un medio que carecía de poder adquisitivo.

Echaron entonces los dioses al océano, anzuelos cebados de infalible carnada: hipotecas de bajo costo y bajada general de los tipos de interés.
Nunca hubo excepciónes en aquella regla de oro: había que incentivar el consumo; el crédito!

”De alto riesgo” signó la nomenclatura, por estar orientadas a clientes de limitada capacidad de pago. Estos presentan el común denominador de, en el momento menos pensado, incumplir los términos contractuados.

Los peces que medran en ese océano, reacios a las experiencias, ávidos de un techo seguro mordieron el anzuelo, aceptaron taimadas cláusulas ofrecidas por los habitantes del Olimpo.
Tenía, Pedro Martínez, dos empleos en el sueño. En un restaurante trabajaba de mesero, en otro de cocinero. Para qué quería más si en un mes en Estados Unidos ganaba lo que en El Salvador en un año?

No había desmedida en la ambición de Martínez.

Explicó al enviado de los dioses que sólo anhelaba un apartamento sencillo de acuerdo a sus ingresos. El delegado inmobiliario ungido con el don de la paciencia, se tomó el tiempo necesario para demostrar a su interlocutor que sus cualidades personales le dotaban para adquirir, no un sencillo apartamento, sino una verdadera mansión. Que triplicase o cuadruplicase el valor de un apartamento no era ningún obstáculo para el genio que habita el interior de la lámpara del sueño americano.

Innumerables hombres y mujeres amortizaban a hipotecas de alto riesgo toda la liquidez que para ellos era posible.

La guerra se prolongó más allá de lo que era prudente. Los olímpicos se vieron en la necesidad de un mayor y más urgente volumen de divisas. Tal se genera únicamente por la vía de exigir mayor rendimiento, a todo tipo de hipotecas; a todo género de préstamos.

Entonces dijeron ellos: –necesario es elevar los tipos unos cuantos grados porcentuales! –Así lo hicieron.

Alzada de ese modo la renta general, toda suerte de obligaciones arrojó mayor liquidez al sistema; con la excepción de las hipotecas de alto riesgo, dada la limitada capacidad de pago de sus abonantes.

Pedro Martínez recibió de la financiera, la primera notificación que los intereses aumentaban substancialmente. Inmediatamente vió rebasada su capacidad de pago.

¡Lo de él no era deseo! ¡Ya vivía el sueño americano! ¿Acaso en su casa, no habían, al crédito, todas las comodidades posibles?: televisor pantalla gigante y plana en la sala de estar y en cada dormitorio; banda ancha, quemador DVD, consola de videojuegos, consola de sonido, hemeroteca musical y fílmica (tan vasta omo la hemeroteca municipal, aunque insustancial y caótica), muebles de cuero en la sala, muebles de mimbre bajo techo en el jardín; un pick up de trabajo y una camioneta todoterreno en el garage…

Se hace llamar ”el salvatrucho”, Pedro Martínez, porque no se deja majear ni siquiera por las financieras. En su plan de defensa adoptó el método de retrasar un mes la amortización. Le parecía muy buena la maniobra de, en dos meses juntar el pago de un mes. Al cabo del segundo trimestre se vió obligado a retrasar tal pago dos meses. La táctica de atrasos le había conducido a la duplicación de intereses, además al pago de recargo y del coste de la notificación.
Antes que la acumulación de mayores intereses y mayores recargos le obligasen a retrasar las amortizaciones por tres meses, ideó el salvatrucho retrasar un mes otros pagos pesados. Comenzó por lo correspondiente a lo que consideraba menos vital: los muebles de jardín.

Semejante a un caballo salvaje, para que active el incentivo hay que sujetar firmemente las riendas a la guerra.
Volvíase caótica, sin embargo la conflagración. Habían signos dando a entender que los dioses perdían la perspectiva. Ninguno de ellos daba muestras de saber cuál era el objetivo estratégico. ¿Cuál habría de ser el exacto momento de cantar victoria e invocar la paz?. En consecuencia se volvió necesaria una mayor liquidez; los tipos de interés vovieron a subir.

Obligó la coyuntura a Pedro Martínez, ir más allá del retraso a la suspensión de pagos. Un par de meses bastaron para que ulteriormente trascendiera de la suspensión al embargo. El tiempo que necesitó para poner en orden todos sus asuntos, le obligó a abandonar uno de sus dos empleos.

Desató toda su fuerza el económico vendaval.
Se volvió taciturno, huraño, desconfiado, irasciblemente nihilista, Pedro Martínez.

Mas no todo fue desengaño en aquel sueño. El mismo agente que le atendía, ayudó al embargado a encontrar un cuartucho, insalubre pero barato, no muy lejos de su lugar de trabajo; ayudándole además sin costo alguno, a trasladar las escasas pertenencias que conservó, a su nueva vivienda.

En pocos meses todas las residencias embargadas por el sistema fueron restauradas y puestas de nuevo a la venta. Precios muy atractivos para gentes de limitada capacidad de pago; a muy bajos intereses.

El agente inmobiliario volvió a visitar a Pedro a fin de proponer un nuevo crédito. Este se quejó diciendo: –pasé quince años de mi vida trabajando para enriquecer a la finaciera! ¡He terminado en la ruina!

Replicó el enviado de los dioses: –desde tiempos inmemoriales, la economía se comporta de la misma manera: al alto período de vacas gordas, sucede el bajo período de vacas flacas. Todos lo acontecido se resume en el cierre de uno, a la vez que el inicio de otro ciclo natural del mercado.

Tú, Pedro Martínez! Eres joven! Eres parte del sueño! Debes intentarlo de nuevo! Vamos! No te dejes vencer!

Lobo Pardo


0 Responses to “El ciclo”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


augusti 2014
M T O T F L S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

%d bloggare gillar detta: