07
Sep
14

Presunción de culpabilidad

Paco Flores y la miseria en El Salvador

El día que se entregó el expresidente Francisco Flores a la justicia salvadoreña, señaló el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en un comunicado que el nuestro, es el país del mundo con mayor tasa de homicidios en perjuicio de niñas, niños y adolescentes. 27 homicidios por 100,000 habitantes. Esto quiere decir que El Salvador es el país del planeta más peligroso para la niñez y la adolescencia.

Hay una relación directa entre la miseria material y la miseria espiritual en el fenómeno humano.

A estas alturas de nuestra historia no se puede negar la relación directa que hay entre el constante robo y despilfarro de los dineros públicos que la mayoría de funcionarios llevan a cabo desde que El Salvador es Estado, y la miseria material y moral en que viven las grandes mayorías de nuestro país.

En efecto el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, advierte sobre el colosal drama que significa que más de la mitad de la población salvadoreña vive hoy entre la pobreza y la pobreza extrema.

Reparemos acá que era voluntad de los donantes que los fondos desviados por Francisco Flores fuesen utilizados para combatir la pobreza.

¿Cuántas escuelas hubiesen sido rescatadas de las ruinas? ¿Cuántos hospitales hubiesen sido abastecidos de medicinas? ¿No se hubiese rescatado la Universidad nacional del déficit presupuestario? ¿No se hubiese evitado la ruina económica de los afectados por ciclones y terremotos si el dinero desviado por Francisco Flores se hubiese utilizado tal y para lo que estaba destinado.

Si fuésemos capaces de calcular el monto de lo robado por funcionarios públicos desde la época de Regalado Dueñas quien robó las tierras egidales a los pueblos indígenas, ¿no resultarían montañas y montañas de dinero que hubiesen servido para erradicar la pobreza, el analfabestismo, el desempleo, el deterioro ambiental, en este país para siempre?

No hay duda que los funcionarios que desvían y roban fondos del Estado, son la peor especie de delincuentes, puesto que son los responsables que la sociedad salvadoreña esté siendo cotidianamente atormentada por todo tipo de desgracias derivadas de la pobreza, mientras que los causantes de tales desgracias viven como reyes en el colmo de la impunidad y la arrogancia, mostrando total desprecio por el pueblo y las leyes.

Y resulta que los salvadoreños perderíamos ante el mundo calidad humana si permitimos que esta miserable situación a que nos obligan los políticos corruptos, continúe por tiempo indefinido. Alrededor del caso Paco Flores el pueblo salvadoreño está obligado a una lucha histórica a fin de que los dineros desaparecidos sean íntegramente restituidos al Estado; que el malhechor no quede impune; que salgan a la luz los cómplices y sean así mismo juzgados y castigados. Y lo más importante de todo, esta coyuntura debería de servirnos para poner paro de una vez y para siempre a la impunidad de la corrupción política.

A esta causa, todo salvadoreño honrado tiene algo que aportar.
Los diputados con suficiente dignidad y conciencia (probablemente los hay), deberían estar estudiando paso a paso las actuaciones y vicisitudes del caso Paco Flores, con el propósito de diseñar y promover leyes adecuadas que coloquen un definitivo cerco alrededor de la impunidad tendiente al fín último de erradicar la ausencia de investigación, juicio y castigo ante la corrupción política.

Los magistrados de la Corte Suprema con suficiente dignidad y civismo deberían estar pensando igualmente en promover procedimientos judiciales que impidan que casos como éste sean depositados en manos de jueces como Levis Italmir Orellana quien goza de merecida fama de ser gran entusiasta a la impunidad de delincuentes de cuello blanco. Promover procedimientos que en casos como éste en que existe estrecho vínculo entre el Fiscal General y el imputado, se imponga un sustituto temporal al máximo acusador del Estado.

Los organismos de inteligencia policial y estatal, la sección de la Fiscalía General encargada de delitos financieros deberían de estar entregados a investigar si los siete meses que el sospechoso se ha mantenido desaparecido y prófugo, los ha ocupado para borrar evidencias: transferir cuentas bancarias y bienes a familiares y testaferros; recurrir al auxilio de paraísos fiscales.

No es que pretendemos colocar de antemano al imputado en calidad de culpable; pero es que lo actuado por él, primero admitiendo recepción y manejo de los fondos en cuestión, y luego burlando la justicia, en lugar de ocuparse de demostrar su presunta inocencia, es todo un precedente para que en el marco de leyes penales de El Salvador sea creada, para este tipo de actuaciones la figura de “presunción de culpabilidad”. Ninguna otra persona ha contribuido más que el propio sospechoso, para que la opinión pública preasuma su culpa.

El sentido común aconseja que seguramente Flores ha utilizado el tiempo de clandestinidad, entre otras cosas, a intensas negociaciones con sus cómplices con el propósito de concertar una salida aceptable para todos; a intensas sesiones con su equipo de abogados, a fin de trazar la estrategia a seguir y a mover toda la influencia de que son capaces para que el caso quede definitivamente en manos de un juez con fama de hombre de paja ante delincuentes poderosos.

Al parecer la estrategia de la defensa va por buen camino, pues el juez del caso, ya ha enviado al sospechoso a los refinados manjares de su lujoso palacete, cuando según vox pópuli, debería estar comiendo yoyos en alguna bartolina policial, a la par de los que robaron algo de comer para poder llevar un mendrugo de pan a la boca de sus hijos.

Una de las coartadas insinuadas por Flores es que probablemente los fondos en cuestión no se utilizaron para lo que debían, pero no fueron a parar a su bolsillo sino a las cajas del Centro de Estudios Políticos de ARENA. Esto parece demostrarse con la pista seguida a esos fondos que desembocan, mediante transacciones bancarias internacionales, en la cuenta de dicho Centro. Y con la supuesta desaparición de páginas enteras del libro contable de ese Centro, respecto de hechos y fechas claves.

Hay quien postula que la entrega de Flores es un acto premeditado del partido ARENA como medida de limpieza de rostro de cara a las elecciones en ciernes. Y sin embargo, de atender la coartada sugerida por Flores, todo apuntaría a que la pretendida limpieza de rostro tendrá consecuencias impredecibles para el partido de Dabuisson, pues Según ciertas filtraciones, a su interior están prefigurándose dos conformaciones. Los partidarios de desligarse totalmente de Paco Flores, y los partidarios de defenderlo hasta las últimas consecuencias.

Pablo Perz


0 Responses to “Presunción de culpabilidad”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


september 2014
M T O T F L S
« Aug   Okt »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

%d bloggare gillar detta: