05
Jan
15

Socialismo y gran canal

El concepto Socialismo Científico formulado hace dos siglos por Carlos Marx, es uno de los más importantes puntos de referencia para el ser humano a través de los tiempos. Categorías filosóficas como éstas juegan el papel de faros, para que hombres y mujeres no extravíen camino en su largo y nebuloso devenir hacia el futuro.

Y sin embargo hoy por hoy, consecuencia del derrumbe de la URSS con todas sus globales repercusiones, el concepto Socialismo, en boca de los revolucionarios de ayer hoy reconvertidos a oligarcas y a políticos tradicionales, se ha vuelto una frase sin sentido, utilizada únicamente con fines demagógicos.

Si preguntásemos, por ejemplo, al gobernante nicaragüense Daniel Ortega, de qué signo es su gobierno y hacia dónde se encamina su gestión, respondería seguramente: socialista! Hacia el socialismo!
El socialismo supone un gobierno del pueblo para el pueblo, y debería ostentar como signo, la transparencia administrativa del gobierno y el Estado.

El gobierno de Ortega no obstante, se muestra poco o nada transparente en muchos aspectos de su labor. El pueblo rumora que se debe a ésto que la familia del mandatario nicaragüense es propietaria a estas alturas de la historia del sandinismo, de una de las fortunas más cuantiosas de Nicaragua.

Al parecer, mucho menos transparencia habría que esperar hoy que el Estado nicaragüense, bajo la férula de Ortega, tiene entre manos el más grande negocio de su historia, cuya inversión inicial asciende a unos $50,000 millones, cinco veces el actual PBI de este país. Estamos hablando de la apertura del más grande canal interoceánico del mundo que unirá por otro punto más los océanos Atlántico y Pacífico, y tendrá unas tres veces más capacidad que el canal de Panamá. De ahí en adelante ya no serán siete, sino ocho las maravillas del mundo moderno.

El contrato ha sido concedido a la creada exprofeso para la construcción del canal, empresa china HK Nicaragua Group, (propiedad del magnate Wang Jing).

El megaproyecto se sitúa, no obstante, en el marco de grandes controversias y protestas populares, dado los múltiples impactos que se prevén. Aparte de los impactos económico, social y político, lo más grave que se advierte es el impacto medioambiental. Será removida por el hombre la mayor cantidad de suelo y subsuelo en la historia de la humanidad.

Serán devastados innumerables hábitats de especies vegetales y animales terrestres, lacustres; marinos; igual que hábitats de seres humanos, como nunca antes en la historia de Centroamérica.

El gobierno nicaragüense ha decidido adentrarse, a pesar de todo, por la senda del realismo mágico. Ofrece a los 30, 000 campesinos, aborígenes y montañeses afectados, la compra o en su defecto, confiscación de las tierras a utilizar, y una compensación de 10 gallinas y un gallo a cada uno de ellos.

A la gigantesca obra se oponen pues, diversidad de agrupaciones ecologistas; humanitarias; decenas de miles de pobladores. También se oponen centenares de antiguos militantes sandinistas, hoy contrapuestos al gobierno.

Pero la tentación es demasiada para Daniel Ortega. Se le presenta la oportunidad de pasar a la historia por la obra de un faraón. Su personalidad tendiente a lo heróico y grandioso abona mucho hacia ese objetivo. A pesar de la mucha oposición de múltiples sectores al colosal proyecto, hay demasiadas muestras que el gobierno nicaragüense ha decidido, igual que Hernán Cortés, “quemar sus propias naves”, para garantizar que no haya vuelta atrás.

El lugar y la hora oficial de las ceremonias de inauguración de las obras físicas se mantuvieron en secreto, por el binomio Ortega – Wang Jing, hasta inmediatamente después de haberse celebrado. Ésto, con el propósito de evadir las protestas populares.

Las concesiones que el gobierno sandinista viene haciendo al magnate chino desde 2013, no se diferencian en absoluto de las que hubiese hecho Anastasio Somoza a cualquier capitalista si esta obra se hubiese dado en el marco de su dictadura:
Se entrega en concesión por 50 años, prorrogables a 100 a HK Nicaragua Group, los terrenos requeridos para la construcción del canal y la administración del mismo, una vez entre en funcionamiento. Se permite a Wang Jing expropiar tierras, contratar y crear empresas que podrán operar sin ninguna obligación de inscribirse con fines comerciales o fiscales. También obligan a Nicaragua, esas concesiones, a responder con sus reservas internacionales y a renunciar a la inmunidad soberana en caso de conflicto.

A este tipo de políticas, en los años de lucha revolucionaria se llamó “entreguismo”, y a sus propiciadores, “vendepatrias”.

A favor de la feliz culminación de ese gran proyecto cuenta que, el canal de Panamá actualmente en fase de ampliación, se volvió obsoleto hasta la incapacidad de dar paso a los mayores buques mercantes de la época contemporánea; y los grandes mercados del mundo necesitan otra vía alternativa.

Además, la zona canalera de Nicaragua, está pensada como un moderno polo de desarrollo económico, de manera tal que la economía de este país se volvería la de mayor pujanza en la región.

Volviendo a la temática socialista, a la par del impacto medioambiental, se sitúa el impacto moral y político que causa el ya echado andar colosal proyecto, en la clase gobernante de Nicaragua.

Se dice que prominentes miembros del gobierno de ese país, sobre la base de información privilegiada se adelantaron a adquirir a bajo precio muchas tierras afectadas por la obra, para luego venderlas al magnate chino Wang Jing, a un precio muy superior.

El concepto Socialismo no implica el enriquecimiento de los gobernantes, sino que implica una equitativa distribución de los beneficios generados por la actividad económica nacional, preferentemente a favor de los más pobres. Los abanderados del socialismo en Centroamérica, los antiguos comandantes de la guerra revolucionaria, ahora en el gobierno, han dejado de pertenecer a las clases populares. Pertenecen hoy de la clase media alta hacia arriba.

La nación nicaragüense se apresta a un gigantesco sacrificio medioambiental y humano. Si este colosal sacrificio únicamente sirve para enriquecer aún más a la clase gobernante y aporta poco o nada a la equidad socio económica de las grandes masas de ese país, entonces el concepto Socialismo, habrá sido vilipendiado una vez más, por quienes lo enarbolaron como bandera para llegar al poder.

Pablo Perz


Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


januari 2015
M T O T F L S
« Dec   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

%d bloggare gillar detta: