07
Mar
15

Dos piezas de Lobo Pardo en el Día internacional de la mujer

I
Rufina Amaya ha muerto! Viva Rufina Amaya!

Lloré cuando recibí la noticia que Rufina Amaya había dejado este mundo.
Luego comprendí que no lloraba por ella, sino por mí. Ya descansaba en paz; mas bien había que dar a conformidad que dejara atrás y para siempre la ingrata aventura que fue para ella la existencia bajo la fusta de el Estado salvadoreño. Yo lloraba porque Rufina era para mí árbol inmenso que protegía a mi pueblo de monstruos que actúan en nombre del Estado. Ese árbol ya no está ahí para acogerme entre sus ramas.

Si algún día Rufina se hubiese dejado llevar por la soberbia, con razón hubiese gritado: ”el pueblo soy yó”, porque ella no era de izquierdas ni derechas, ni de un bando ni de otro. Tan pobre como era, la búsqueda diaria del pan no le concedía tiempo para la reflexión política o filosófica. Como los habitantes del Mozote era ella la inocencia personificada. Por eso, esos humildes campesinos no creyeron cuando los militares mandaron a decir que llegarían a matarlos a todos.

”El que nada debe, nada teme”, dijeron, y se confiaron a Dios. ”Cómo va Dios todopoderoso, y justo, a permitir que se mate a más de mil de sus hijos sin que deban nada…?”… ”Acaso los soldados no son soldados de la patria nuestra…? Acaso nosotros no somos todos hijos de esa misma patria…?”, volvieron a preguntarse, a darse ellos mismos la respuesta y se echaron a dormir, confiados; pues ni ellos eran guerrilleros, y tanto soldados como los insurgentes eran sus hermanos.

No tomaron en cuenta los habitantes del Mozote que antes de una operación de ese tipo, por consejo de Henry Kyssinger, dan de beber a los soldados, los jefes, las mismas anfetaminas que Adolfo Hitler bebía él y hacía beber a sus huestes. Ante el llanto y las súplicas de compasión de mujeres y niños del Mozote, aún más se enardecían los soldados salvadoreños en su orgía sangrienta; no se detuvieron hasta arrancar el ultimo hálito de vida, a machetazos y balazos, a los pobladores de ese cantón del departamento de Morazán, que eran más de mil.

Sólo Rufina pudo escapar. Después que la habían separado de sus tres pequeños, cuando los soldados le arrebataron a la crío que aún amamantaban sus pechos, perdió la inocencia; como los guerrilleros, se camufló entre el follaje, se hizo invisible, alcanzó a saltos, a rastras más allá del cerco, y a pesar del hambre y la sed que laceraban sus entrañas, avanzó con paciencia y decisión hacia su propio objetivo de atestiguar al mundo lo que ahí había allí ocurrido.

El Mozote fue uno de los tantos acontecimientos similares, con que el gobierno pretendió hacer desistir a los pobres, de aspirar a una más justa distribución de la renta, en el camino hacia erradicar la miseria económica y social que les ahoga.

Los soldados que actuaron en el Mozote y llevaron las masacres a lo largo y ancho del país, tuvieron castigo mucho antes que falleciera Rufina Amaya. Se llenaban de temor ante el ayer; les torturaba la idea del mañana; les asustaban las voces de la gente; les angustiaba el sueño, y la vigilia se les hacía insoportable. Perdieron la capacidad de combatir como soldados, les invadía el pánico al fragor del combate; de ahí en adelante sólo pudieron actuar como asesinos de seres indefensos. Unos terminaron enclaustrados para siempre en las celdas de los hospitales psiquiátricos, otros envejecen implorando por las calles, una limosna por el amor de Dios. Los jefes de tales soldados, de militares se convirtieron en jefes mafiosos… Ninguno de ellos será capaz de recuperar la paz del espíritu, jamás y para siempre…Tendrá que cumplirse en ellos diariamente inevitable sentencia: ”el que a hierro mata, a hierro muere”… En ellos no es el cuerpo, sino el alma lo que muere cada día…

El día que supe la noticia de la muerte de Rufina Amaya, un pájaro llegó hasta mi ventana, gorjeó alegremente y voló hacia el azul infinito. Yo lloré por minutos interminables, y al cabo de cierto tiempo me dí cuenta que no lloraba por ella, sino por mí, que me quedaba huérfano una vez más, ante el régimen y sus soldados.

II
Resumen de mujer

Toma forma en tu gracia
el resumen de todas las mujeres de mi patria.
Hay en tí las mujeres de maíz
que amamantaron el árbol de la raza.
Sus ramas,
su tronco
Y la misma raíz.
Y la soberanía de las mujeres de cobre.
Las que fueron receptáculo
de la sangre y el sudor;
de las lágrimas del minero pobre.
Aquellas que patria propia levantaron.
matriarcal y de extraños quereres
y con su género dieron nombre
a la Isla de Mujeres.
Están en tí
las amazonas de ojos parcos
que cercenaban uno de sus pechos
para estirar mejor la cuerda de sus arcos.
Aquellas otras montañezas
que aguardando al marido
día y noche mantuvieron
el fogón siempre encendido.
En tí existen
la mujer de plata,
la mujer de oro.
Incendiando las entrañas de la tierra;
guardando en esa alma el resplandor de su propio tesoro.
Aquella mujer que por humilde
llamábanle mujerzuela
mas nunca dejó de tener para sus hijos
un caldo tibio en la cazuela.
Hay en tí la mujer de agua
la que apaga la sed de mi alma,
y que calma y entibia
el fogón de mi propia fragua.
Eres la madre del soldado
muerto en tierra extraña,
de quien, ni los jefes
que le enviaron a la guerra,
saben donde está enterrado.
Madre eres del guerrillero
que por ansiar su pueblo libre
se alzó un junio o un agosto
un julio o un febrero.
Mi hermanita eres
con quien paseábamos desnuditos;
tomados de la mano
ajenos a todo y a todos
cuando éramos chiquititos.
Eres mi hija, mi niña.
Mi madre
y mi abuela señera.
Mi mujer
que ande donde yo ande
me aguarda en fiel espera.
Hubo un alguien que por conocerte
neciamente interrogó:
Quién es esa mujer?
La he querido siempre
-respondí-
incluso antes de nacer.
Es una y muchas a la vez.
O todas juntas en una, talvez
No es parte, sino el todo.
El derecho y el revés.
Es el haz y el envés.
Yo quise siempre esa mujer.
Quiéralo el que lo quiera.
O el que no quiera entender.
La esperé toda la vida
aunque ella parece no saber.

Lobo Pardo


0 Responses to “Dos piezas de Lobo Pardo en el Día internacional de la mujer”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


mars 2015
M T O T F L S
« Feb   Apr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

%d bloggare gillar detta: