05
Okt
15

IN MEMORIA DEL GENIAL Y MISTERIOSO ESCRITOR DE LA CAPA NEGRA PUESTA AL REVÉS

Hace 164 años en la ciudad de Baltimore, (Maryland, USA) en tiempos en que los indigentes eran utilizados como votantes en rueda de caballito, a cambio de un trago o mendrugo de pan; el genio de la literatura inglesa – Edgard Allan Poe – fue recogido como un simple borracho desconocido. Lo subieron al carruaje jalado por caballos, ofreciéndole tragos a cambio de rellenar papeletas a favor de quien sabe que político. Así lo anduvieron para arriba y para abajo en los sitios de votación, todo el santo día electoral, intoxicándolo con licor barato hasta volverlo a dejar tirado en la calle hecho una piltrafa.

Por cosas de la casualidad alguien pudo escuchar su débil y quejumbrosa voz, suplicando la ayuda de un médico amigo suyo de Baltimore; a quien le corrieron a decir que un pobre borracho indigente lo clamaba en su agonía. El médico acudió en su auxilio llevándolo a un hospital. En sus últimos momentos agónicos Edgard preguntó si le quedaba alguna esperanza. Como le respondieran que su estado era sumamente grave, rectificó su pregunta, diciendo: “¿Quiero saber si hay esperanza para un miserable como yo?” Sus últimos cinco agónicos minutos, que fueron una eternidad, se le oyó decir y repetir estas palabras: “Que Dios ayude a mi pobre alma”… falleciendo la madrugada del 7 de octubre de 1849, a la edad de 40 años, sin que ningún familiar le diera consuelo al momento de dejar este mundo y la vida.

¿Que tienen los grandes literatos que todos están marcados por una vida de misterioso dolor?¿Qué tienen estos raros seres humanos, como si todos hubiesen sido cortados con la misma carrasposa y dramática tijera de la vida?¿Que tienen estos artistas de las letras, que aunque por momentos estén en la cúspide de la fama, siempre tienen que tocar el fondo de las mayores dificultades de la vida? Quizás estas experiencias o este destino que la vida les depara, es el sustento de sus inspiraciones, para dejarnos su legado; alimentando el alma de quienes nos seguimos deleitando de sus escritos.

Estos párrafos no pretenden ser una síntesis biográfica de quien mucho se ha escrito después de su muerte, sino solamente resaltar algunos detalles importantes de su dramática vida. Son una remembranza hoy que se cumplen 164 años de su fallecimiento y rendirle homenaje de agradecimiento por todo los escritos que nos dejó, y que gracias a algunos de sus traductores a la lengua castellana, entre ellos, Julio Cortázar, hemos podido gozar de su lectura.

Las traducciones de sus cuentos completos al castellano aparecieron en 1956 por iniciativa de La Universidad de Puerto Rico (Rio Piedras) que le pidiera a Cortázar traducir sus cuentos completos. Probablemente realizar este trabajo de traducción le permitió a Cortázar seguir las huellas de Allan Poe y convertirse en otro de los maestros del género cuento literario.

Allan Poe murió tal como solían terminar algunos de sus relatos, pero de inmediato a su muerte, nació la leyenda, el mito del misterioso y genial escritor de la capa negra puesta al revés, y como dicen algunos de sus biógrafos, A Edgard le hubiese divertido añadirle más salsa y confusión a todas las historias que fueron inventadas después de su muerte, y que probablemente él, con su interminable imaginación hubiera querido agregar; lástima que ya no estuvo para añadirle más misterio a su vida y su muerte.

A Edgard Allan Poe se le conoce como el genio de los cuentos de misterio y la aventura. Tenía un perfecto dominio de la técnica para mantener a sus lectores completamente concentrados hasta el desenlace de la trama. Aunque según sus testimonios a él le hubiese gustado más dedicarse a la poesía, pero en aquellos tiempos y en aquellos lugares en que le tocó vivir, la poesía no daba para vivir y tuvo que dedicarse al periodismo, a escribir prosa, ensayos y sobre todo, al cuento, para poder vivir como escritor.

De su vida basta decir que quedó huérfano de padre y madre a los 3 años de edad. Una pareja de acomodados comerciantes de la ciudad de Richmond, Virginia lo criaron, pero nunca lo adoptaron

formalmente, manteniendo una relación muy conflictiva con su padre adoptivo, quien hasta el último momento de su vida, siempre le negó su apellido y su herencia, no así con su madre adoptiva que falleció cuando Allan Poe era aún Joven.

Durante su juventud tuvo varios amores que las circunstancias de la vida no le permitieron realizar a plenitud. A los 25 años se casó con Virginia, su prima de tan solo 13 años de edad, hecho que ha dado mucho que hablar en la vida de Allan Poe. Virginia y Muddie (hermana de su madre biológica) fueron las dos únicas personas que supieron acompañar, comprender y ayudar a Allan Poe cuando se perdía en los laberintos del alcohol hasta llegar al consumo del opio. Debilidad o enfermedad que le hizo perder muchas oportunidades que le ofrecían sus amigos, quienes reconocían su genio literario y buscaban ayudarlo.

Como la envidia corroe la conducta y la mente de los mediocres. La debilidad de Allan Poe por los vicios y su genialidad como escritor, le granjeó la enemistad de muchos de los círculos literarios de su época, a los que él llamó “el estanque de las ranas literarias” conocidos también como la “Sociedad de los Literati” radicados especialmente en la ciudad de Nueva York. Allan Poe decía: “Que para estos enemigos, dos días de embriaguez pública lo volvían mucho más notorio que un mes de trabajo continuo”. “Mis enemigos atribuyeron la locura a la bebida, en vez de atribuir la bebida a la locura”. Solo Virginia, su jovencita esposa y Muddie estaban allí para consolarlo y comprenderlo cuando regresaba con las ropas mugres y hecho una piltrafa, después de una farra de varios días.

La muerte de Virginia ocurrida en 1842 desató en Allan Poe un período de inestabilidad emocional del que nunca logró reponerse. Sus amigos cuentan que el día del funeral lo vieron siguiendo el cortejo caminando envuelto en la vieja capa negra, que durante los meses de frio fuera el único abrigo del lecho de enferma de su esposa.

La ausencia de Virginia desató en Allan Poe semanas de inconciencia y delirio. Al despertar frente a ese mundo en que faltaba su esposa, su conducta era la del que ha perdido su escudo y ataca desesperado, para compensar de alguna manera su desnudez, su misteriosa vulnerabilidad. El mismo dijo en más de alguna ocasión que ese oscilar entre la esperanza y la desesperación fue tan cruel o peor que la misma muerte de su mujer.

Sesenta años después de su muerte, en 1909, Rubén Darío escribió un libro que título “Los Raros” en el que incluyó pequeñas biografías de nueve personajes que él más admiraba, Allan Poe, fue el primero de esa lista, de quien Darío escribió lo siguiente: “Allan Poe padecía la enfermedad del ensueño, era un sublime apasionado… uno de esos divinos semilocos necesarios para el progreso humano, lamentables cristos del arte que por amor al eterno ideal tienen su calle de amargura, sus espinas y su cruz”… “Nació con la adorable llama de la poesía y ella le alimentaba, al propio tiempo que era su martirio”

A pesar del drama de su corta vida, no hay ningún famoso escritor después de la muerte de Allan Poe, que no haya sido influenciado por la pluma de este genial escritor. Baste mencionar algunos como: Baudelaire, Dostoievski, Ambrose Bierce, Guy de Maupassant, William Faulkner, Franz Kafka, Rubén Darío, Julio Cortázar, Jorge Luis Borge y hasta Gabriel García Márquez de una gran lista de seguidores y admiradores de su estilo literario.

Uno de los poemas más famosos de Allan Poe es “El Cuervo (The Raven). Llegó hacer tan popular en su época que la gente lo recitaba en cualquier actividad social. Todo mundo le pedía a Allan Poe que lo recitara siempre que se presentaba alguna ocasión, haciéndolo de una manera impresionante. La crítica literaria ha dicho que las imágenes que Allan Poe empleó en El Cuervo, proceden de un mundo que un mortal solo puede ver con la visión del genio.

En su libro “Filosofía de la Composición” Allan Poe nos ofrece una explicación detallada de cómo llegó a concebir el poema “El Cuervo”. Quien, haciendo uso del sentimiento melancólico de un joven que ha perdido su amada, en una noche lluviosa, oscura y solitaria de su habitación, recibe la visita de un extraño visitante, el cuervo, con quien mantiene una conversación. El joven creyendo al cuervo un mensajero especial deseaba saber si existía alguna posibilidad de reencontrarse con su amada perdida, pero el cuervo, a todo, siempre le responde, “nunca más” “nevermore”, palabra usada magistralmente como parte esencial del estribillo del poema. Lo que me lleva a escribir el último renglón de mi artículo: ¿Habrá otro genio en la literatura que nos deleite con los cuentos de misterio y aventura como Allan Poe? La respuesta puede ser: Nunca más… o Nevermore…

Beto Sánchez.

Orlando, 4 de Octubre de 2015.


0 Responses to “IN MEMORIA DEL GENIAL Y MISTERIOSO ESCRITOR DE LA CAPA NEGRA PUESTA AL REVÉS”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


oktober 2015
M T O T F L S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

%d bloggare gillar detta: