02
Nov
15

A la derecha de la derecha

El gobierno salvadoreño se ha propuesto recaudar alrededor de $900 000 000 para financiar su poco claro plan “El Salvador Seguro”.

A ese fin, el jueves de la semana anterior, por iniciativa del partido en el gobierno, aprobó el parlamento sin los votos de Arena, gravar los servicios de telefonía en un 5%.

¿Porqué es tan impopular la iniciativa del  referido partido y su aprobación por el parlamento?

Porque asi como está diseñada, empobrece más a la gente pobre.

¿Porqué?

Porque ya el alto precio de los servicios telefónicps que los pobres consumen, les coloca en la disyuntiva de comprar pan para sus hijos o comprar saldo telefónico.

Optan por lo segundo porque en el marco de la grave situación de inseguridad que vive el país, sobre todo los padres de familia necesitan, almenos tres veces en el día, y desde las primeras sombras de la noche, establecer las comunicaciones necesarias para saber dónde están y de que se ocupan sus cónyugues e hijos!

Eugenio Chicas a quien la política le ha aupado a vivir una vida de clase media alta, rodeado de guardaespaldas, considera un lujo inadmisible que los desesperados jefes de familia opten por comprar saldo telefónico, antes que comprar pan,  y opina que tal lujo hay que gravarlo. Esta opinión de seguro ha sido discutida y aprobada por la alta dirigencia de su partido.

Primero propuso esa alta dirigencia, gravar esos servicios un 10%; más tarde, ante reacciones adversas de diferentes sectores, dieron paso atrás colocándose en el 5%, lo cual concitó el apoyo de la mayoría de parlamentarios, y el proyecto de ley fue aprobado.

De la opinión expresada por Chicas, se deduce que el objetivo es castigar a los pobres, por la actitud de éstos de invertir parte de su canasta básica, en saldo telefónico.

A la clase media alta (que es la clase a la que pertenecen actualmete los dirigentes del partido en el gobierno), y a la clase oligárquica (a la cual bregan por pertenecer los mismos dirigentes), tal medida impositiva no les hace ni cosquillas. No les afecta en nada! A los estratos populares provocan en cambio el serio descalabro de comer menos para garantizar que haya saldo en el teléfono.

En materia demagógica el partido en el gobierno demuestra ser un alumno aplicado del viejo sistema. Afirmó en el pasado mes de septiembre que el bolsillo de los estratos populares no sería afectado porque a partir del 1 de octubre, la Superintendencia General de Electricidad y Comunicaciones (SIGET), obligaría a las empresas telefónicas por ley, a un reajuste tarifario, a la baja, en un 13%.

El 29 de octubre, día en que se aprobó la medida impositiva, tal reajuste tarifario no se veía aún por ningún lado, ni siquiera en el horizonte.

En esa misma jormada legislativa, se aprobó el gravamen del 5% a las ganacias de empresas y personas naturales a partir de $500 000 en adelante.

A excepción de Arena, diputados del resto de fracciones se han comprometido a discutir, en la misma línea de recaudar $900 000 000, un gravamen a las ganancias de casinos, casas de juego; y otro gravamen más a los sueldos de funcionarios estatales que ganen más de $1500. Ambas propuestas sin embargo tienen mucho de demagogia y muy pocas posibilidades de prosperar. Se rumora que no son pocos los funcionarios estatales que tienen intereses invertidos, no sólo en casas de juego, sino además en prostíbulos de alta categoría.

Por otro lado, estos mismos funcionarios, consideran sus inmerecidos y onerosos salarios, tan sacrosantos e intocables, como los oligarcas consideran la propiedad privada de los medios de producción.

En suma la coyuntura legislativa no hace otra cosa que demostrar una vez más, que el sistema impositivo salvadoreño continúa renqueando y no da visos de saludables reformas por ningún lado. Es que, particularmente, el gravamen a las grandes ganancias aprobado y los otros que se proyectan, no tienen, ni tendrán carácter de impuestos en toda la regla, sino de, “una contribución especial” cuya vigencia será de 5 años.

Lo justo debería ser aplicar impuestos de carácter permanente a las grandes ganancias, igual que se debería a las grandes fortunas y a las grandes propiedades. Dar forma y aplicar una ley que obligue a cancelar la deuda fuscal y la elusión al gran empresariado; rebajar sustancialmente los altos salarios funcionariales; y que se excluya al pueblo pobre de más cargas impositivas.

Sólamente en materia de elusión se calcula un monto que duplica ampliamente los $900 000 000 que el gobierno pretende recaudar, lo cual ha comenzado castigando aún más el bolsillo del pueblo humilde.

La propuesta de gravar las grandes ganancias, fue una iniciativa de GANA un partido de derecha; la propuesta de gravar los servicios telefónicos, lo cual afecta gravemente la economía del pueblo humilde, proviene del partido en el gobierno.

No hay duda pues que este partido ha escogido su camino en materia impositiva: colocarse a la derecha de la derecha tradicional y con la misma vara que mide a los ricos, se dedica a medir a los más pobres de entre los pobres.

Ahmed Goliath


0 Responses to “A la derecha de la derecha”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


november 2015
M T O T F L S
« Okt   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

%d bloggare gillar detta: