30
Nov
15

COPLAS AL VIEJO NAJERA Y OTRAS VICTIMAS DE FRATRICIDIO

Un tirito a cualquiera se le va…

No hay guerra sin mancha roji-negra,

ni paz que no oscurezca los rincones de algunas almas. Pero…

¿A qué viene ese símil de colores con la guerra?

Roja por el frustrante dolor causado a las víctimas,

que como voces anónimas no se pueden olvidar.

pero están allí…, como telón de fondo en nuestros recuerdos.

Roja, porque los deudores con sus heridas abiertas,

no logran sanar sus corazones, esperando que algún día,

alguien venga de rodillas a pedirles perdón.

Roja, porque los victimarios bajo manto ideológico,

siguen justificando como acto heroico,

lo que solo fue una cobarde afrenta.

Negra, por  el lado oscuro de la trágica epopeya popular.

Negra, por la historia prohibida de la que no se quiere hablar, ni recordar.

Todas las guerras tienen su Caín

tienen su mancha roji-negra

y la salvadoreña también las tuvo.

Roquito, fue el primer Abel de la guerra salvadoreña,

asesinado un mayo de 1975.

Cuarenta años han transcurrido y

las flores que nacen de sus huesos,

como dijo el poeta Otto Rene,

próximas están a no volver a retoñar.

Se dice que cada uno tiene la muerte que cultiva

pero aquella no era la que Roque esperó, ni buscó.

Si escoger tu muerte se te hubiese permitido

como hubieras querido morir, con dignidad,

como tu amigo, el poeta Otto Rene Castillo.

Solo un favor hicieron sus victimarios,

nos lo dejaron joven para siempre,

hoy sería un octogenario literato.

Si aún les queda una pisca de remordimiento,

envíennos pistas o mensajes dentro de una botella, (sin guaro)

para su cristoliteraria sepultura y alivio de sus lectores.

A Roquito, le siguió Ana María,

cruelmente apuñalada con pica hielo, mientras dormia,

por fanáticos que creían que Marcial sería el Ho Chi Minh de América.

Unos días después, judiciales cubanos y sandinistas,

pusieron a Marcial entre la espada y el abismo,

sin otra opción que el suicidio.

Así terminó sus días el pobre panadero,

quien siendo Secretario General del PCS renunció a su posición,

para fundar su guerrilla y movimiento popular,

que facilitaron la vía hacia el poder,

a quienes nos gobiernan y son parte de la elite política.

A Marcial también se le fue el tirito,

una especie autoinmolación de sus sueños,

una pesadilla de sus deudores y seguidores,

que deambulan sin sur, ni norte.

En las faldas del Chinchontepeq existió un tiranito,

Mayo Sibrian lo apodaban y sufría delirio de persecución.

En su esquizofrénica paranoia se llevó de encuentro

a cientos de campesinos y estudiantes.

Inocentes vidas que se esfumaron,

por causa de un enfermo con poder,

o de un personaje que el poder lo enfermo.

Cientos de tiritos se le fueron a este tiranito.

Pero, el que termina a hierro a mata termina.

O el que mata a hierro, termina, a termina…

En fin, esos son los emblemáticos fratricidios… Punto y aparte.

Pero estas coplas son para el Viejo Najera,

traicionado por los azares de la vida y la muerte.

Hay personas que cuando uno conoce,

reconoce en ellas un tremendo arraigo popular,

cuando pienso y escribo arraigo popular,

no es el pueblo idealizado, ni mucho menos escogido,

sino el pueblo con sus fantasmas, sus mañas, defectos y virtudes.

El Viejo Najera era una de esas personas.

Portaba la indio-sincracia pipil y guanaca

en su psique y su cultura y en su porte y aspecto.

Era indio pura raza, el prototipo Lenca-Maya-Mexica.

Maya por su nariz, Mexica por su porte y ojos achinados,

Lenca por su piel lampiña y cobriza,

como la de un robusto y maduro palo de jiote (Bursera simaruba)

bigote de pocas cerdas en ambos laterales.

En fin, era un viejo feyo y barrigón, gran plante de brujo izalqueño

pero simpatiquísimo como ninguno,

poseía un innato liderazgo y sentido del humor.

Llegó a nuestro círculo de soñadores

con tres lustros demás y muchas leguas caminadas,

su lenguaje provenía de lo más recóndito del pueblo.

La primera vez que escuche el dicho popular: “A calzón quitado”

lo escuche del Viejo Nájera,

y siempre mi cochina mente juvenil,

imaginaba aquel gran calzonote de la talla del Viejo Najera.

Cuando Najera, libre de pudor decía “A calzón quitado”

o desnudarse, no era quitarse los nudos,

era mostrarse tal como natura nos ha moldeado,

sin ropajes, ni apariencias, era hablar franco y directo,

enfrentarnos y afrontar a nuestro propio ser,

liberados de dogmas propio de tiempos convulsionados,

y sin la parafernalia pseudointelectual de universitario.

Su tono de voz infundía respeto,

agitando los ánimos revolucionarios.

Cuando por las calles iba nuestra marcha al centro de la ciudad

y por raquítica que esta fuera,

las arengas del Viejo Najera infundían fuerza y valor,

era como si miles de voces vinieran a unirse,

Pasando por las calles del mercado central,

A la voz de Najera agitando ¡Pueblo Unete!, ¡Pueblo Unete!,

las locatarias no podían resistir

ir al encuentro de los muchachos – como nos llamaban –

a brindar su agua fresca de porrón en guacal de morro,

sus naces, mangos, paternas y pepetos,

y recibir nuestras agitadoras y soñadoras cuartillas,

que algún letrado se las debía leer.

Cuando la guerra nos envolvió con su manto de intolerancia,

todo mundo se dispersó, otros desistieron,

cada quien se fue a su trinchera. Cada guara a su conacaste.

Nunca más volví a ver al Viejo Najera,

todo lo que después supe de él fueron cuentos de camino.

Dicen que Najera fue enviado en misión

al refugio de Caguamoncolo, donde encontró su perdición,

no pudo resistir aquella tentación libidinosa,

de tantas y tantas mujeres solteras, viudas y casadas sin marido,

obligadas por la guerra a la abstinencia sexual.

En ese ambiente, Najera, se volvió loco y adicto sexual.

Su debilidad por las faldas lo llevó a su perdición,

varios tiritos se le fueron a este viejo Najera.

tiritos que tuvo que pagar con su vida,

con el máximo sacrificio, sin tomarle en cuenta su vida anterior.

Cuentan que un día, una doña ya entrada en años  – pero muy pollona-

cuya hija adolescente habíase fugado con hombre mayor,

pidió a Najera que usara sus poderes para traerla de nuevo al hogar.

Najera pidiole  a cambio gozar del cuerpo de la señora,

y después de algunos conjuros en cuclillas,

bocanadas de humo en la cara, puro en mano y crujidos de dedos,

ella se entregó lujuriosamente a Najera.

Ya en el acto, la señora dudando de los poderes del Viejo,

le preguntó : ¿Cree que esto funcionara?

Claro que si respondía Najera,

mientras gozaba aquel despampanante cuerpo de mujer.

Algunos minutos más tarde la doña volvió a repreguntar:

¿Pero cree que esto me va a salir?

Si esto te va a salir y no tienes por qué preocuparte. Najera respondió.

Lo que efectivamente sucedió después de haber gozado

del cuerpo de aquella angustiada y satisfecha mujer.

Nunca se supo del resultado de aquellos conjuros,

lo cierto es que hechos como este llevaron a Najera

a que fuera juzgado por adultero e infiel,

sentencia más drástica que una mujer en el más radical Islam,

y le condenaron al máximo sacrificio… a perder y entregar su vida.

Así terminaron los días del Viejo Najera.

quien creyéndose ungido de autoridad,

abusó de sus poderes y del placer,

sin ponerse a pensar que solo los dioses

y sus cortesanos tienen derecho al placer de pecar

Aceptamos la muerte cuando la buscamos o nos llega por accidente,

pero que nos chinguen la madre,

que nos chingue la vida de quien menos se espera,

eso no se acepta y por eso cuesta la reconciliación.

 

Beto Sánchez. Orlando, 28 de noviembre de 2015


0 Responses to “COPLAS AL VIEJO NAJERA Y OTRAS VICTIMAS DE FRATRICIDIO”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


november 2015
M T O T F L S
« Okt   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

%d bloggare gillar detta: