13
Dec
15

Extorsión al más alto nivel

La barata filosofía que nos venden las clases dominantes nos dice que las miserias y penalidades que padecen los estratos más desfavorecidos de la población se deben a que estos estratos tienden al despilfarro y a la holgazanería, y no a que esas clases dominantes se apropian de los excedentes producidos por el pueblo trabajador. Más encima aprovechan ellos cualquier ocasión para robar los dineros estatales (léase Carlos Perla, Francisco Flores y un interminable etcétera).

Dice esa filosofía que los estratos más pobres y marginados de la población son una masa informe, inculta, ignorante e incapaz, que necesita ser conducida al buen camino por los capitalistas y sus capataces, quienes por el contrario son cultos, capaces y grandes conocedores de el destino que depara a los pueblos del mundo y a la civilización humana.

Nada más fuera de la realidad!

Resulta que los tradicionales detentores del poder político y económico al frente de El Salvador son los principales mensajeros y fomentadores de injusticias, descriminación social y delincuencia en nuestro país.

Tomemos de muestra un botón: Roberto Dabuisson, alcalde de Santa Tecla.

En materia de injusticia Dabuisson se ha propuesto amargar la navidad y el año nuevo a los vendedores callejeros de Santa Tecla. Por disposición del alcalde, seguramente apoyado por el pluripartidista consejo municipal, a los vendedores callejeros no se les permitirá ganarse la vida en plena época navideña. Ha lanzado contra ellos a las fuerzas policíacas del CAM y la UMO, para mantenerlos alejados de las calles. Por voluntad del alcalde Dabuisson pues, los vendedores callejeros de Santa Tecla se verán impedidos de llevar un mendrugo de pan a sus hijos en plenas festividades de fin de año y navidad.

Con seguridad, la tarde del 24 de diciembre, en tanto el alcalde de Santa Tecla esté disfrutando de una suculenta cena a base de pavo al horno generosamente rociado de vinos y licores de la mejor calidad, estarán las familias de los vendedores lamentándose de no tener qué comer, mientras restañan las magulladuras causadas a ellos por el CAM y la UMO. Lo mismo sucederá el 31 de diciembre.

En su desesperación, ceden los comerciantes callejeros a abrir intensas negociaciones con representantes del alcalde. Estos representantes proponen permitir a los callejeros su actividad económica, en zonas recónditas del centro neurálgico de la ciudad, a cambio de una serie de documentos por los cuales los vendedores tendrán que pagar altos impuestos, entre los que destaca una constancia policial.

Echa mano Dabuisson a fin de justificar su injusto proceder a muchos falsos argumentos y pretextos. Afirma que se niega a las peticiones que se le han presentado, por la razón que la representante de los vendedores es una extorsionista; y sin embargo, al darse cuenta que posiblemente estuviese cayendo en el delito de difamación y vulneración del honor de las personas, se retracta el arenero aclarando que es un hecho no corroborado.

En materia de descriminación y divisionismo, opina el alcalde de Santa Tecla que aquellos vendedores que no residen en Santa Tecla, no tienen derecho ni a ejercer su oficio en esa ciudad, ni acudir a solidarizarse con sus compañeros residentes en ella. En la estrecha mentalidad de Roberto Dabuisson, no cabe la noción que está con ello atentando contra el derecho de todo salvadoreño a circular y ejercer su oficio en todo el territorio nacional.

Los políticos del mismo corte que Dabuisson se conducen siempre en el umbral de la delincuencia. La última propuesta que ha arrojado a los vendedores callejeros el alcalde a través de sus representantes es, que les permitiría desempeñar su oficio durante la actual temporada si es que cancelan una tasa impositiva de 100 dólares por cabeza, que saca con la agilidad de un saltimbanqui, de la manga de la camisa. Hay familias (padres e hijos), de hasta diez miembros que se dedican al mismo oficio. En tal caso tendrían que pagar al alcalde 1000 dólares para ganarse la vida en lo que resta el mes de diciembre.

No es capaz el arenero Dabuisson de explicar en concepto de qué está cobrando esa arbitraria tasa impositiva. Eso sí, curiosamente el jefe edilicio de Santa Tecla está utilizando el mismo método chantajista de los mareros en perjuicio de los estratos laborales del país.

En otras palabras según lo actuado por Roberto Dabuisson ante los vendedores callejeros de Santa Tecla, hay una alta probabilidad que estemos ante un caso de extorsión al más alto nivel. La Fiscalía General de la República debería actuar de oficio.

Ahmed Goliath


0 Responses to “Extorsión al más alto nivel”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


december 2015
M T O T F L S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

%d bloggare gillar detta: