11
Apr
16

Legal pero inmoral

El sistema paralelo

Uno de los rasgos distintivos del tercer milenio, en materia macroeconómica es la creciente tolerancia (por no decir complicidad), que las leyes internacionales y nacionales conceden al mercado negro.

No es nada nuevo. Los detentores del poder económico y político formal, siempre han sido los amos y señores, también, de la economía sumergida que antes del siglo XXI aún se movía en la ilegalidad, pero que ahora, sin dejar de ser intocable por las leyes del sistema, pone de manifiesto devastadora influencia sobre la economía formal.

De hecho, Juan Ignacio Crespo, reputado economista del Estado español, da por sentado que el enorme volumen adquirido por la llamada “banca en la sombra” (todo un sistema bancario que opera desde el mercado negro), fue uno de los detonantes de la crisis financiera que afecta la economía global desde 2008. Según Crespo la desastrosa gestión que la banca en la sombra (Shadow banking, en inglés), hizo de las “hipotecas basura” provocó la masiva quiebra de la banca formal, a ambos lados del Atlántico. La razón está en que al sistema bancario formal y al sistema en la sombra les une un mismo cordón umbilical. Pero no son los únicos. Este mismo cordón une a estos con los “paraísos fiscales”, las sociedades offshore, las sociedades IBC (International Business Companies) y las mafias que operan a nivel global.

En suma, el siglo XXI se está caracterizando porque se unifican definitivamente diferentes elementos dispersos del mercado negro, dando forma a un sistema económico que funciona paralelamente al sistema formal, le influye, le determina y es capaz de lanzarlo a la catástrofe, como se ha visto en la crisis global desatada en 2008, de la cual, los países pobres como El Salvador, nunca se recuperarán, a menos que ocurra una revolución de las estructuras que les libere de la nociva influencia de ese sistema paralelo.

El sistema paralelo no ambiciona integrarse al sistema formal, puesto que si al sistema formal le rigen normas jurídicas y controles políticos, el elemento del sistema paralelo es la mayor ausencia de regulaciones, controles y de reglas o leyes.

¿Y porqué necesitan los detentores del poder un sistema formal y otro paralelo en las sombras?

La única repuesta posible a esa interrogante es que los poderosos viven bajo la influencia de una fanática paranoia en la que rinden culto a la mayor desigualdad posible en materia económca y social entre los seres humanos; al ilimitado acaparamiento de bienes materiales y al desprecio por el equilibrio y la conservación de la naturaleza.

En este tenor, los poderosos necesitan un sistema formal regido por leyes y regulaciones, para aplicarlo a las capas subordinadas de la sociedad y de esa manera someterlas bajo su control.

Y necesitan un sistema en las sombras, intocable por las leyes y controles del sistema formal, para nadar ahí como peces en su elemento, con el fin último de acumular riquezas y poder de manera ilimitada.

De este modo utilizan el sistema paralelo , en primer lugar, como refugio de capitales (paraísos fiscales), a fin de evadir y eludir, los gravámenes a que se verían sometidos si esos capitales estuviesen bajo la jurisdicción de un Estado nacional. Los paraísos fiscales como el resto de los componentes del sistema paralelo, tienden convencionalmente a colocarse fuera de la jurisdicción de cualquier Estado.

Las sociedades offshore en su forma IBC (International Business Companies).permiten llevar a cabo cualquier tipo de transacción comercial, con el mínimo de controles y el máximo de ventajas fiscales. No es extraño por tanto que, para las mafias que comercian con mercancías ilícitas a nivel global (drogas, armas, materiales radiactivos, órganos humanos, etc…), las sociedades IBC sean el instrumento idóneo.

El Shadow banking (banca en la sombra), se permite grandes operaciones financieras en todo el mundo, con las mismas características (mínimas regulaciones; y máximas ganancias). Hablamos principalmente de operaciones financieras que en el sistema formal están proscritas y fuera de la ley.

En definitiva, el sistema paralelo permite a los poderosos, llevar a cabo cualesquiera tipo de operaciónes económicas, incluso aquellas que en el sistema formal no se permiten.

La fuga de capitales y de impuestos fiscales que propicia el sistema paralelo al sistema formal, es uno de los grandes factores responsables de, el empobrecimiento de los países periféricos del sistema global, el crónico déficit presupuestario de éstos estados; de la creciente brecha entre ricos y pobres; incluso indirectamente, responsable de el deterioro ambiental y la creciente escasés de agua potable en todo el mundo.

El mercado negro es tan viejo como la economía misma; lo novedoso que ocurre hoy día, entre otras cosas, es que ese mercado se ha ganado el respeto y reconocimiento de los estados nacionales más poderosos del planeta. El conjunto de operaciones de este sistema paralelo, no se consideran ilegales, en consecuencia, los estados centrales se ven inhibidos de intervenir paraísos fiscales, sociedades offshore y la banca en la sombra, si éstos funcionan en algún lugar de su territorio.

De modo pues, que aquellos salvadoreños que refugian sus capitales en paraísos fiscales a fin de evadir impuestos y aquellos que operan económicamente por medio de sociedades offshore con el mismo fin, podrían no estar cometiendo ilegalidades, pero faltando a la moral pública, sí que lo están.

Se trata de otra versión del caso de aquellos polícos salvadoreños que llegan al aparato del Estado llevando consigo únicamente el recurso de su salario, y ya instalados en el puesto, valiéndose de la información privilegiada que circula en el ámbito gubernamental y a las relaciones sociales que sus funciones les permiten desarrollar, al cabo de cierto tiempo aparecen en la lista de los nuevos ricos del país. Estos también, podrían estar actuando en el marco de lo legal, y sin embargo, reñidos con la moral del servicio público.

Desde luego, estas conductas bien podrían atajarse mediante la adecuada legislación al respecto. Sin embargo ni los legisladores y ningún otro funcionario estatal se interesará en ello, porque leyes de ese tipo matarían su gallinita de huevos de oro.

Urías Eleazr

 


1 Response to “Legal pero inmoral”



Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


april 2016
M T O T F L S
« Mar   Maj »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

%d bloggare gillar detta: