13
Jun
16

Salario mínimo en El Salvador: raíz de tanta miseria

El último miércoles de mayo, en el marco del Consejo Nacional del Salario Mínimo, fue aprobado de la más apresurada manera, por ANEP (gremio empresarial), y la representación sindical, el reajuste al Salario Mínimo que regiría en el mercado laboral de El Salvador a partir de este año. La representación gubernamental negó sus votos.

Se espera que el presidente de la república vete este acuerdo, que requiere de su aprobación, por colocarse muy por debajo de la realidad de la carestía de la vida, de las aspiraciones de las bases obreras y de la propuesta gubernamental.

En este país se establece en teoría, un salario mínimo, crónicamente insuficiente y de dudoso cumplimiento, en cuatro sectores productivos: industria, sector agropecuario, comercio y maquila.

Se calcula el mínimo salario para un trabajador, en base, únicamente, al costo de lo que otra ingrata teoría da en llamar: Canasta Básica.

Supuestamente consiste la Canasta Básica, en el mínimo de alimentos que una familia de cuatro miembros, necesita para sobrevivir durante un mes.

En otras palabras, tradicionalmente el Estado y los gremios patronales, consideran que el salario mínimo de un trabajador debe servir únicamente para su alimentación, la alimentación de su pareja y la de  dos críos. Excluyen de las necesidades familiares del obrero, vivienda, servicios básicos, salud, educación, esparcimiento, transporte, etc… Excluyen también de sus cálculos, el Estado y la patronal, que en cumplimiento de “las leyes del mercado”, el costo de la Canasta Básica aumenta cada año de manera imprevisible. Y excluyen que una familia obrera trae al mundo por lo menos de cinco a seis hijos, no dos.

En la práctica, el Salario Mínimo en El Salvador, jamás se ha acercado siquiera al 50% del costo de la Canasta Básica que es lo que pretende la propuesta de la representación gubernamental.

A finales de la primera década del presente siglo, economistas salvadoreños ya calculaban que el costo real de la Canasta Básica se situaba en $500:-. A ojo de buen cubero y en consonancia al galopante costo de la vida en este país, se nos obliga a  predecir que en el año que corre la Canasta Básica se sitúa, por lo bajo, en unos $700:-, esto es, apegándonos a los cómputos y estadísticas más conservadoras.

Según el acuerdo alcanzado por ANEP y la representación laboral, en el sector industria se colocaría el Salario Mínimo en $258.93 este año y para 2018 subiría a $285.47.

En el sector comercio se colocaría en $263.03, este año, para llegar en 2018 a $287.23.

En cuanto al sector maquila, este año se situaría en  $221.44, alcanzando en 2018 los $244.14. La propuesta gubernamental para este sector es que el Salario Mínimo se situara en $300, lo cual equivale a un 42 por ciento de incremento.

En el sector agrícola, según el acuerdo ANEP – representación sindical, se situaría en $124.11, este año, para alcanza r en 2018 los $136.83. La propuesta del Gobierno en este sector es colocar el Mínimo en $250, que significa poco más del 100 por ciento de incremento.

En el siglo XIX, atestiguaba Carlos Marx que la política patronal – estatal, era de pagar en calidad de salario al obrero, la cantidad exacta para que se procurase (solo él, no su familia), la alimentación necesaria para reponer las fuerzas gastadas en la jornada laboral y le permitieran estar listo para la jormada del día siguiente.

Hoy día en El Salvador, el monto del Salario Mínimo, ni siquiera toma en cuenta la alimentación del propio trabajador, sino únicamente el costo del transporte que le permita presentarse al puesto de trabajo, puntualmente, al día siguiente.

En tanto, en el Consejo Nacional para la Seguridad, la Paz y la Convivencia Social, mientras desgusta sabrosos bocadillos entre sorbo y sorbo de aromáticos cafés de calidad internacional, se debana los sesos la flor y nata de la intelectualidad humanísta de El Salvador, en busca de la respuesta a la pregunta: ¿en dónde afincará la raíz de tanta miseria material, moral y  social que ha despeñado nuestro país al fondo del abismo?

¿Habrán buscado los honorables miembros del Consejo Nacional, la raíz que buscan en el miserable Salario Mínimo ofrecido por la ANEP a los trabajadores?

La señora Ministra de Trabajo da una pista: ”… Este ajuste precario y paupérrimo,  no genera más que indignación… Expreso mi repudio y rechazo categórico”, dijo, refiriéndose al prematuro acuerdo tomado en el marco del Consejo Nacional para el Salario Mínimo, por el gremio patronal y una representación sindical de la que cualquier obrero salvadoreño podría decir con toda razón: “con representantes de tal catadura, ¿quién necesita enemigos?”

En el mundo globalizado de hoy, ciernen también catástrofes globales, como el cambio climático que amenaza incluso la existencia de la humanidad misma. Las colosales catástrofes que nos amenazan tienen el común denominador de ser aceleradas por la infinita codicia de los capitalistas de toda laya, grandes pequeños y medianos.

Una de las grandes amenazas que penden sobre la cabeza de los salvadoreños es la creciente brecha entre los pobres que nada tienen, y los grandes ricos que prefieren esconder sus mal habidos grandes capitales en paraisos fiscales (no existe en la historia de la economía, algún capital acumulado por vías decentes y morales).

Si los salvadoreños fuésemos capaces política y legalmente de obligar el retorno de las fortunas que los grandes capitalistas criollos esconden en paraísos fiscales, y fuésemos capaces de obligar a invertir esos capitales en beneficio de nuestros intereses nacionales, no solo podríamos adecentar el salario mínimo en El Salvador, sino además, podríamos asegurar hasta el último de los salvadoreños una vida digna en paz social.

Por la vía que andan los capitalistas criollos, no hacen otra cosa que dar otra vuelta de tuerca más al agravamiento de la desigualdad en el país, acelerando de este modo la inevitable explosión social con que culminan tales ciclos en la historia de la sociedad salvadoreña. Olvidan que es precisamente en una de estas explosiones, que los capitalistas terminan por perderlo todo.

Cedemos la palabra a las honorables dignidades que conforman el Consejo Nacional para la Seguridad, la Paz y la Convivencia Social.

Urías Eleazr

 

 

 

 

 


0 Responses to “Salario mínimo en El Salvador: raíz de tanta miseria”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


juni 2016
M T O T F L S
« Maj   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

%d bloggare gillar detta: