21
Jul
16

Fallo de la Sala, handicap del órgano judicial e impunidad

Las nuevas generaciones, es decir las juventudes de los partidos políticos, se mueven por ideales, por principios, por la luz de la honestidad…. Es el correr de los años y el contacto con las mieles del poder, lo que corromperá inexorablemente esa juventud, por hoy rayana en la inocencia, y le empujará hasta el llegado día en que trocarán los nobles principios por intereses creados, por el dinero fácil; por el desespero de alcanzar inmunidad e impunidad a toda costa, tal como hacen hoy día, las viejas generaciones de las agrupaciones que nos gobiernan.

Esta es la razón por la que principalmente en los polos opuestos del espectro político salvadoreño, el fallo de la Sala de lo Constitucional respecto a declarar inconstitucional la Ley de Amnistía, ha abierto visible brecha entre la nueva y la vieja guardia de la política y de la intelectualidad.

El fallo de la Sala viene a echar por tierra esa ley que desde 1993 del siglo pasado, cuidaba la espalda a connotados sobre los cuales pesan graves sospechas de crímenes de guerra.

El hecho es que el fallo de la Sala coloca sobre el tapete de la acción de la justicia, las conclusiones de la Comisión de la Verdad, organismo auspiciado por la ONU, que entre 1992 y 1993 se encargó de investigar y verificar los principales casos calificados, entre otros de diversa índole, como crímenes imprescriptibles, en el marco del conflicto armado al que se le puso fin en 1992 en El Salvador, mediante los Acuerdos de Paz. La Comisión de la Verdad, incluyó en esa calificación, acciones llevadas a cabo por ambos bandos enfrentados. Aparte de ésto, dicha Sala manda ampliar el rango de delitos a investigar, abarcando otros que no fueron tomados en cuenta en 1993 por la Comisión de la Verdad, dadas las limitaciones de tiempo y espacio, en ese tiempo, de esta Comisión.

La continuidad de este proceso pasa de esta manera, a la iniciativa de la Fiscalía General de la República, organismo, de oficio, investigador de delitos de cualquier índole; a la iniciativa de parientes de las víctimas que presenten demandas y de los jueces que se declaren competentes de dar curso a esas demandas.

El fallo en mención ha despertado gran alaraca entre las viejas guardias de la política, la intelectualidad y la jurisprudencia, a pesar que en la práctica, este fallo tiene muy poco chance de concretarse, por no pocas razones. Una de éstas, la principal, es la limitada capacidad del órgano judicial salvadoreño ante el volumen delictivo que nuestro país arroja cada día, lo cual redunda en una escandalosa mora judicial, imposible de ser superada a corto o mediano plazo, o quizás nunca!

El 90% de los crímenes cometidos en nuestro país, no llegan a judializarse, ni siquiera a investigarse.

Si como dicta el fallo de la Sala, se reabriesen los casos de la Comisión de la verdad y se ampliase la investigación a otros no contemplados por esa Comisión, tendría que desatender, el aparataje judicial, el colosal volumen de cotidiana criminalidad que sucede en El Salvador, y la mora judicial, a fin de dedicarse a dar cumplimiento al susodicho fallo.

En el marco internacional, sobre el principio de que la impunidad es el mayor enemigo de la paz y el mayor peligro de que la historia vuelva a repetirse, aún son perseguidos y sometidos a la justicia, a los hoy día, ancianos ejecutores de crímenes inprescriptibles cometidos durante la segunda guerra mundial; igual que las justicias nacionales de los países del cono sur latinoamericano persiguen y someten a los criminales de las dictaduras militares de los años 70.

En El Salvador por el contrario, los detractores del fallo de la Sala de lo Constitucional, alegan que es precisamente el olvido y la inaplicabilidad de la justicia, en fin, la impunidad, garantía de paz y de que la historia no se repita.

Otros ven en el proceder de los magistrados que se han sucedido como miembros de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, una trama perversa. La trama consiste en haber retardado el fallo de inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía, el tiempo suficiente hasta que por handicap, al Poder Judicial de El Salvador le fuese imposible aplicar en la práctica el dicho fallo.

A diferencia del resto del mundo en El Salvador, en materia de crímenes políticos, la impunidad parece haber sentado sus reales.

Pablo Perz


0 Responses to “Fallo de la Sala, handicap del órgano judicial e impunidad”



  1. Kommentera

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s


juli 2016
M T O T F L S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

%d bloggare gillar detta: